¡OH! QUE MAESTRO

28Cuando Jesús terminó estas palabras, las multitudes se admiraban de su enseñanza; 29porque les enseñaba como uno que tiene autoridad, y no como sus escribas. (Mat 7:28). 

Henry Adams dijo: “El maestro deja una huella para la eternidad; nunca puede decir cuándo se detiene su influencia” por otro lado Gustav Jung expresó lo siguiente: “Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos”. Aunque estas palabras sin duda alguna fueron inspiradas por algún o algunos maestros que en su momento ambos tuvieron, si pensáramos en Jesús, ambas expresiones encajarían a la perfección también. ¿Por qué? 

Primero, porque Jesús es un Maestro que dejó una huella en sus discípulos para la eternidad. Sus palabras impactaron en sus primeros oyentes. El pasaje dice que estaban admirados de su doctrina. No habían escuchado nada igual antes. Su didáctica simple, su claridad y frescura, golpearon por completo la mente de aquellos que se encontraban ahí presentes. Pero además de ellos, en las mentes de quienes hemos leído y prestado atención a sus mensajes, el impacto no variado ni una milésima, siguen dejándonos boquiabiertos al mismo que tiempo que desafiados. No ha existido un maestro con tal impacto e influencia. Veintiún siglos después las enseñanzas de Jesús están vigentes. 

Segundo, porque Jesús tocó nuestros sentimientos. Y vaya que si lo hizo. Nunca un maestro le dio un vuelco por completo a nuestras emociones. Jesús en el Sermón del Monte, explicó la forma en que la Ley debía ser aplicada, la volvió practica más que metódica. Invitó a nuestro corazón a perdonar, a aceptar, a ser transparentes, a dejar la hipocresía, a tomar decisiones por encima de nuestros propios anhelos, a descubrir que nuestro corazón podría estar engañándonos, nos movió a tener misericordia de los desvalidos, a dejar de lado el orgullo y practicar la justicia por amor, en fin, con sus enseñanzas nos llevó a un nuevo orden de sentimientos que hoy siguen invitándonos a lo mismo. 

Tercero, porque Jesús habló con autoridad. Es decir, habló desde la experiencia personal. Enseñó lo que creyó. Lo que era. Lo que sentía y lo que vivía. El cumplía aquello que dice: “el que sabe hacer, sabe enseñar”. 

Pensemos: ¿Cuánto han influido las enseñanzas de Jesús en tu vida? ¿Cuánto de lo que Él enseñó ha trastocado tus sentimientos? ¿Muestras con tus hechos que Jesús es tu Maestro y tú su discípulo?

Espero que tu corazón sea buena tierra, para que esta Semilla de Fe germine, crezca sanamente y de fruto al ciento por uno. Si te gustó, dale me gusta, compártela y déjanos tus comentarios. Me despido como siempre diciendo, haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Semillas de Fe

PIENSA ANTES DE LANZAR LA PIEDRA

Pero como insistían en preguntarle, Jesús se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en tirarle una piedra. (Juan 8:7).

Juan 8.7

Para quienes no estén familiarizados con esta historia, procuraré hacer un resumen para su comprensión. Se trata de una mujer que es acusada de violar la Ley. Un grupo de personas la llevan delante de Jesús y sin presentar ni los testigos que la Ley indicaba, sin tener a la otra persona involucrada y sin presentar argumentos claros, quieren que Él la juzgue. Postrado, escribe en el suelo, y tras la insistencia de ellos les dice las palabras de nuestro texto de hoy. Después de esto, la historia da un giro inesperado. Por un lado, la multitud que acusaba de pecado a aquella mujer se marcha avergonzada al comprender que tampoco ellos estaban libres de pecado. Y por el otro lado, la mujer que era acusada de pecado, la que era humillada, se marcha restaurada después que Jesús la perdona.

Cada que leo esto me pregunto ¿Cuántas veces me he quedado con la piedra en la mano? ¿cuántas veces he lanzado la piedra sin tener la solvencia para hacerlo? ¿Cuántas veces he querido tomar el lujar de Dios para juzgar las faltas de otros, sin pensar que yo también estoy peregrinando en este mundo, en el cual a diario estamos sujetos a fallar?

Así que, mejor pensemos antes de siquiera recoger la piedra, pues es muy probable que no tengamos los argumentos suficientes para lanzarla. Recordemos que un día estuvimos en el lugar de aquella mujer, que era acusada, y que un día Cristo se postró para perdonarla. Y finalmente, luchemos por obedecer la orden del Señor: “vete, no peques más”, y eso incluye acusar de pecado a los demás. Amémonos unos a otros y fortalezcámonos más bien para no caer.

¿Cuántas veces he querido tomar el lujar de Dios para juzgar las faltas de otros, sin pensar que yo también estoy peregrinando en este mundo, en el cual a diario estamos sujetos a fallar?

Semillas de Fe

Espero que tu corazón sea buena tierra, para que esta Semilla de Fe germine, crezca sanamente y de fruto al ciento por uno. Si te gustó, dale me gusta, compártela y déjanos tus comentarios. Me despido como siempre diciendo, haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Semillas de Fe

DIOS PUEDE CAMBIAR LO MALO EN GRAN BENDICIÓN

A diferencia de sus hermanos José había borrado de su corazón la afrenta que ellos habían cometido en contra de él. 

