untitled

Introducción

Hace unos días vi una película que trata de un caso real. La película se llama Manos Milagrosas, la historia de Ben Carson. Trata de un niño negro en épocas donde en los USA los negros no eran tan aceptados. En tiempos donde estaba álgida la lucha racial. El niño se mudó de ciudad y cuando empezó a estudiar en su nueva escuela era el más rezagado de su clase. Las calificaciones más bajas de la clase pertenecían a Beny, como le decía su madre. Ben además de tener problemas escolares, tenía dos obstáculos mas que vencer, primero, era hijo de una madre soltera. Su hermano mayor y él vivían solos con mamá porque su padre los había abandonado. Y segundo, tenía problema para controlarse. De pronto, cuando se enojaba sufría de ataques de ira. Era violento, e irracional.

Cierto día la madre de Ben se dio cuenta que su hijo tenía problemas de visión. Lo comprobó poniéndolo a leer a cierta distancia pero Ben no podía ver. Una de las respuestas a sus malas calificaciones fue esa precisamente, que Ben tenía problemas de la vista. Su madre no tardó mucho en reunir el dinero y resolvió el problema. A partir de ahí Ben empezó a mejorar sus notas. Cada prueba que la maestra realizaba iba comprobando la mejoría del chico. Mucho ayudó las palabras de la madre de Ben. Porque constantemente estaba incentivando a sus dos hijos para que estudiarán. Ella era analfabeta y sabía la desventaja que representaba, sumado al color de su piel. El analfabetismo fue uno de los mejores secretos guardados por su mamá. Además de una profunda depresión que callaba, la cual había sido provocada por el abandono de su pareja, el padre de los niños.

Un día mientras limpiaba la casa de un ex profesor universitario, viudo, ella notó que aquel hombre tenía una enorme habitación llena de libros. Para donde volviera la mirada, habían libros. Aquel hombre poseía una biblioteca personal de dos niveles. Todo esto llamó la atención de aquella madre y con un poco de temor y sorpresa le preguntó al profesor: ¿ha leído todos estos libros? A lo que él le respondió: la gran mayoría. No daba crédito a la respuesta del profesor. Aquella experiencia la hizo pensar en sus hijos. De inmediato pensó en lo benefico que sería para sus hijos si ellos cultivaran el habito de la lectura. Determinó que a partir de aquel día sus hijos no verían más televisión. Qué podrían ver TV solo dos horas a la semana de programas seleccionados. Por supuesto tal decisión no cayó en gracia a sus hijos. Cómo podrían pasar su tiempo sin ver televisión. Ben le preguntó: si no veremos televisión que haremos con todo el tiempo libre. A lo cual su madre le dijo: que bueno que preguntes eso. Lo que harán de aquí en adelante es: ir a la biblioteca y leer dos libros semanales, sumado a que entregaran un reporte de lectura. Cada vez que vayan y lean me contarán lo que leyeron. Ellos no estaban de acuerdo con aquella decisión. Pero aquella simple mujer tenía visión, y les dijo:

SI SE PREPARAN BIEN, MUY PRONTO EN LUGAR DE ESTAR VIENDO LA TV, SERÁN A USTEDES A QUIENES TODO EL PAIS ESTARÁ VIENDO.

Esto motivó a Ben y a su hermano a conocer más sobre literatura, música, arte, etc. La madre no se quedó atrás y le pidió al profesor que le enseñara a leer. Ella practicaba sus clases con la lectura de la Biblia. Rápidamente aprendió a leer. Ben y su hermano crecieron cultivándose. Su esfuerzo trajo frutos. Ben pasó de ser el estudiante con las notas más bajas a ser el estudiante con las notas más sobresalientes. Fue reconocido a nivel de toda la escuela. Todo esto lo llevó a estudiar medicina a una universidad prestigiosa de USA gracias a una beca que ganó por sus notas. Todo esto lo logró gracias a la influencia positiva de su madre. Ella no se cansó de motivar a sus hijos para que estudiarán. Los llevaba a la iglesia, les enseño a orar. Los crió de la forma que iba forjando buenos principios en sus hijos. Es evidente que el trabajo de aquella madre poco a poco iba cosechando buenos frutos. De aquí podemos sacar una semilla para sembrar en nuestras vidas:

“LA BUENA SIEMBRA QUE HAGAMOS LOS PADRES EN NUESTROS HIJOS SIEMPRE TRAERÁ BUENAS COSECHAS”

Nuestra responsabilidad como padres es forjar a nuestros hijos para que enfrenten con integridad la vida. Para que sepan cómo enfrentarse al día sin tener temor al fracaso. No solo en el área académica sino también en el área espiritual. Cuando los padres dejamos de realizar esa tarea graves consecuencias pueden llegar a nuestras vidas y a las vidas de nuestros hijos, principalmente. Tal como ocurrió a los hijos de Israel luego que la generación de Josué y Caleb muriera.

“Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel. Jue 2:10”.

Cuando lees esto en la Biblia sin prestar atención al mensaje, estoy seguro que no verías lo dramáticas que pueden ser estas palabras. La generación que Moisés sacó de Egipto pereció en el desierto por incrédulos. La generación de Josué y Caleb entró a la tierra prometida. Pero la generación siguiente, prácticamente no conoció a Dios. Entraron a la tierra prometida pero desconociendo al artífice de todo. Prácticamente desconocían el trasfondo de su estancia en aquel lugar. No conocían su origen, sus raíces, y menos aun, quien era Dios para ellos.

Al observar esto de inmediato nos tenemos que preguntar ¿por qué toda aquella generación nueva no conocía a Dios, Sus Obras, y Su Ley? ¿Quién fue el responsable de que toda aquella generación desconociera a Jehová? ¿Quién dejó de hacer su trabajo? ¿Quién no hizo lo que debía hacer? ¿Dónde se estancó el mensaje y por qué no llegó a los hijos? La respuesta apunta directamente a los padres de aquella generación.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s