Vino Hanani, uno de mis hermanos, con algunos varones de Judá, y les pregunté por los judíos que habían escapado, que habían quedado de la cautividad y por Jerusalén.  Nehemías 1:2

Hace unos años fui victima de un robo. Fue una de las experiencias mas difíciles que he vivido por cierto. Además de robarme el carro, a mi y a mis acompañantes, nos robaron dinero y otras cosas de valor. Admito que fue un duro golpe, no solo por las perdidas materiales, sino porque nos secuestraron por unas horas hasta que nos dejaron perdidos en un lugar desconocido. 

Días después, en cada conversación con amigos, y familiares, me repetían las mismas palabras: “lo importante es que estas bien, las cosas materiales se hacen”. Vez tras vez, charla tras charla, la misma frase me la repetían. Fue entonces que entendí que su interés estaba en mi persona. Que lo que en verdad les preocupaba era yo, no tanto lo que me habían robado. Que si bien es cierto que lo material es valioso, mas valioso era yo. Pues de nada servía conservar un carro si su dueño no vivía para manejarlo. 

Nehemías pensó de la misma forma cuando recibió la visita de su hermano Hanani y compañía, pues en el versículo descrito arriba, vemos que él se interesó primero en las personas. ¿Cómo están los repatriados? ¿Cómo están los que permanecieron en Jerusalén todos estos años? Fue hasta el final que preguntó: ¿Cómo está Jerusalén? Para Nehemías las personas eran mas valiosas que la ciudad misma. Porque de poco servía que la ciudad estuviera bien, si no habían personas que la habitaran. Él estaba mas interesado en las necesidades de sus compatriotas. 

En este 2019, estoy seguro que entre tus metas personales están incluidas la adquisición de algunos bienes materiales, y es magnifico proponerse comprar cosas materiales. Es bueno pensar en comprar una casa, mejorar tu vehículo, etc. Pero no podemos olvidar que esta no debe ser tu prioridad numero uno. Pues de poco serviría comprar una casa si no hay personas que la habiten. Un teléfono si no hay a quien llamar. De poco serviría poseer bienes materiales si no hay con quien compartir la alegría de poseerlos. 

De poco serviría comprar una casa si no hay personas que la habiten… De poco serviría poseer bienes materiales si no hay personas con quien compartirlos. 

Por eso mi recomendación es que entre tus objetivos de este año, incluyas interesarte en las necesidades de otros. Prioriza a tu familia, tus padres, tus amigos. Incluye a misioneros que están haciendo la obra fuera de tus fronteras. Además agrega a desconocidos que jamás podrían devolverte el favor. 

Ora: Señor, no permitas que mi corazón se vuelva insensible al dolor de otros. Ayúdame a dar cuando sepa que alguien tiene necesidades urgentes. No permitas que mi corazón se endurezca y se vuelva egoísta por causa de las cosas materiales. Ayúdame a comprender que lo material siempre será secundario, en el nombre de Jesús, Amén. 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s