Introducción

Gran discusión se generó hace unos domingos en la iglesia por causa del tema que se compartió. “El pecado que no quedó oculto” fue el punto central de la clase. Hubieron diversas opiniones al respecto. Algunos opinaban a cerca de la severidad con la que Dios había actuado respecto a Acán y su familia. Les parecía que Dios había sido muy duro en la manera que los había juzgado. Otros decían lo contrario. Que Dios había actuado de acuerdo a su carácter justo. Que no había hecho más que lo que debía hacer. Que si Acán había desobedecido la ordenanza divina, Dios podía juzgarlo de acuerdo a ello. Otros opinaban que Dios pretendía sentar un precedente con la manera en que había juzgado la situación. Que Él deseaba dejar claro a todo el pueblo que no toleraría ningún tipo de desobediencia. No porque fuese tirano o algo similar, sino porque Él en su Omnisciencia sabe la repercusión que existe para Sus hijos cuando se contaminan con lo que a Él le desagrada. Dios conoce que la tendencia de quienes desobedecen sus mandamientos es ir en pos de dioses ajenos. En otras palabras, la desobediencia puede terminar en desviación del propósito divino.

ANTE+DIOS+EN+EL+JUICIO+PARTICULAR+TENIENDO+COMO+ABOGADO+A+NUESTRO+SEÑOR+JESUCRISTO++MENSAJESDEDIOSALMUNDO.BLOGSPOT

Sin embargo, hubo una opinión que me atrajo poderosamente la atención. Alguien comentó: que bueno que Dios ya no actúa de la misma manera que entonces, si no, cómo nos iría. Entonces de inmediato se me prendieron los focos en mi mente y me hice las siguientes preguntas: ¿Qué ocurriría si Dios nos expusiera delante de todos como lo hizo con Acán? ¿Cómo viviría la iglesia si Dios nos juzgara de la misma manera que lo hizo con él? ¿Cuántos asistentes tendría la iglesia si Dios revelara las verdaderas intenciones que hay en los corazones? ¿Cuántos estarían vivos aún? Entonces mi propósito en este articulo es hablar sobre tres puntos específicamente. Primero, cada pecado tiene consecuencias. Segundo, la Biblia desnuda nuestro interior para arrepentimiento (Dios conoce nuestro corazón). Tercero, Dios nos expondrá a todos en un día futuro pero hoy es paciente. Antes de desarrollar este articulo nos contextualizaremos sobre la situación de Acán, especialmente por aquellos que no conocen su historia.

Contexto

Acán y su familia eran parte de la nueva generación de israelitas que estaban próximos a ingresar a la tierra prometida. Pertenecía a la tribu de Judá (Jos 6:1). Acán es mencionado en la Biblia por desobedecer a Dios. Cada uno de los pasajes que citan su nombre menciona su falta (Josué 22:20; 1Cr 2:7). Pero ¿Qué hizo Acán? El pueblo de Israel como se ha dicho, habían iniciado la conquista de Canaán. Habían tomado ya la ciudad de Jericó y ahora se enfilaban a tomar su segunda ciudad, Hai. Sin embargo, Jehová había sido muy claro en cuanto a que podía y que no podía hacer su pueblo durante esta empresa. Dios les dijo: Y será la ciudad anatema a Jehová, con todas las cosas que están en ella; solamente Rahab la ramera vivirá, con todos los que estén con ella, por cuanto escondieron a los mensajeros que enviamos. Pero vosotros guardaos del anatema; ni toquéis, ni toméis alguna cosa del anatema, no sea que hagáis anatema el campamento de Israel, y lo turbéis. Más toda la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro, sean consagrados a Jehová, y entren en el tesoro de Jehová. He subrayado a propósito el numero de veces que Dios repite que tanto la ciudad como las cosas son consideradas para Él anatema.

