LA CORRUPCION NO ES EXCLUSIVA DE UN SECTOR

Corrupción 27A

 

Tal parece que el tema central de las conversaciones en todos los sectores de nuestro país, es la corrupción que emana desde el mismo corazón de nuestro gobierno. Principalmente, por todas las noticias que hemos estado viendo diariamente y donde los principales actores son el ex-presidente y la ex-vicepresidenta de la República de Guatemala. Sumado a que el principal lema de las campañas políticas tienen que ver con el mismo tema. Las promesas de campaña están basadas en la necesidad urgente de terminar con la corrupción dentro del gobierno. Los aspirantes dicen en sus grandes vallas: “NO MAS CORRUPCIÓN”, “FUERA LOS CORRUPTOS”, “LIMPIEMOS A LOS CORRUPTOS”, etc. No se habla de otra cosa mas que de la corrupción que existe dentro de los tres poderes políticos del país, el ejecutivo, legislativo y el judicial.

 

Pregunto ¿Son los ex mandatarios de la nación los únicos corruptos del país? O ¿Existe corrupción en otras instancias de gobierno, o de la sociedad, o en la familia o en la iglesia?

¡Por supuesto que no!

 

La corrupción es un cáncer que abarca al país entero. Se ha entrañado en todos los sectores de la sociedad. Esta presente en muchas áreas de nuestra vida. Se ha propagado de organismo gubernativo en organismo gubernativo y dentro de la sociedad también. La corrupción no es exclusiva de un sector, porque todos nos podemos convertir en corruptores y corruptos.

 

Como padres de familia somos corruptos cuando pagamos a un profesor para que favorezcan a nuestros hijos. Cuando damos sobornos para que estén dentro del cuadro de honor, para que sean elegidos como abanderados o ganen algún concurso en el que participen. Cuando lo coaccionamos para que decida a favor de nuestros hijos.

 

Como estudiantes somos corruptos cuando alzamos nuestros ojos por encima de los hombros de algún compañero mientras estamos en un examen en la escuela, el colegio o la universidad para copiarle las respuestas. Somos corruptos cuando nos valemos de medios ilegales para aprobar cursos o hacemos mal uso de medios para realizar trabajos de investigación, o plagiar información con derechos de autor. Somos corruptos cuando queremos graduarnos sin habernos esforzado para lograrlo. Como profesores somos corruptos cuando nos prestamos a vender exámenes, o hacer favores ilegales a estudiantes a cambio de retribución económica.

 

Como negociantes somos corruptos cuando vendemos un producto a precios desorbitantes. O cuando vendemos productos defectuosos. O cuando nos enriquecemos con negocios que no declaran sus impuestos. O cuando cuando obtenemos grandes ganancias con productos que dañan las vidas de otros. Somos corruptos cuando nos prestamos a negociar con productos que son de dudosa procedencia.

 

Como ciudadanos somos corruptos cuando le damos a un policía un incentivo para que no nos multe cuando hemos infringido la ley de transito. También cuando queremos comprar favores de jueces en algún juicio. Cuando pagamos para que los veredictos nos favorezcan. Somos corruptos cuando le pagamos a alguien para que no nos denuncie. Somos corruptos cuando pagamos el silencio de otras personas. O cuando a través de grandes cantidades de dinero cometemos atropellos a personas de escasos recursos. O cuando le pagamos a un juez para que le quitemos por la fuerza una propiedad a otra persona. Somos corruptos también cuando ofrecemos dinero a empleadores para que nos contraten. Somos corruptos cuando ofrecemos dinero para que nuestros tramites sean atendidos de manera inmediata.

 

Como empresarios somos corruptos cuando le pagamos a un funcionario público para que nos den proyectos a cambio de dinero. O cuando pagamos para conocer con anterioridad precios de obras que se van a licitar. O para que nos cancelen los pagos que ya nos hemos ganado con trabajo. Somos corruptos cuando le pagamos a supervisores para que aprueben trabajos de mala calidad. O cuando lo beneficiamos económicamente para que reciban los proyectos que no cumplen con las especificaciones adecuadas. Somos corruptos cuando tenemos que pagarle a un servidor publico para que atienda nuestras demandas de manera inmediata. Somos corruptos cuando hacemos negocios con criminales.

 

Pero ¿Que dice Dios sobre la corrupción en Su Palabra?

