Todos conocemos que el Pueblo de Israel fue rescatado de la vida miserable que llevaba en Egipto gracias a la Misericordia de Dios. Y que fue través de obras portentosas que Él lo hizo. Diez plagas terribles -para ser específicos- azotaron severamente la testarudez del faraón y su pueblo hasta que finalmente no pudo resistir más el poder de Dios. LA MISERICORDIA DE DIOS OBRÓ A FAVOR DE LA VIDA DEL PUEBLO y en este escrito es precisamente lo que yo quiero destacar para poder reflexionar en ello.

En Éxodo capítulo 12, dice que previo a desatar la ultima plaga Dios habló con Moisés y le dijo exactamente como sería la décima plaga y le instruyó acerca de lo que debían hacer ellos cuando todo ocurriera. Fue especifico al decirle que esta sería la mas terrible de todas. Y que el dolor que sufrirían los egipcios serían incomparable. Sin embargo a ellos nada de esto los alcanzaría pero debían ofrecer un cordero especial, sin mancha, en sacrificio y cubrir los postes y los dinteles de sus puertas como protección. Además debían permanecer dentro de sus casas resguardados, comiendo un menú que les haría recordar para siempre la obra de Dios. Este sería un nuevo principio para ellos.

Dice el v.23: capítulo 12:“… el SEÑOR pasará para herir a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes de la puerta, el SEÑOR pasará de largo aquella puerta, y no permitirá que el ángel destructor entre en vuestras casas para herir os.”

Tras leer estos pasajes uno puede solo exclamar: ¡Maravilloso Dios! ¿Por qué?

Porque el hecho que Dios los advirtiera y los instruyera evidencia Su Amor por ellos. Su Misericordia quedó manifiesta cuando aquella terrible plaga pasó De largo al ver que la sangre del cordero cubría las puertas de los hogares.

Y es esperanzador para nosotros saber que el Dios de ellos es el mismo Dios nuestro. Que también Él guarda a Sus hijos. Aquellos que han sido comprados con “la sangre preciosa, -dice Pedro- como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo.” (1 Pedro 1:19 LBLA). Así es amados tengamos por seguridad que Él tiene cuidado de Su Pueblo, Su Iglesia y siempre ante lo malo que ocurre Él la guía para cuidarla. Esta es nuestra razón de gozo que Dios jamás permitirá que el pueblo escogido quede a la deriva. Dios cuidará a todos los que han sido comprados con Sangre pues esta es la prueba de Su Misericordia. LA SANGRE DE CRISTO CUBRIRÁ NUESTROS HOGARES ANTE LO TERRIBLE QUE OCURRA EN ESTE MUNDO.

Me despido como siempre diciendo HAZ TU LO POSIBLE Y DEJA QUE DIOS HAGA LO IMPOSIBLE.

Semillas de Fe.

(Percy Palacios).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s