En el articulo anterior vimos que la falta de visión y el celo ministerial o posicional son dos causas que acarrean críticas a los líderes de parte de sus seguidores.   Además vimos que estas dos causas generan dudas y problemas al punto que esto puede derivar en divisiones. En este artículo veremos otra de las causas que originan criticas al liderazgo por parte de sus seguidores.

Temor a los cambios

El temor a los cambios es sin lugar a dudas uno de los objetos que mas crítica genera dentro de los grupos, asociaciones, organizaciones e iglesias. Siempre que existe una idea nueva, o posibilidad de cambio, se sabe de antemano que estará sujeta a cuestionamientos, críticas e inquietudes por parte de los seguidores. Por lo general un cambio nunca es bien recibido. La sola idea de alterar o quitar algo de lo que se ha venido haciendo por años genera un gran desafío para los líderes. Antes de llevar a cabo un cambio, uno de los primeros obstáculos a franquear son las criticas. Surgen muchas preguntas tales como: ¿Por qué hemos de cambiar las cosas, si siempre lo hemos hecho así y nos ha funcionado? O: ¿Cuánto nos va costar estos cambios? ¿por qué cambiaremos si estamos bien así?

Girl before a white door in fear of the unknown

Andy Stanley dice que: “Cada vez que alguien trata de producir cambio, esto toca las inseguridades de aquellos que se habían acostumbrado a la forma en que son ahora las cosas, y siempre han sido”.[1] Sin embargo en un mundo tan cambiante y revolucionario, donde día con día los seres humanos se despiertan conociendo como la tecnología va cambiando desde lo más sofisticado hasta lo más común, no pensar en hacer cambios, es condenar a muerte los ministerios, las empresas, etc., que desean desarrollarse. “Quienes no permanezcan al tanto de los cambios rápidos –dice Hanz Fizel– pueden llegar a ser obsoletos”. [2] Pensemos en un medico obstetra que lleva años ejerciendo su profesión, y decide en pleno siglo XXI, no hacer uso del ultrasonido, sino que prefiere continuar evaluando a sus pacientes como se hacía hace 20 años atrás. O a ingenieros o arquitectos que no hacen uso de programas de computación como Autocad, o Civil, o Etabs, para llevar a cabo sus proyectos, seguramente que ambos profesionales estarán condenados al fracaso.

En las propuestas que se presentan, se critica las razones que promueven el cambio, se critica el hecho de que si son o no necesarios dichos cambios. El miembro de una iglesia local sabe que al momento de realizar cambios de cualquier tipo, será necesaria la inversión tanto de recursos económicos como recursos humanos y materiales. Y es en ese punto específicamente donde más duele a la hora de realizar los cambios. La falta de interés por participar y la falta de deseo de aportar generan grandes interrogantes. Las críticas a los cambios también ponen de manifiesto que dentro de las iglesias locales o grupos empresariales existe demasiado tradicionalismo. Es casi impensable pero es una realidad que la iglesia del siglo XXI o algunas empresas aun estén defendiendo los mismos errores cometidos por los fariseos en el tiempo de Jesús. Malcolm Smith respecto a los fariseos y su actitud tradicionalista dice que “los fariseos guardaban la ley para ser aceptados por Dios; sin que importe cuán justa sea la meta, no se puede llegar a Dios guardando los mandamientos y cumpliendo con las leyes ceremoniales.

odres-de-vino-filosofia-callejera-paradigmas

Fue contra esa forma de religión que Jesús pronunció sus más airadas palabras.[3] Esta actitud celosa de la ley se convirtió en fariseísmo[4]. De igual manera surge el legalismo, “el legalismo es una actitud. Aunque comprende el código, el motivo y el poder existen objetivamente, la actitud es enteramente subjetiva. Una actitud legalista va dirigida, desde luego, hacia un código dado. Su motivación está equivocada”. [5] En Lucas 5, Jesús cuenta una parábola en medio de un cuestionamiento sobre el ayuno que sus discípulos no realizan. En los versículos 37 en adelante dice:

37Ni echa nadie vino nuevo en odres viejos. De hacerlo así, el vino nuevo hará reventar los odres, se derramará el vino y los odres se arruinarán. 38Más bien, el vino nuevo debe echarse en odres nuevos. 39Y nadie que haya bebido vino añejo quiere el nuevo, porque dice: “El añejo es mejor.”