 

En primer lugar la Biblia dice que Dios no acepta corrupción, en Dt 10:17 dice: Porque Jehová vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas, ni toma cohecho. En 2 Cr 19:7 también se afirma que Dios ni acepta la injusticia, ni hace acepción de personas, y tampoco admite cohecho: sea, pues, con vosotros el temor de Jehová; mirad lo que hacéis, porque con Jehová nuestro Dios no hay injusticia, ni acepción de personas, ni admisión de cohecho.

 

En segundo lugar, Dios conoce todo lo que se hace a escondidas. Dios dice: porque yo sé de vuestras muchas rebeliones, y de vuestros grandes pecados; sé que afligís al justo, y recibís cohecho, y en los tribunales hacéis perder su causa a los pobres (Am 5:12). Además Dios no solo sabe como los jueces se dejan sobornar sino que también muchos lideres religiosos se prestan para recibir dinero también a cambio de falsas enseñanzas y falsas profecías, sus jefes por cohecho, y sus sacerdotes enseñan por precio, y sus profetas adivinan por dinero; y se apoyan en Jehová, diciendo: ¿No está Jehová entre nosotros? No vendrá mal sobre nosotros (Mi 3:11).

 

Los actos corruptivos tienen dos consecuencias principales. La primera consecuencia es la ira de Dios en contra de quienes la practican. Y la segunda, son las bendiciones de Dios para quienes no participan de ella.

 

La ira de Dios se desata contra los corruptos

 

La Biblia dice que la ira de Dios se desata contra los pueblos que se corrompen, Isaías dice: se enciende la ira del Señor contra su pueblo, levanta la mano contra él y lo golpea; las montañas se estremecen, los cadáveres quedan como basura en medio de las calles (Is 5:25). Nos preguntamos ¿por qué en Guatemala existe tanta criminalidad, injusticias, asesinatos, etc.? pero no hemos admitido cuan enraizada esta la corrupción en nuestro país. Ésta sin duda puede ser una de las razones por las cuales nuestra tierra no sana. Las cosas no mejoran mas los índices delictivos suben cada vez mas. La gran mayoría de la nación no tiene temor de Dios y cae constantemente en este pecado. Sin embargo a pesar de esto Dios en su gran amor se lamenta por el castigo que recibirán todos aquellos que practican cohecho, Dios dice: ¡Ay de… los que justifican al impío mediante cohecho, y al justo quitan su derecho! (Is 5:23). Además que existen grandes bendiciones para

 

Dios bendice a quienes no se corrompen

 

La mas grande bendición que recibiremos si no practicamos la corrupción es habitar cerca de Dios, permanecer delante de su presencia, habitar bajo su gloria eterna. El salmista David pregunta a Dios: ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿quién morará en su Monte Santo? La respuesta es la siguiente: el que anda en integridad y hace justicia, y habla verdad en su corazón. El que no calumnia con su lengua, ni hace mal a su prójimo, ni admite reproche alguno contra su vecino. Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado, pero honra a los que temen a Jehová. El que aun jurando en daño suyo, no por eso cambia; quien su dinero no dio a usura, ni contra el inocente admitió cohecho. El que hace estas cosas, no resbalará jamás (Sal 15). Delante de aquel quien se denomina como fuego consumidor, hoguera eterna, habitaran: sólo el que procede con justicia y habla con rectitud, el que rechaza la ganancia de extorsión y se sacude las manos para no aceptar soborno (Isa 33:15a). Solo quien no participe de este pecado morará en las alturas; tendrá como refugio una fortaleza de rocas, se le proveerá de pan, y no le faltará agua. Tus ojos verán al rey en su esplendor y contemplaran una tierra que se extiende muy lejos (Isa 33:16).

 

 

En conclusión la corrupción no es un tema exclusivo de un grupo solamente. Se puede ver y practicar en cualquier ámbito. Los actos de corrupción no son exclusivos del ex presidente y la ex vice presidenta del país, tampoco es exclusivo del congreso de la republica y menos de las autoridades judiciales. La corrupción se da en todos los niveles de nuestra sociedad. Lo que si es exclusiva es la decisión que cada uno debe tomar en cuanto a este problema. Exigimos cambios a otros pero pocas veces nosotros queremos empezar a hacer la diferencia. Decidamos erradicar este cáncer empezando cada uno hacer su parte. Y orando para que cada vez seamos mas honestos en cada unas de las cosas que realizamos cotidianamente.

 

Me despido no sin antes decirte: haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.