Mientras que ellos aún mancillaban la memoria de su padre afirmando que él había mandado lo siguiente: “te ruego perdones la maldad de tus hermanos y su pecado, porque ellos te trataron mal…” (Gen 50:17a), José ya no tenía en su corazón ningún rastro de dolor. Él ya había borrado toda sombra de dolor. Y había arrancado también toda raíz de amargura de su corazón, sus palabras tan dulces y llenas de cariño en su respuesta lo dejan más que claro: “No teman ¿A caso estoy yo en el lugar de Dios? Ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios lo tornó en bien para que sucediera como hoy, y se preservara la vida de mucha gente. Ahora pues, no teman; yo proveeré para ustedes y para sus hijos… (Gen 50:19-21). 

La claridad, la sencillez en cada una de sus palabras nos revelan su corazón. Él por su lado y pese a que la afrenta había sido grande, ya había perdonado, ellos por su parte no podían vivir con la culpa y seguían atados al pasado. 

No cabe duda de que José era un hombre virtuoso, lleno de la Gloria de Dios, porque arrancar del corazón tanto dolor, tanto sufrimiento, desilusión, amargura, no es nada fácil. No solo porque la experiencia fue dramática sino porque encima el dolor fue infringido por la propia familia. ¿Te lo imaginas? Su propia sangre fue quien se encargó de herirlo. Lo desecharon, lo ocultaron, lo vendieron, mintieron y lo hicieron pasar por muerto. Lo desarraigaron del seno familiar cuando apenas tenía 17 años. Estoy seguro de que esto debe ser de las experiencias mas dolorosas en la vida de las personas. Sin embargo, él estoicamente lo había olvidado. Había logrado dejar en el pasado todo lo que tuvo que pasar a causa de la maldad de sus hermanos. 

¿Cómo se perdonan este tipo de ofensas? ¿Cómo se llega a este nivel de madurez? ¿Cómo se desarraiga del corazón tanto dolor? ¿Cómo puedo olvidar lo que me han hecho? 

De la vida de José podemos dar por lo menos 5 respuestas: 

1. José era un hombre fiel a Dios. Durante toda la narrativa bíblica, se nos dice que José fue un hombre que temía a Dios. Que desde su juventud buscó el rostro de Dios. Que su fidelidad no le permitió ofenderlo cuando fue tentado por la esposa de Potifar. Sus actos estaban en congruencia con la voluntad de Dios. Él vivía para Dios. 

2. José gozaba de la presencia de Dios. En repetidas ocasiones leemos que Dios estaba con José. Cuando administraba la casa de su amo, como cuando servía en la cárcel, cuando sufrió injusticias, afrentas, soledad, Dios estaba con él. La clase de relación que tenía José con el Señor era tal que le permitía llevar sus cargas livianamente. Todo siempre será más fácil si Dios está contigo. De eso no hay duda. 

3. José era maduro. ¿Cómo puedo saberlo? Para empezar, tantas experiencias dolorosas provocaron que, a temprana edad, madurara. Vivir lejos de casa hizo que su carácter se forjara, y sumado a los dos puntos anteriores, el resultado fue la madurez de José. 

Agreguémosle que su respuesta empezó por ubicar cual era su lugar y que lugar ocupaba Dios. Él les dijo: ¿Acaso estoy yo en el lugar de Dios? José tenía claro que no era él quien impartía justicia. Él no era quien decidía el castigo para ellos, ni las consecuencias que acarrearía para ellos lo que habían hecho. José era el segundo al mando en Egipto, pero Dios era el primero en su vida, y todo se lo había dejado en sus manos. José comprendió que él no iba a vengarse, primero porque temía a Dios y segundo porque no tenía el corazón para actuar mal en contra de ellos. Ya no cabía en su mente la idea de herir a sus hermanos por mas que estos se lo merecieran. 

4. José confiaba plenamente en Dios. Siempre es mejor confiar y descansar en Dios. En Su soberanía, porque al hacerlo, uno comprende que cada evento que ocurre en su vida no ha tomado por sorpresa a Dios, al contrario, Él a través de su voluntad permisiva ha hecho que de lo malo pueda surgir algo bueno. Dios permite cosas malas, pero de ellas siempre hace brotar cosas buenas. La vida de José fue de dolor y tristeza, pero el final en la mente de Dios fue de gozo. José comprendió que todo lo malo que vivió se convirtió en un magnifico medio para llevar la bendición del Señor a su familia. Dios torna lo malo en algo bueno. ¡Aleluya, extraordinario es el Señor!

Dios permite cosas malas, pero de ellas siempre hace brotar cosas buenas. La vida de José fue de dolor y tristeza, pero el final en la mente de Dios fue de gozo. José comprendió que todo lo malo que vivió se convirtió en un magnifico medio para llevar la bendición del Señor a su familia. Dios torna lo malo en algo bueno.

Quiero ser enfático en esto, porque este el pensamiento que deseo dejar claro en tu corazón: Todo el dolor, toda la amargura, toda la soledad, vergüenza, tristeza y abandono que sufrió José, Dios lo usó como instrumento para preservar la vida de los suyos. De la misma forma, todo cuanto tú pudieras estar sufriendo o cuanto has vivido ya, a manos de tu propia familia, esposo, padres, o el que me digas, Dios puede transformarlo en una bendición que probablemente hoy no entiendas, pero está a la puerta. Dios cambia todo tipo de amargura, y dolor en instrumentos de bendición. Él hace que las cosas malas que hoy vivimos luego sean experiencias que nos permitan levantar las manos y darle la Gloria a Él. 

