Introducción

Muchos han llamado a la carta a los Efesios como “los Alpes del Nuevo Testamento, el Gran Cañón de las Escrituras y la Reina de las Epístolas no solo por su grandioso tema, sino por la majestad de Cristo que aquí se revela”.[1] El apóstol Pablo[2] se dirige a la iglesia de Éfeso, a diferencia de otras epístolas no para corregir alguna herejía naciente sino para instruirla teológicamente. Así mismo les escribe para establecer reglas básicas para la correcta conducta cristiana, su fidelidad y compromiso con Dios.

Efeso

El mensaje de Pablo a través de la carta a la iglesia de Éfeso contiene una vasta riqueza de principios no solo para la iglesia de Éfeso[3], sino también para la iglesia del siglo XXI.

Este escrito pretende conocer esos principios bíblicos y traerlos al contexto actual. Para lograrlo se desarrolla bajo estos dos puntos principales: 1) La correcta instrucción de la iglesia.   2) En segundo lugar la transformación a partir de la instrucción. Para finalmente llegar a las 3) Se concluirá de acuerdo a todo lo anteriormente desarrollado.

Existe un convencimiento personal que, si una iglesia es correctamente instruida, entonces necesariamente debe ser transformada. La instrucción ayuda a conocer el propósito de Dios para la iglesia,  la transformación por ende es el resultado de alcanzar los objetivos en el plan de Dios.

Descubriendo el propósito de Dios para Su iglesia[4]

Generalmente cuando se hace evangelismo personal se le dice a las personas: Dios tiene un plan para tu vida, pero luego de formar parte de alguna institución en particular, pasan años, incluso décadas sin que esa persona sepa realmente cuál era ese plan de Dios para su vida del que tanto le hablaron. Entonces surge una pregunta ¿Será que realmente Dios tiene un plan especifico para la iglesia? Y la respuesta es contundente: por supuesto que sí lo tiene. Lo ha tenido desde antes de la fundación de todo lo creado.

El tema tiene que ver con que gran parte de los dirigentes, sin importar la denominación  que sea, no están sintonizándose con Dios, no están buscando esa dirección porque no están escudriñando las escrituras y por tal razón no han comprendido que es lo que Dios quiere para sus iglesias, no han descubierto hacia donde Dios quiere llevarlos.

Rick Warren en su libro Una Iglesia con Propósito dice: “Dirigir a su congregación a través del descubrimiento de los propósitos del Nuevo Testamento para la iglesia es una aventura excitante. Los líderes sabios comprenden que las personas aceptaran verbal y mentalmente lo que se les dice”.[5]

Dios tiene un plan para bendición

El apóstol Pablo en la carta a los efesios revela los propósitos que Dios tiene para su iglesia. Uno de esos propósitos es: bendecir a la iglesia que ha sido comprada con la sangre de Jesucristo.

Luego de su cálido saludo Pablo en el versículo tres dice:

3Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, [6]

Por el vocablo griego utilizado por el apóstol Pablo al inicio del verso tres: eúlogethós  puede entenderse que lo que él sugiere es una alabanza a Dios. Más que una doxología es un cántico de adoración al Padre. Una bendición que abarca a las tres personas de la Santa Trinidad. Toda eúlogía, es decir, toda bendición para la iglesia dada por parte de Dios es por medio de su hijo Jesucristo. El origen de todas las bendiciones que la iglesia puede recibir esta en Dios, pero se alcanzan a través de la unión con el Hijo.

La humildad de Pablo se pone de manifiesto en esta declaración, reconociendo a Dios como el autor de las bendiciones y a su vez enseña a la iglesia cual debería ser su actitud ante la primera persona de la Trinidad. La adoración como resultado de la gratitud por las múltiples bendiciones recibidas. La bendición ha estado manifiesta como parte del plan divino en todo tiempo. Desde antes de la fundación del mundo Dios había elegido a Su iglesia. En tiempo presente la redime y en el futuro esta guardada una herencia que ha sido prometida.