Debo aclarar que no profundizaré en este pasaje, pero si tomaré específicamente algunos detalles del mismo para comprender el tema de las criticas por temor a cambiar.

Jesús es un perfecto modelo de lideres que enfrentan criticas a causa de los cambios. Como es sabido, Jesús introdujo una enseñanza nueva, presentó las buenas nuevas del Reino, es decir el Evangelio de Dios. Sus acciones, sus palabras rápidamente encontraron eco delante de aquellos hombres que como citamos antes eran extremadamente tradicionalistas y apegados a la letra. Jesús ante los señalamientos que recibió en el contexto a este pasaje por parte de sus detractores, enseña que es necesario que exista una renovación de pensamiento. Nos enseña además, que no pueden existir al mismo tiempo, y el mismo lugar, una idea nueva y una mente cegada al cambio. Una idea nueva en una mente vieja son excluyentes. El vino nuevo, es decir la nueva enseñanza, no puede ser puesta en odres viejos, esto es, en personas tradicionalistas que se niegan a cambiar. No se puede porque las personas que se resisten al cambio no logran ver mas allá de las ideas del líder. No alcanza a ver hacia donde están apuntando los dirigentes. Su mente arcaica no les deja ver las ventajas de los cambios.

Jesús lo confirma esta explicación al final del vero 39, cuando dice: El añejo es mejor. “El v. 39 es un comentario sobre el ultra conservatismo, el tradicionalismo arraigado e inflexible de los fariseos y sus seguidores. Estaban constantemente diciendo: “Lo antiguo es bueno”. Bajo esa idea, rechazaban la enseñanza “nueva”, vivificante, fresca, de Jesús”.[6] En una mente aferrada al tradicionalismo no existe la posibilidad de cambios, “los religiosos tienen una pasión por lo antiguo. El problema de los fariseos era que todo lo de Jesús era tan absolutamente nuevo que, sencillamente, no lo podían asimilar. La mente acaba perdiendo la flexibilidad para aceptar ideas nuevas.[7]

Y así sucede hoy día. Los adultos y ancianos, aun piensan que los métodos antiguos para hacer iglesia siguen funcionando. Aun no han contemplado los cambios en la manera de pensar de las personas de este siglo a las del siglo pasado. Si bien es cierto que los cambios pueden ser graduales, moderados, lentos, deben hacerse y no continuar creyendo que debemos mantenernos bajo el perfil que años atrás. Por su puesto, hay asuntos que no son cambiantes, como la doctrina en el caso de la iglesia, o la integridad y los valores, en caso de las empresas. Pero si en cuanto a las metodologías, o maneras de llevar a cabo lo que deseamos. En conclusión en este tercer punto, siempre los cambios van a generar criticas, pero si apuntan al cumplimiento de la visión propuesta, no tienen porque detenerse. Lo mejor es que estos cambios no siempre sean de golpe, sino graduales para evitar dañar lo menos posible a los demás.

[1] Andy Stanley, Visioingeniería, Trad. Andrés Carrodeguas, (Editorial Unilit: Miami, Florida, USA, 2001), 153.

[2] Hans Finzel, Lideres competentes, (Editorial Las Américas: Puebla, México, 2005), 149.

[3] Malcolm Smith, Agotamiento espiritual, Trad. Luis Bernal Lumpuy (Miami FL.: Editorial Vida, 1990), 28.

[4] El Fariseísmo fue una respuesta ideológica que procuraba defender sus tradiciones y sus convicciones a costa de todo. Fue la manifestación extremista del cómo se sostenían los valores que Moisés había ordenado en la Ley.

[5] Charles C. Ryrie, La gracia de Dios, Trad. José Flores Espinosa (Grand Rapids, Michigan: Editorial Portavoz, 2011), 92.

[6] William Hendriksen, Comentario al Nuevo Testamento: Lucas, (Libros Desafío: Grand Rapids, Michigan, USA, 2002), 231.

[7] Willian Barclay, Comentario al nuevo testamento, tomo IV, 37

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s