“El dinero mal habido pronto se acaba; quien ahorra, poco a poco se enriquece.” (Proverbios 13:11 NVI)

GANANCIAS MAL HABIDAS

Nicolás Maquiavelo, considerado el padre de la política es el autor de la reconocida frase: “el fin no justifica los medios“. No hay duda que esta frase no solo es aplicable al ámbito político en el cual él se desarrollaba, sino que también aplica para fines laborales, comerciales, económicos, etc.

Nuestro texto de hoy, da pie para que reflexionemos en cuáles son los medios adecuados para obtener el dinero y cuales no lo son.

Veamos la primera parte: las ganancias mal habidas.

Si pensamos maquiavélicamente diríamos que tenemos que tener dinero aún si importar la fuente, lo único que importa es tenerlo. Principalmente en épocas de pandemia. No importa si es a causa de sobornar para conseguir trabajos, comprar puestos públicos, desprestigiar a otros, comerciar productos que dañen la salud, como drogas, bebidas alcohólicas, tabaco, o atentar contra otros extorsionando, oprimiendo al pobre, pagando salarios injustos o hasta lucrar con la Fe y así una lista interminable de actividades que producen ganancias mal habidas.

La segunda parte: el ahorro eficaz.

El proverbio dice que quien ahorra poco a poco se enriquece. Aunque el texto no lo dice, se sobreentiende que la vía correcta para ahorrar es trabajando honestamente. Comerciar justamente. Esforzarnos en lo que hacemos y sobre todo en ser disciplinado para la administración de los recursos que de Dios recibimos. No despilfarrando aún lo que ni siquiera tenemos, es decir endeudándonos.

La conclusión de todo esto es que quien busca obtener dinero a costa de lo que sea, ciertamente tendrá, pero así como lo recibirá así mismo se le irá como agua entre los dedos. Pero quien se conduce justamente y se administra bien, logrará vivir en paz y disfrutar del fruto de su trabajo. Al final, buscar dinero a toda costa es una señal de que no confiamos en el Señor que todo lo da.

Así que si hoy tu reconoces que has obrado mal te invito a que ores: “Señor reconozco que no he sido honesto en la forma en que obtenido el dinero, pero hoy quiero depender de ti y confiar en que me ayudarás a cambiar de medio de trabajo, en tu nombre Jesús oramos… Amén”.

quien se conduce justamente y se administra bien, logrará vivir en paz y disfrutar del fruto de su trabajo. Al final, buscar dinero a toda costa es una señal de que no confiamos en el Señor que todo lo da.

Semillas de Fe

Espero que tú corazón sea buena tierra para que esta Semilla de Fe caiga, germine, crezca sanamente y de fruto al ciento por uno. Me despido como siempre diciendo: Haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Semillas de Fe.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s