5. José era un hombre generoso. Es verdad, ya José dijo que los perdonaría y que no les haría pagar su falta, pero el perdón sin acción no esta completo. José lo demostró porque, no solo los perdonó con palabras, también les demostró que hablaba en serio. Él, primero los calmó, les dijo que no temieran, luego les prometió que no solo se haría cargo de ellos, sino que también de su familia. Con hechos les hizo ver que las cosas viejas habían sido hechas nuevas, pues hay quienes dicen, yo perdono, pero no olvido. O, perdono, pero me las va a pagar. O, perdono, pero de aquí en adelante estas muerto para mí. Eso no es nada parecido al perdón. José perdonó de palabras y lo demostró con hechos. 

En conclusión, la vida muchas veces es injusta, no podemos negarlo. Y Dios lo sabe, Él mismo encarnado en Cristo, lo experimentó. Él en un grado mayor que José sufrió injustamente a manos de los suyos, sufrió mayor vergüenza, más angustia, fue acusado, fue condenado por cosas que no había cometido, le dolió profundamente que no creyeran en Él y más todavía tener que cargar el pecado de la humanidad. Pero lo hizo por amor, no solo para preservar la vida física de una familia, sino para preservar eternamente la vida de todo el que cree en Él. Así que, no pienses que Dios no te entiende o que te ha abandonado, al contario, Él quiere cambiar tu lamento en gozo, solamente ven a Él. 

Me despido como siempre diciéndote, haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

 

Pd. Si te gustó este articulo compártelo,  mi deseo es que sea de bendición y edificación para quienes lo lean.

UNA OPORTUNIDAD FALLIDA

Hace un largo tiempo, estaban dos hombres a punto de morir. En plena agonía, viviendo sus ultimas horas con profundo dolor, el peor de todos. Pues la forma en que estaban muriendo no era una forma más de morir, era una muerte además de dolorosa también era vergonzosa e inhumana. Era un castigo atroz que se le aplicaba solo a los peores criminales de la época. Ambos personajes estaban recibiendo lo que se merecían por haber llevado una vida de pillaje y de desorden, y para nadie era extraño que este par de vándalos estuviera pagando sus fechorías. Casi seguro que los pobladores estaban agradeciendo su muerte, pues se quitaban una carga de encima. Sus pertenencias, aunque pocas iban a estar más seguras de ahora en adelante.

Pero por designios divinos, por esas formas misteriosas en que actúa Dios, ambos tuvieron la oportunidad más grande de sus vidas minutos antes de morir, pues aquel día, en medio de ellos había un tercer condenado. Solo que a diferencia de ellos, este había sido acusado injustamente, este no era un criminal, este al contrario era un hombre inocente, alguien que no le había hecho mal a nadie, todo lo opuesto, había ayudado al necesitado, le había devuelto la vista a los ciegos, había limpiado la lepra, había hecho caminar al cojo, había sanado física y espiritualmente, había enseñado con su magnifico ejemplo como vivir de acuerdo al Reino de los Cielos. Este había traído un mensaje de esperanza celestial, y había mostrado el camino que conducía al Padre, este en realidad no debía estar allí, pero que como Él mismo había dicho: ponía su vida para luego volverla a tomar. Él voluntariamente había decidido a darse en sacrificio por muchos.

Sin embargo, y pese a que ambos estaban experimentando las mismas emociones, pese a que ambos sufrían, tuvieron reacciones distintas ante la oportunidad que Dios ponía delante de ellos.

Por un lado, uno de los dos tomó la decisión de injuriar, insultar a aquel gran hombre. Al igual que Satanás, quiso tentarlo al exigirle que se salvara y los salvara a ellos también. Le exigía además que mostrara que en verdad era el hijo de Dios. Que diera una señal para poder creerle. Necesitaba ver para creer. Necesitaba pruebas.

NECESITABA VER PARA CREER.

La reacción del otro pillo no tardó en llegar. Este le hizo ver su realidad y es algo que sinceramente nos da una profunda lección, porque en pocas palabras nos describe el corazón del Evangelio. Nos muestra que para ser hijo de Dios lo primero que es reconocer la culpa, luego arrepentirse del pecado cometido, clamar por perdón y finalmente rendirse a Cristo.

Observa lo que le dice: ¿Ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena? En otras palabras le esta diciendo: NO ERES CAPAZ DE ARREPENTIRTE A PESAR DE LA SITUACION EN LA QUE ESTAS. NO ERES CAPAZ DE RECONOCER A DIOS MIRANDOTE A PUNTO DE MORIR. NO ERES CAPAZ DE DOBLEGARTE ANTE ÉL PESE A QUE ESTAS EN AGONÍA, PESE AL DOLOR, LA INCERTIDUMBRE Y ANGUSTIA EN LA QUE ESTAS.

Luego con gran valentía, como lo hace quien entiende el momento que esta viviendo confiesa sus pecados al decir: nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos, pero éste nada malo ha hecho. Oh que gran declaración de este personaje. Que enorme reconocimiento hace de la persona de Cristo. En pocas palabras esta diciendo: NO TE DAS CUENTA DE QUE QUIEN ESTA A NUESTRO LADO ES EL HIJO DE DIOS Y QUE EL TIENE EL PODER DE DARTE VIDA ETERNA. ¿A PESAR DE LO QUE ENFRENTAS NO PUEDES CREEN EN ÉL?

