Proverbios 6:16-17 dice que: Hay seis cosas que el Señor Dios aborrece, y siete que le son detestables”, en días siguientes escribiré brevemente sobre cada una de ellas. Deseando que cada una de estas cortas reflexiones sean de edificación para tu vida. 

La primera de estas cosas que el Señor aborrece y detesta es: LA ALTIVEZ DE OJOS, o cómo dice la NVI, DIOS ABORRECE LOS OJOS ARROGANTES. 

  1. Empecemos por decir que una persona arrogante es aquella que trata con soberbia y desprecio a los demás. Es quien ve por encima de los hombros a las demás personas. Que las considera inferiores a él mismo. Los ojos altivos representan el orgullo, la vanidad, la antipatía. Una persona de ojos altivos, cree que él es autosuficiente. Que al igual que Dios y que las demás personas, no son necesarias para su vida. Esta actitud puede ser parte de la vida de cualquier persona en cualquier área de su vida.
  2. Esa actitud a Dios le resulta aborrecible y detestable, es insoportable, no encuentra lugar en su Ser. Tan aborrecible es que que Él reacciona en contra de los altivos de forma concreta. En la Biblia hay múltiples pasajes que nos lo confirman, veamos solo algunos de ellos y observemos la correspondencia que Dios tiene en contra de los altivos. 
    • Salmos 138:6 porque Jehová es excelso y atiende al humilde, más al altivo/orgulloso mira de lejos. 
    • Proverbios 16:5  dice: “Abominación es a Jehová todo altivo de corazón; Ciertamente no quedará impune.”
    • Salmos 18:27: “Porque tú salvarás al pueblo afligido, Y humillarás los ojos altivos.” 
    • Jeremías 50:31: “He aquí yo estoy contra ti, oh soberbio, dice el Señor, Jehová de los ejércitos; porque tu día ha venido, el tiempo en que te castigaré”. 

Entonces para concluir quiero sembrar tres Semillas de Fe en vuestro corazón para evitar un fruto que para Dios sea aborrecible. 

  1. No tengamos un concepto más alto de nosotros mismos que el que en verdad debemos tener (ver Ro 12:3). 
  2. No menospreciemos a nadie al contrario tengamos la misma actitud que el Señor (Fil 2:5) y sirvamos a los demás tal como el Señor lo mandó en S. Marcos 10:45a: Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir…”
  3. Y finalmente recordemos que en 1Co 1:28-29 dice que Dios escogió: “lo vil del mundo y lo menospreciado (…) a fin de que nadie se jacte en su presencia”

Me despido como siempre diciendo: HAZ TU LO POSIBLE Y DEJA QUE DIOS HAGA LO IMPOSIBLE. 

2 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s