UN AMOR INCONDICIONAL

‘Esto os mando: que os améis los unos a los otros. ‘ (Juan 15:17)

Hay un dicho que reza: “las ordenes no se discuten, se cumplen”, y aunque no siempre podemos estar de acuerdo con ello, si alguien que es superior a nosotros, nos manda a hacer algo, debemos hacerlo. El mandato no da opciones a juicios, a supuestos, solo debe de cumplirse y punto. 

En nuestro texto, por ejemplo, Jesús como Señor nuestro, (obviamente si lo has aceptado como Señor), esta ordenando a que sus discípulos se amen unos a otros, incluye a lo demás también. Tenemos que hacer notar que este tipo de amor no esta sujeto a ninguna condición. Es decir, Jesús no dijo: ámense si el otro los ama, si le cae bien, si se porta bien, o si hace algo bueno por ustedes. No, Él esta ordenando que se amen de forma INCONDICIONAL. Enfatizo esta parte, porque la forma natural de amar a los demás, es reaccionando a la forma en que nos aman. O no es verdad que: ¿Si te hacen un favor, lo devuelves? ¿Si te dan un obsequio, haces lo mismo? ¿Si te saludan, saludas? Así somos. No aplicamos la Regla de Oro. No somos capaces de dar sin esperar algo a cambio. O no somos capaces de dar el primer paso.

Sin embargo, a través de este mandato, Jesucristo nos esta ordenando, ámense como yo los he amado. ¿Cómo es eso Señor? (1) Sacrificialmente. Jesús en Juan 15 nos expresa que Él pone voluntariamente Su Vida por sus amigos. (2) Humildemente. Jesús nos muestra que se humilló al despojarse de Sí Mismo para poner Su Vida y luego tomarla para Salvación del que Cree. (3) Misericordiosamente. Jesús nos muestra que antes que siquiera pensáramos en buscarlo, Él dejó la eternidad para ir en busca de lo que se había perdido. Pregunto: 

¿Procuras dejar de lado tu orgullo y dar el primer paso? ¿Estás cumpliendo tu labor como discípulo de Cristo? ¿Brindas amor condicional o incondicional a los demás? Grábate esto: Aunque no siempre es fácil amar a otros, el mandato divino es que: AMEMOS DE FORMA INCONDICIONAL. 

Es decir, Jesús no dijo: ámense si el otro los ama, si le cae bien, si se porta bien, o si hace algo bueno por ustedes. No, Él esta ordenando que se amen de forma INCONDICIONAL

Semillas de Fe

Espero que tu corazón sea buena tierra, para que esta Semilla de Fe germine, crezca sanamente y de fruto al ciento por uno. Si te gustó, dale me gusta, compártela y déjanos tus comentarios. Me despido como siempre diciendo, haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Semillas de Fe.

¿Cómo saber si Jesús es mi amigo?

 

En ‭Jn‬ ‭15:14 dice Jesús: “Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.”

Pregunta clave: ¿puedo decir que soy amigo de Jesús si no leo la Biblia?
Cuando digo: “yo soy amigo de Jesús” estoy afirmando que le amo como a mi amigo, que estimo sus consejos, que soy confiable para él y él es confiable para mi también. Pues Si soy confiable entonces me revelará todo cuanto me conviene saber.
Decir: “que amo a Jesús, porque asisto a una iglesia. O a través de actos fríos y autómatas que realizo semana a semana. O adivinando si lo que hago le agrada o no. O prestando un servicio en su nombre pero desconociéndolo a Él”, eso no es amarlo.
Entonces preguntémonos ¿Cómo sé si amo a Jesús y si soy su amigo? Él dijo: “El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.” Jn‬ ‭14:23‬.
Notemos el efecto dominó en estas palabras, si amo a Jesús, automáticamente guardo su palabra, y si la guardo lo siguiente es que el Padre me amará y estará permanentemente en mi vida, junto a Jesús. Entonces: Soy amigo de Jesús si amo Su Palabra. Si leo la Biblia, si la escudriño, si la creo y cumplo. Porque solo así todo lo que hagamos en su nombre tendrá verdadero sentido.
Por último, no podemos olvidar que solo en la Biblia una persona, cualquiera, sin importar si asiste o no a una iglesia, y principalmente si asiste, puede conocer la voluntad De Dios para su vida, y conocer de forma acertada a quien dice llamar amigo o llegar a serlo genuinamente.

Haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.
Semillas de Fe