Fue tan profunda su convicción que no dudó en pedirle lo mas grande que un hombre puede pedirle a Cristo: PERMITEME QUE YO DISFRUTE LA VIDA ETERNA A TU LADO. YO QUIERO ESTAR DONDE TU ESTES, NO TE OLVIDES DE MI CUANDO ENTRES A MORAR EN ESA GLORIA ETERNA. Observa la petición humillada, desinteresada, esta no fue la clase de petición de los hijos del trueno que deseaban estar uno a la derecha y otro a la izquierda de Jesús, no, esta era la petición de un moribundo que tiene claro que NO EXISTE MEJOR LUGAR QUE EL CIELO Y MEJOR COMPAÑÍA QUE JESÚS. Y en la infinita Misericordia que al Padre le plació tener aquel día para con aquel hombre, Jesús reaccionó conforme a su naturaleza y le hizo una promesa que jamás podría incumplir: EN VERDAD TE DIGO: HOY ESTARAS CONMIGO EN EL PARAISO.

NO EXISTE MEJOR LUGAR QUE EL CIELO Y MEJOR COMPAÑÍA QUE JESÚS.

¡Bendito sea el nombre del Señor! ¡Aleluya!

Esa historia ocurrió en un día como ayer. Como ya dije hace mucho tiempo. Y al igual que aquel día, hoy estamos experimentando también dolor, pánico, amargura, incertidumbre, quizá no de forma personal pero si por el numero grande de personas que están muriendo por la pandemia que experimentamos, por los que están agonizando en los hospitales, por los que están peleando por sus vidas, por los que están luchando porque sus pulmones se recarguen de un poco de oxigeno para sobrevivir y por los que están padeciendo los tantos otros males que ocurren en el mundo.

Sin embargo, con tristeza tengo que decir que leo a diario comentarios en las redes sociales, y he escuchado a amigos que dicen: que hay personas que pese a ver lo cruel que está siendo la pandemia que atravesamos no son capaces de volver su mirada a Cristo. Que aun medio de la mortandad, la crisis, el dolor, la amargura no capaces de rendirse a Él. Pero como ya vimos, esto no tiene porque parecernos extraño, la historia anterior nos enseñó que ni la agonía de la muerte y lo profundo del sufrimiento son suficientes para doblegar el corazón de algunos hombres, que ni el hecho de estar a las puertas de la muerte hace que algunos reconozcan su necesidad de Cristo. Es como si ni lo peor que uno puede vivir sea suficientemente fuerte para despojarlos de ellos mismos, y ¿sabes por qué? porque esto no depende de los seres humanos, esto dice Juan es voluntad de Dios, estos nacen como hijos de Dios porque Él decide engendrarlos, o como dice el apóstol Pablo, depende de quien Dios tiene Misericordia.

Hoy al igual que ellos también nosotros estamos a la puerta de la oportunidad, estamos en el punto exacto donde podemos volver nuestra mirada y nuestro corazón al Señor o bien podemos volverle la espalda. Hoy estamos ante la oportunidad de nuestras vidas donde podemos tomar la oportunidad que Dios esta poniendo delante de nosotros, es decir, arrepentirnos, pedir perdón, y con humildad pedirle que nos haga un espacio en la Gloria Eterna. O bien simplemente volverle la espalda y morir sin ninguna esperanza. La oportunidad esta allí, no dejes que sea una OPORTUNIDAD FALLIDA. Sobre todo, quiera Dios que así sea.

Me despido como siempre diciendo, haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

LLAMADO PARA LLAMAR A OTROS

Lucas, el evangelista, nos cuenta que Jesús le dijo a Mateo o Leví, como también se le conoce: “Sígueme“. Al instante dice que se levantó y dejó la mesa de los tributos y lo siguió. Lo siguiente que nos cuenta es que Mateo ofreció un banquete al Señor donde además de los otros discípulos, también fueron invitados otros recaudadores de impuestos, amigos suyos. A simple vista esto no tiene nada de extraordinario. Al contrario, es lógico pensar que si una persona ofrece una cena a quienes debe invitar son sus amigos. Compañeros de trabajo, familia, etc.

Por supuesto esto no fue bien aceptado por todos. Especialmente por los fariseos y maestros de la Ley. Se escandalizaron a ver a un Rabino sentado con esta clase de gente a quienes se les consideraba de baja calaña, unos viles pecadores. Ante tal escándalo, Jesús hizo una de las declaraciones que a mi consideración particular es una de las más extraordinarias que he leído en la Biblia. Él les dijo: “No son los sanos los que necesitan médico sino los enfermos. No he venido a llamar a Justos sino a pecadores para que se arrepientan (Lc 5:31-32)“. Imagino la cara de frustración que pusieron aquellos hombres cuando el Señor dejó de manifiesto cuál era su labor en la tierra. De esto por lo menos 4 Semillas podemos Sembrar en nuestro corazón.