Anatema tiene dos connotaciones opuestas, por un lado puede entenderse como ofrenda dedicada a Dios (Lc 21:5 “ofrendas volitivas”) como también puede significar maldición. El anatema es el botín que se obtiene de una guerra pero debe ser destruido completamente por considerarse maldito. Dios consideraba a Jericó una ciudad maldita, al igual que todo lo que estaba dentro de sus muros. Personas, cosas, animales, casas, todo, ante los ojos de Jehová era maldito. La razón la encontramos en Dt 9:4,5 Dios repite dos veces que aquellas ciudades, aun cuando son mas grandes y poderosas serán echadas por causa de su impiedad. Además para confirmar el pacto hecho a los patriarcas, Abraham, Isaac, y Jacob. La impiedad de Jericó y todas aquellas naciones era básicamente su veneración a dioses extraños y el culto que les rendían. Las practicas sexuales, así como también los sacrificios crueles de bebés primogénitos a sus dioses, eran algo detestable para Dios. Por eso y muchas otras practicas que no puedo ahondar en este articulo, Dios consideraba a aquellas ciudades como malditas y por esas practicas debían ser expulsados completamente de la tierra que Dios prometió a Israel. Israel no podía dejar a nadie de esas ciudades cohabitar con ellos para que no fueran desviados de Dios a causa de sus creencias. No podían emparentar, ni comulgar con ninguna de sus practicas. Debía vivir al margen de esos pueblos.

Después de todos estos antecedes descritos, es mas fácil entender lo grave del pecado de Acán. Dice la Biblia que Acán desobedeció a Dios tomando parte del botín y esto encendió la ira de Dios contra los hijos de Israel (Jos 6:1). En la antesala de la conquista de Hai, Acán trajo maldición a todo el pueblo. Su pecado trajo derrota a los ejércitos israelíes. Josué, el líder, contrariado por la derrota sufrida, y desconociendo lo que Acán había hecho, cuestionó a Dios: ¡Ah, Señor Jehová! ¿por qué hiciste pasar a este pueblo el Jordán, para entregarnos en las manos de los amorreos, para que nos destruyan? ¡Ojalá nos hubiéramos quedado al otro lado del Jordán! ¡Ay, Señor! ¿Qué diré, y que Israel ha vuelto la espalda delante de sus enemigos? (Jos 7:7,8). Entonces Dios le respondió: levántate, ¿por qué te postras así sobre tu rostro? Israel ha pecado, y aun han quebrantado mi pacto que yo les mandé; y también han tomado del anatema, y hasta han hurtado, han mentido, y aun lo han guardado en sus enseres (Jos 7:10).

En otras palabras, Israel había sido derrotado por la desobediencia de un hombre, Acán. Josué comenzó su labor detectivesca y rastreó dentro de todas las familias al responsable de tal pecado. Las investigaciones lo llevaron hasta la residencia de Acán. Confrontado por Josué, Acán confesó su falta: verdaderamente yo pecado contra Jehová el Dios de Israel, y así he hecho. Pues vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno, y doscientos siclos (doscientas monedas) de plata, y un lingote de oro de peso de cincuenta siclos (medio kilo), lo cual codicié y tomé; y he aquí que esta escondido bajo tierra en medio de mi tienda, y el dinero debajo de ello (Jos 7:20,21). Lo único que restaba a Josué era encontrar el cuerpo del delito. Una vez encontrado, Dios emitió su sentencia. Acán debía ser ejecutado. Fue apedreado y quemado él, su familia y el objeto de su pecado (7:25). Y como venía siendo costumbre, levantaron un montón de piedras para sentar un precedente dentro de todo el pueblo de Israel. Ahora, ves el por qué de los comentarios diversos emitidos durante la clase dominical.

Veamos algunas conclusiones que podemos sacar para luego ver los siguientes puntos: un pecado cometido por un solo hombre afectó a todo el pueblo. Un pecado no confesado repercutió en el infractor y en toda la familia. Dios no pudo ser burlado por muy bien escondido que tuviera su pecado Acán. La condena no fue injusta dado que Dios había sido muy claro respecto a lo que Israel no debía hacer. Dios nunca es injusto cuando disciplina. Todo pecado siempre acarrea consecuencias. Cuando Dios nos confronta es correcto enfrentar nuestras faltas. En el siguiente articulo veremos los tres puntos mencionado en los prolegómenos, mientras tanto haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

2 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s