Introducción

Mi padre a sus 70 años tiene tantas anécdotas que bien puedes pasar sentado junto con él por horas y no te cansarías de escucharlo. Por su puesto, a su edad, ya le cuesta recordar que en mas de una ocasión me ha contado las mismas anécdotas, de igual forma eso no me importa mucho, al contrario, me encanta escucharlo. Escucharlo me sirve para conocerlo mas y para grabarme un bello recuerdo de él para cuando ya no lo tenga conmigo. Pero no es de mi padre que quiero hablarte en este articulo, mas bien de una de sus muchas anécdotas.

Mi padre trabajó por muchos años construyendo caminos rurales. Un buen numero de aldeas y caseríos se beneficiaron con el trabajo que él y la institución donde laboró casi 25 años realizaron. Me cuenta que en una de sus muchas andanzas llegó a una aldea que en apariencia era igual que muchas otras aldeas donde había estado. Sin embargo no lo era. Tenía una peculiaridad, el índice de población masculina no rebasaba el 2%. Si, leíste bien, el 98% de los habitantes de aquel lugar estaba compuesto en su mayoría por mujeres. El 2% a penas se ajustaba bebés, o niños o adolescentes y algunos ancianos. Literalmente no había hombres en aquella comunidad.

un-grupo-de-migrantes-que-atraves-la-frontera-sur-de-mxico-en-busca-del-sueo-americano-en-estados-unidos

¿Qué sucedía? los esposos y algunos jóvenes habían viajado a Estados Unidos para alcanzar el sueño americano. Dadas las condiciones económicas de nuestro país y muchos otros en Latinoamérica, la gran mayoría de hombres deciden viajar a USA para “mejorar las condiciones de vida de la familia”. En su odisea deben dejar solas a sus esposas, novias, prometidas o madres, en el caso de los jóvenes solteros. Algunos se van por muchos años. Su ausencia se siente. Existen hijos que prácticamente no conocen mas que en fotografías a sus padres pues los dejaron cuando eran unos bebés. Esto es lo que estaba ocurriendo en esta aldea. Narra mi papá que habían casas muy bonitas, algunos carros de años recientes parqueados en esas casas, mujeres bien vestidas, pero sin esposos a quienes pudieran lucirles sus vestimentas. Además habían niños con buenos juguetes, pero sin un padre que les hiciera cariño.

Este articulo…

Pensando en estas circunstancias, que por cierto no son exclusivas de esta aldea, decidí escribir este artículo. El cuál está dirigido a esas mujeres que tienen que afrontar la vida familiar solas. Que logran realizarse como madres pero se sienten insatisfechas como esposas. Que educan a sus hijos cumpliendo dos roles, siendo madre y padre a la vez pero están incompletas por causa de la ausencia de sus esposos. Que logran llenar su casa con alimentos, muebles, aparatos electrodomésticos pero siguen careciendo de un hogar. En aquellas esposas que extrañan las caricias de sus esposos, sus cuidados, su protección, y su amor. Pensando en aquellas esposas que aun cuando no estuvieron completamente de acuerdo en que su esposo partiera, estuvieron dispuestas a sacrificarse ellas mismas por “el bien de la familia”. Pensando en aquellas mujeres que al igual que los hombres tienen necesidades fisiológicas que desean satisfacer y no pueden porque su pareja las dejó abandonadas.

Ahora, ¿Exactamente qué es lo que deseo con este escrito? Quiero responder tres preguntas que a mi criterio la gran mayoría de mujeres que están bajo esta condición se han hecho mas de una vez. Y mencionar además algunos peligros que corren las mujeres que llevan muchos años viviendo sin su esposo.

Primero ¿Debe una mujer seguir sujeta a su esposo como ordena la Biblia aunque él no este presente?

Quiero responder esta pregunta con mucha sabiduría y para ello no puedo hacerlo emitiendo opiniones propias, sino analizando lo que la Biblia dice. Por ello quiero responder esta pregunta dirigiendo en tres partes.

Primero, Dios no diseñó matrimonios a distancia

Dios no diseñó matrimonios que vivan a distancia. La Biblia dice que cuando Dios instituyó el vinculo matrimonial dijo: por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser (Gn 2:24). Ahora observe que Dios esta demandando romper el nexo familiar de origen para empezar uno nuevo. Ambos cónyuges renuncian a los lazos familiares de origen para formar una nueva familia. Se separan físicamente, no emocionalmente de sus padres para ahora ellos unirse y ser un solo ente. Me gusta que la NVI diga que los dos se funden en un solo ser. Entonces originalmente y divinamente Dios no considera apropiado ni es su mandato que los matrimonios sean a distancia. O como dijo el apóstol Pablo, no se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y sólo por un tiempo, para dedicarse a la oración. No tarden en volver a unirse nuevamente; de lo contrario, pueden caer en tentación de Satanás, por falta de dominio propio (1Cor 7:5). Es decir entonces que una pareja no puede estar viviendo a distancia porque esta expuesto a tentación (respecto a esto hablaremos mas adelante). Ambos cónyuges deben satisfacer sus deseos fisiológicos. Y deben hacerlo mutuamente. Vivir apartados uno de otro promueve la búsqueda de otras personas para la satisfacción de esos deseos.

En el siguiente articulo daremos las siguientes dos respuestas a esta pregunta y veremos las siguientes preguntas que hemos propuesto, mientras tanto tu haz lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s