  1. Gracia irresistible. Cuando Jesús vio a Mateo, no leo ningún diálogo entre ellos. Solo una palabra: Sígueme. No sé qué mirada hizo el Señor pero Mateo no pudo resistirse a su voz. Cuando estamos cara con el Señor y nos llama, nadie puede resistirse a Él.
  2. Gratitud. La respuesta de Mateo al llamado del Señor fue un banquete ofrecido en Su honor. Imagino que Mateo no sabía qué hacer con ese gozo que sentía luego que el Señor lo llamó y en lo único que pensó fue ofrecerle un banquete. Una gran lección para nosotros, porque si bien no le podemos ofrecer un banquete, si podemos adorarle con nuestro servicio, obediencia, devoción, etc. El banquete de Mateo fue una expresión de adoración hacia el Maestro.
  3. Comisión. Mateo entendió que Jesús lo había perdonado. Comprendió que el Señor lo había traído de las tinieblas a La Luz. Solo él y el Señor sabían en que condición estaba su corazón cuando Jesús lo llamó. Y solo Mateo podía saber que necesidades tenían también sus compañeros de trabajo, por eso pensó que ellos también debían escuchar el mensaje de Cristo. Pensó que estando presentes en la cena ellos también podían ser llamados al arrepentimiento y experimentar lo que él estaba sintiendo. De igual manera nosotros estamos comisionados para llamar a otros. Familiares, amigos, compañeros de trabajo, de escuela, de universidad, etc., para que conozcan al Señor y experimenten lo que nosotros hemos experimentado.
  4. Reconciliación. Jesús lo tuvo claro desde antes de la fundación del mundo, Él venía a este mundo siendo Dios, para reconciliarnos con
    el Padre. Él sabía que la única manera en que su pueblo, y todos regresemos al Padre, era y es a través de Él. Las personas buscaban la forma de agradar a Dios para encontrarlo. Pero Jesús nos encuentra primero para luego poder agradar al Padre. Jesús vino con una misión que consumó en su muerte y resurrección. Hoy sigue llamando a pecadores, a enfermos espirituales. Él es el camino, la verdad y la vida y nadie va al Padre sino es por Cristo.

Me despido como siempre diciendo: Haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

MEDICO CHARLATÁN

No sé cómo me sentiría si fuera donde el médico y él para no ofenderme o para no herirme, o hasta para no enojarme, en lugar de decirme que tengo cáncer me dijera que tengo una enfermedad común. Que en realidad lo que medico charlatantengo no es para preocuparme. Que con simples analgésicos estaré bien, sabiendo él, que en realidad me estoy muriendo. Quizás me sentiría enojado, y decepcionado, y hasta frustrado si en la agonía descubro la verdad. Porque él sabiendo la realidad, calló, mintió y no fue responsable para decírmela y por no llamar por su nombre a las cosas estoy padeciendo.

Es precisamente por eso que Dios a través de su Palabra nos examina y nos diagnostica de forma verdadera. Llama pecador a quien lo es. Y no solo eso, sino que también le dice cuan pecador es. Y aún va más allá, a cada afrenta del ser humano la llama por su nombre. Sea mentira, blasfemia, hipocresía, homosexualidad, envidia, odio, asesinato, etc. Él lo llama tal cual es. Y lo hace precisamente para que todos sepamos que Dios es justo. De esa cuenta al enfrentarlo nadie puede alegar ignorancia. Dios no oculta la verdad, o la disfraza o la suaviza para no herirme. Y no lo hace porque quiere que me de cuenta de mi condición, que confiese, me arrepienta y acepte la sanidad de mi alma a través de su perdón.Si Dios sabiendo la consecuencia que sufriré si no cambio, no me lo dice tal cual es, entonces Dios no sería justo y tampoco sería amor. Porque por su justicia somos juzgados. Y solo alguien que no ama a otra persona, prefiere ocultar, mentir o disfrazarle la verdad.

Por ello la Semilla de Fe que quiero sembrar en tu corazón es:

Predica el Evangelio no adulterado, el puro, sin mácula, tal cuál es. Y si ofende a más de uno, que bueno será porque entonces sabrás que estas predicando el kérigma de Dios. Si no ofende a nadie entonces deberás preocuparte porque entonces significa que ya has adulterado el mensaje. Además si tú conoces la verdad y no la dices o la disfrazas o la maquillas para no ofender serás como aquel medico charlatán que con su silencio mata a sus pacientes. Haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

EL CLAMOR DEL VIEJO ABRAHAM

Introducción

 ¿Has meditado alguna vez en la calidad del corazón del viejo Abraham? ¿Has pensando en cuánto se angustió su corazón al saber que Sodoma y Gomorra serían destruidas? Si no lo has hecho, déjame contarte muy brevemente algo que hizo Abraham al enterarse del plan que Dios tenía para aquellas ciudades.

      Dice la Biblia:

Entonces dijo Abraham: No se enoje ahora el Señor, y hablaré sólo esta vez; tal vez se hallen allí diez. Y Él respondió: No la destruiré por consideración a los diez. Y el Señor se fue tan pronto como acabó de hablar con Abraham; y Abraham volvió a su lugar. (Gn 18:32-33)