La adoración a Dios se da como resultado de la gratitud por las múltiples bendiciones recibidas.

Dios se ha propuesto bendecir a sus hijos y la respuesta debería ser la adoración a Él. John Piper en uno de sus artículos dice respecto de la adoración dice:

La adoración es un sentimiento interno y una acción externa que refleja la excelencia de Dios; y el sentimiento interno es la esencia, porque Jesús dijo, “Este pueblo de labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, en vano me adoran”. La adoración es vana, vacía, nada, cuando el corazón está insensible; y creo que es posible describir la experiencia del corazón en la adoración. En general, hay tres maneras como el corazón puede responder en adoración a Dios, y usualmente se pueden sobreponer y coexistir.[7]

Las bendiciones de Dios, sigue diciendo el apóstol Pablo son espirituales en los lugares celestiales. Esta clase de bendiciones han de entenderse como lo que se recibe de parte de Dios por medio del Espíritu Santo. No deben verse como bendiciones materiales ni bendiciones venideras, más bien como parte de la vida espiritual que el creyente vive en unión con Cristo.

Así mismo los lugares celestiales no deben entenderse como un lugar físico, “indica que estas bendiciones espirituales son celestiales en cuanto a su origen, y que desde el cielo descienden a los santos y creyentes en la tierra”[8] ya que anteriormente se ha dicho que es Dios la fuente de tales bendiciones. La justicia de Dios, la posición en Cristo, el poder que otorga a Su iglesia es producto de tal bendición.

La justicia de Dios, la posición en Cristo, el poder que otorga a Su iglesia es producto de las bendiciones espirituales.

[1] Biblia de Estudio Plenitud, Reina y Valera revisión del 60, (Editorial Caribe: Nashville, Tennessee, EUA, 1194).

[2] En este escrito no se pretende analizar ni la autoría de la Epístola como tampoco la fecha y el lugar de envío de la misma. Se aceptará a Pablo como el autor de la carta y a la iglesia establecida en Éfeso como sus destinatarios.

[3] En el segundo viaje misionero de Pablo delega a Priscila y Aquila para que permanezcan en Éfeso, presumiendo que fueron ellos los fundadores de aquella iglesia (Hechos 18:26). Luego Pablo durante su tercer viaje misionero después de recorrer varias ciudades de Asia Menor estableció a la iglesia de Éfeso. Siendo Éfeso una de las ciudades donde Pablo permaneció por más tiempo. Éfeso fue una ciudad muy reconocida por ser un importante centro político, educativo y comercial. Además estaba plagada de construcciones impresionantes tales como el templo a Artemisa, el cual es considerado una de las siete maravillas del mundo antiguo. Artemisa para los griegos era la diosa de la fertilidad, lo mismo que para los romanos quienes la llamaban Diana. Era a esta diosa a quienes los efesios rendían cultos paganos, con sacerdotisas quienes se prostituían dando paso a grandes orgías.

[4] La definición que iglesia que será utilizada en este escrito es la que Wayne Grudem describe como: comunidad de todos los verdaderos creyentes de todos los tiempos. Es la comunidad de todos los que son verdaderamente salvados. Según Wilton M. Nelson ekklesi,a es un sustantivo que en la antigüedad se refería a la reunión pública generalmente de orden político de los que respondían al mensaje del heraldo. En LXX es empleada para traducir la palabra hebrea qajal, que significa congregación. Ya en el NT da la idea de ambos significados, y combinado se dice entonces que es el pueblo o congregación de los llamados de Dios.

[5] Rick Warren, Una iglesia con propósito, (Editorial Vida: Miami, Florida, 1998), 102.

[6] Todos los textos bíblicos han sido tomados de la versión Reina-Valera del año 60, a menos que se indique lo contrario.

[7] John Piper, Deseando a Dios, (Recursos teocéntricos del ministerio de John Piper), 12.

[8] William Hendriksen, Comentario al Nuevo Testamento: Efesios, (Libros Desafío: Gran Rapids, Michigan, 1984),60.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s