abraham visitantes Genesis-18-2-Abraham_s-visitors

El clamor del viejo por los pueblos pecadores

Abraham clamó a Dios por un par de ciudades donde el pecado había alcanzado los más altos niveles de ofensa contra Dios. Su conducta ya se había desbordado tanto, que no había más remedio para aquellas ciudades que ser destruidas. Cuando Dios le reveló sus planes a Abraham, de inmediato empezó a clamar para que Dios no destruyera aquellas ciudades. La petición de Abraham delante de Dios fue que si se hallaban cincuenta justos en las dos ciudades Dios desistiría de destruirlas, a lo que Dios aceptó. Sin embargo, Abraham, consciente de la realidad de los pueblos vecinos, bajó su petición de cincuenta justos, a cuarenta, luego a treinta, siguió con veinte y finalmente consideró que diez justos era mas probable que se encontraran. Tristemente es necesario decir que en ninguna de las dos ciudades existían esos diez justos que Abraham reclamaba. Mencioné el corazón de Abraham porque sin lugar a dudas era misericordioso. Estoy seguro que cualquiera de nosotros hubiera clamado a Dios para que las destruyera mas rápido, y no como Abraham que le pidió a Dios que no lo hiciera. Abraham tenía un corazón lleno de compasión sin duda alguna. Aún si las ciudades se salvaban, Abraham no olvidaba a su sobrino Lot.

Solo tres se salvaron por el clamor del viejo

De tal cuenta las dos ciudades con todos sus habitantes menos tres fueron destruidas. Solo Lot y sus dos hijas pudieron salvarse del juicio divino. Es decir que Dios destruyó las ciudades porque no se pudieron hallar ni diez justos en ellas. Pese al clamor del viejo Abraham, Dios cumplió su misión porque aquellas naciones estaban completamente corrompidas. Abraham clamó pero su intercesión fue infructuosa, pero solo en parte. Es verdad que las ciudades fueron destruidas porque habían olvidado a Dios, pero su sobrino e hijas todavía alcanzaron la misericordia de Dios. Tengo que dejar claro que las ciudades fueron destruidas porque no habían diez personas dignas de recibir misericordia y si tres se salvaron fue porque pese a todo aun no se habían corrompido tal como los habitantes de Sodoma y Gomorra lo habían hecho ya.

Ahora, cuando vemos fríamente los números tenemos que pensar que es escalofriante el hecho que en dos ciudades no se hallaran ni diez personas que fueran temerosas de Dios. Que entre todos los habitantes no hubiera diez personas que rindieran adoración verdadera al Dios Todopoderoso. Ante tal hecho debemos cuestionar también nuestra realidad, siglos después de aquel juicio divino: ¿qué pasaría si Dios nos enviará un mensajero para decir que destruirá nuestra nación si en ella no se hallan hombres y mujeres justos? O ¿Qué nuestro pueblo será destruido si en él ya no quedan suficientes personas que adoren a Dios? O si el mensaje fuera: dice el Señor que nuestro barrio o colonia serán destruidas porque ya no existen personas que vivan rendidos a los pies de Cristo. O peor aun, si Dios mandara a decir: “tu familia será borrada de la faz de la tierra porque han decidido darme completamente de sus vidas”. Verdaderamente sería atemorizante un mensaje así.

Por esa razón mi reflexión del pasaje me lleva a decir que: debemos clamar siempre a pesar de la oposición por todas aquellas naciones que aun no conocen a Cristo.

Clamemos pese a la oposición

Aún cuando muchos se oponen a las iglesias, a los servicios que se hacen en las calles, o se oponen a las reuniones de oración, o a las publicaciones evangelísticas en las redes sociales, la iglesia debe seguir clamando a Dios a favor de justos e injustos. Pues por el clamor de esos justos es que las ciudades no han sido destruidas. Es gracias a ese clamor es que aun muchos pueblos están en pie. El pueblo evangélico no es el opio de la sociedad como muchos han dicho, no es un estorbo, o un mal para la sociedad, al contrario, el pueblo de Dios, la iglesia de Cristo es columna y baluarte de cada lugar donde se encuentra. Es la luz que sigue iluminando a las naciones que viven en obscuridad. Gracias al clamor, la intercesión de la iglesia, su a adoración a Dios, es que la ira de Dios aún no se ha derramado sobre este mundo. Pese a que el mundo quiere sacar a Dios de sus vidas, es por la constante intercesión de la iglesia es que Dios no ha consumido a aquellos que aún no se postran delante del Señor Jesucristo.

Clamemos por las naciones que aun no conocen a Cristo

Ciertamente el clamor del viejo Abraham fue infructuoso porque las ciudades hacía mucho tiempo se habían olvidado de Dios, pero, nuevamente digo, fue infructuoso solo en parte por Lot y sus dos hijas se salvaron. Esto significa entonces que la iglesia no debe cesar de clamar a Dios por las naciones que aun no le conocen, porque al fin de al cabo, Dios llevará salvación. Hoy mas que nunca se necesita adoradores que sigan suplicando paz y perdón para aquellos que insisten en alejarse de Dios. La exhortación para todos aquellos que lean este articulo es que mientras aún estemos en esta tierra, no paremos de clamar a Dios para que Su Gracia infinita alcance a muchos pueblos que aún no han sido alcanzados. Para que los pueblos no dejen de lado a Dios. Así cuando sea buscados los justos para salvación de ciudades, se hallen no sólo 50 sino miles de millones de hombres y mujeres fieles a Dios. El pueblo de Dios debe seguir día y noche clamando para que Dios tenga misericordia aún de aquellos que no le temen y le rechazan. No podemos hacer mas que ser la sal y la luz de este mundo.

Así que mientras Jesucristo viene por su iglesia, hagamos lo posible por clamar a Dios y dejemos que Dios haga lo imposible por traer a Cristo a todos aquellos que aun no le conocen.

CORAZONES DE DIAMANTE

Introducción

Los diamantes son sin lugar a dudas una de las piedras mas preciosas y mas costosas que existen en la faz de la tierra. Su valor las hace muy codiciables. Su valor es tan alto que hasta le ha costado la muerte, tanto a las personas que las extraen como a quienes las comercian e incluso a quienes los poseen. El diamante es una piedra singular. Por su belleza y valor es la piedra que usan la mayoría de los anillos que se les entregan a las novias. Algunos originales, otros imitación, pero sirve como símbolo de un compromiso en una pareja. Porque su valor representa que el compromiso es de mucho valor también. En cualquiera de sus formas o tamaños, los diamantes son bien remunerados.

La dureza del diamante

Pero no solo esa es la característica de los diamantes. También son reconocidos por ser el material natural mas duro que existe en la faz de la tierra. No hay ningún material mas duro que los diamantes. Mientras que hay materiales que con las uñas pueden ser rallados el diamante solo puede ser rallado por otro diamante. La dureza no es mas que la fuerza que los materiales oponen para ser penetrados, o desgastados, rallados o para ser cortados. El científico Friedrich Mohs estableció una escala para ubicar la dureza de los materiales, datando que el diamante es el mas duro de todos los materiales. También el geólogo austriaco August Karl Rosiwal determinó que el diamante es el elemento mineral que mas resiste a la penetración, desgaste, ralladura, o al corte. Es impresionante que un mineral que puede ser tan bello también posea esta particularidad de ser el material mas duro que existe.

corazon-de-diamantes-10135

La dureza del corazón

El corazón del ser humano se parece a los diamantes. Porque por un lado puede irradiar belleza, por el otro también puede ser muy duro. Yo y estoy seguro que tu también, has escuchado la expresión: “que corazón mas bello el que tiene esa persona”. Y también hemos escuchado decir: “esa persona es de duro corazón”. Si, el corazón puede ser o muy bello o muy duro. En la Biblia hay un pasaje que me hizo reflexionar en esta característica del corazón. El profeta Zacarías escribió de parte de Dios: Pero no quisieron escuchar, antes volvieron la espalda, y taparon los oídos para no oír; y pusieron su corazón como diamante, para no oír La Ley ni las palabras que Jehová de los ejércitos enviaba por su Espíritu, por medio de los profetas primeros; vino, por tanto, gran enojo de parte de Jehová de los ejércitos (Zac 7:11,12). El contraste que el profeta hacía con estas palabras era que el pueblo había escuchado que Dios mandaba a que hicieran lo recto delante de sus ojos, que hicieran juicios de acuerdo a la verdad, que hicieran misericordia y fueron piadosos con sus hermanos; que no oprimieran a las viudas, ni a los huérfanos, tampoco al extranjero y a los pobres. Dios les pedía que no albergaran sentimientos malos en contra de su prójimo (Zac 7:8,11). Sin embargo como hemos leído, el pueblo no quiso escuchar. No prestó atención a las palabras de Dios. lejos de recibir en obediencia lo que Dios mandaba: dice que pusieron su corazón como diamante. ¿Entiendes por qué digo que los corazones pueden ser bellos pero también pueden ser duros como los diamantes?

Las consecuencias para un corazón endurecido

El pueblo de Israel tuvo la oportunidad de escuchar a un buen número de hombres que Dios levantó en aquellos tiempos. Jehová de los ejércitos los puso para que anunciaran palabras de arrepentimiento a Su pueblo. Estos profetas verdaderos eran los encargados de llamar a la cordura al pueblo. Les declaraban las palabras de La Ley, y les afirmaban que si obedecían a la voz de Dios, todo el tiempo recibirían Su favor. Pero de no hacerlo así también recibirían juicio divino. –A manera de paréntesis, enfatizo, ‘profetas verdaderos’ porque ellos si hablaban de parte de Dios, lo cual difiere abismalmente con los que hoy día se auto proclaman profetas y no anuncian nada mas que lo que las personas quieren oír.– Sin embargo –para continuar– el pueblo le volvió la espalda a Dios y no quisieron oír. Su corazón no permitía que la Palabra de Dios impactara en ellos. No porque no fuera poderosa sino porque ellos no deseaban escucharla. Nada peor que un corazón endurecido. Bien describió el apóstol Pablo en la carta a los romanos: Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios (Ro 2:5).

Cada que el pueblo de Dios se negaba a escuchar las demandas de los profetas, mas se acercaban al cumplimiento del juicio divino. A veces cuando leemos someramente la Biblia pensamos que Dios es injusto y condena a la ligera al ser humano. Pero nada mas lejos de la verdad. Dios es paciente, tardo para airarse, grande en misericordia. Y anuncia lo que está por venir con mucho tiempo de antelación para dar oportunidad que las personas se arrepientan. Sin embargo, como dice Pablo, por la dureza de un corazón que no se arrepiente de sus malas obras, el ser humano va acumulando mas elementos que lo condenarán el día que Dios estableció para juzgar al mundo entero. Para un corazón duro y no arrepentido solo puede haber ira divina.

Las consecuencias son serias, y no son injustas, insisto en ello. Porque Dios no quiere que nadie se pierda, pero el hombre decide tomar caminos que le parecen agradables pero son caminos que los llevan a la muerte. Cada que alguien insiste en permanecer lejos de Dios acumula juicio sobre él.

Déjame mostrarte brevemente un ejemplo de un hombre que decidió oponerse a Dios y cuales fueron las consecuencias de sus acciones.

Faraón

El libro de Éxodo nos cuenta como Dios mandó Moisés para que liberara al pueblo de Israel. Le dijo a Moisés y a Aarón su hermano, que se presentaran delante del faraón y le dijeran que debía dejar ir al pueblo para que ofreciera sacrificio a Dios en el desierto. Sin embargo y pese a que pudieron salir el faraón tenían endurecido el corazón. Dios había dicho a Moisés que la empresa sería difícil porque Él mismo Dios endurecería el corazón de faraón (Éx 4:21). Y así fue, Dios multiplicó sus señales y sus maravillas delante de faraón pero este no entendió. No hizo caso a la voz de Dios y sufrió. Nueve plagas en verdad abrumadoras azotaron a Egipto y la décima fue en verdad aun mas dolorosa, pues todos los primogénitos de la tierra egipcia murieron, por supuesto, incluido el primogénito de faraón. Aun así , el faraón solo entendió parcialmente. Porque dejó ir al pueblo, pero luego intentó arremeter contra ellos nuevamente. De la misma manera también pagó las consecuencias cuando sucumbió con su ejercito en las aguas del Mar Rojo.

Similares consecuencias sufrieron otros personajes que decidieron resistirse al impacto de la voz de Dios. El pueblo de Israel se dividió. El reino del norte fue cautivo por los asirios y jamás volvieron a la tierra prometida. Y el reino del sur, como dice Zacarías fue esparcido con torbellino a naciones extrañas. La profecía encontró cumplimiento cuando Babilonia los exilió. Siempre que decidimos oponernos a la voz de Dios las consecuencias son devastadoras. Por la gran dureza de su corazón, –dijo Zacarías– convirtieron en desierto la tierra deseable (Zac 7:14b). Es decir toda la bendición que Dios les entregó desapareció por negarse a escuchar Su Palabra.

El impacto de la Palabra de Dios

Hemos dicho que solo un diamante es capaz de afectar a otro diamante. Es decir para tallar algo duro, solo algo igual, o mas duro puede lograrlo. Lo que intento decir es que la Palabra bendita de Dios es mas bella que los diamantes y mas poderosa también. Solo ella es capaz de quebrantar al corazón mas duro. Quiero usar una de las metáforas descritas por Jeremías para respaldar lo que digo. Dios le dijo a Jeremías: ¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra? (Je 23:29). En otras palabras dice Dios que su Palabra tiene suficiente poder para romper cualquier piedra por mas dura que sea. Aun puede quebrantar los corazones mas endurecidos que existen. Dios a través de la Biblia nos puede doblegar. No hay nada que esa bendita Palabra no pueda traspasar. Por ello el escritor de Hebreos la comparó con una espada de doble filo. Él dijo: la Palabra de Dios es viva y eficaz, y mas cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuentas (He 4:12,13).

Semillas de Fe

Entonces, ¿que debemos hacer?

La primer Semilla de Fe que quiero sembrar en ti es esta:

Escucha la Palabra de Dios pero hazlo creyendo

Dice también el escritor de Hebreos que a los antiguos no les aprovechó escuchar a Dios porque no acompañaron con fe lo que oían (He 4:2). Era como Jesús dijo: el que tenga oídos que oiga (Mt 11:15), crean lo que Dios tiene que decir, para que el Espiritu Santo los convenza de pecado, arrepentirse y así no acumular mas ira para el día venidero. Así como también para hacer de Jesús su Señor y Salvador. Su Juez Justo y su abogado.

La segunda Semilla de Fe es:

Ora para que Dios no permita que tu corazón sea endurecido

Nada mas lamentable que un corazón de diamante. El autor de Hebreos cuenta que el pueblo endureció su corazón ante Dios y como consecuencia Dios juró que toda aquella generación no entraría en su reposo (He 4:3). Dice también ahí que el reposo no era un reposo temporal sino eterno. Entiendes, las consecuencias para un corazón endurecido como hemos visto son severas. Por ello, mi invitación es que todos los días oremos para que nuestro corazón sea sensible a la voz de Dios. Que escuchemos lo que debe decirnos porque al hacerlo viviremos con gozo y paz en nuestro corazón. Y un corazón alegre, hermosea el rostro, y agrego, lo convierte en un rostro mas hermoso que un diamante.

La granada y el pecado

Mi padre dice que el pecado que cometemos es como la explosión de una granada de mano. La granada explota y afecta a todos aquellos que están en un radio de 30m (así eran las que él conoció cuando prestó servicio militar no sabría decir si ya han cambiado). Es decir que todas las personas que estén dentro de un diámetro de 60m saldrían lastimadas o muertas. Principalmente sí quien la hace explotar no está más lejos que esa distancia. El pecado también afecta a quien lo comete principalmente, a la familia más cercana, y a la familia no tan cercana.

81752

Entonces dice: lo mejor que puedes hacer es no quitarle el seguro a la granada. Es más, mejor ni considerar tener una en tus manos. La antesala del pecado es la tentación, nadie peca si no se deja seducir primero por la tentación. Cuando te dejas seducir ya le has quitado el seguro a la granada, ya solo falta que te explote. Entonces lo mejor es no permitirse estar cerca, ni contemplar las posibilidades porque esa granada llamada pecado tiene más poder que una bomba atómica. Me despido diciéndote: haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.