En el articulo anterior vimos la situación actual del mundo en el que vivimos, el desafío que representa esta circunstancia para la iglesia y comenzamos a ver el contenido del mensaje que Cristo predicó. Ahora continuemos con los dos elementos necesarios para que toda persona pueda entrar al Reino de los Cielos.

El pecador necesita arrepentirse

 

Ciertamente el Reino de Dios se ha acercado, ese es el anuncio principal de Cristo, esa es la Buena Noticia para el mundo entero, pero también parte de ese mensaje es el arrepentimiento. Jesús explica que toda persona que desee entrar en el Reino de Dios necesita primeramente arrepentirse. Pero ¿de qué necesita arrepentirse el mundo? ¿Cuál es el arrepentimiento que deben experimentar las personas para entrar en el Reino de Dios? Antes de responder estas preguntas lo primero que debe decirse es que nadie puede arrepentirse de algo sino esta convencido que es culpable. Mientras una persona no reconozca su culpabilidad jamás podría reconocer tampoco su necesidad de perdón. La Biblia dice que las personas están en franca enemistad con Dios por causa del pecado, y que la única cosa que recibirán como retribución de parte de Dios por esa razón es la muerte eterna. El mundo debe convencerse de su culpabilidad y de la condena que recibirán sino se arrepienten. Por ello es de suma importancia que se predique de la santidad de Dios porque a la luz de ella el hombre podrá ver cual es su verdadera condición espiritual. Entonces el hombre, una vez ha podido reconocer su condición delante de Dios, necesita arrepentirse de todo aquello que es contrario a Su Voluntad perfecta. Necesitan dar un giro de 180º en su caminar.

pecador

Ese es el punto clave que debe decirse a la hora de predicar el Evangelio y que no se esta diciendo. Muchas iglesias y muchos pastores no quieren hablar de la urgencia del arrepentimiento. No quieren decirle a su membresía que deben cambiar su estilo de vida, que no pueden continuar viviendo vidas pecaminosas y desordenadas. Primero porque ese mensaje los volverá impopulares, al ser una verdad incomoda muchos no estarán dispuestos a escucharlos y menos a cambiar. Segundo, porque la migración de la membresía representa una disminución de las ofrendas habituales que ingresan a las arcas de la iglesia. Por esas razones no se habla de arrepentimiento en muchos pulpitos. Sin embargo es urgente hacerlo porque esa es la única manera en que una persona puede entrar al Reino de Dios, libres de pecado. Una vez convencidos de pecado y arrepentidos genuinamente se abre la posibilidad de creer el Evangelio.

 

El pecador necesita creer el Evangelio

 

Lo segundo que Cristo dice en el vs 15 es que toda persona necesita creer en el Evangelio. Existen muchos pasajes que nos explican que es el Evangelio, para que sirve y cuál es el beneficio de creerlo. Primero, podemos decir que el Evangelio es Poder de Dios para Salvación a todo aquel que cree (Ro 1:16-17). En este pasaje pueden verse claramente que el Evangelio es Poder de Dios y cuyo propósito es salvar al pecador de la condena eterna por causa del pecado y que se necesita creer en él para alcanzarlo. Segundo por medio del Evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe. Tercero, habiendo creído el Evangelio Dios nos sella con su Santo Espíritu prometido para garantizarnos su unión con Él en Su Reino Eterno. a los que creen tienen vida en Su Nombre (Juan 20:31). Sin embargo aunque no todos acepten esta verdad, a algunos les parece locura (1Cor. 1:18), y a otros simplemente no puedan percibirlo, ni entenderlo (1Cor 2:14) debe seguir siendo predicado en todas partes.

el-hombre-ante-la-cruz

 

Jesús no se detuvo en una sola ciudad tratando de convencer a todos sobre Su Mensaje, mas bien se preocupó porque la mayor cantidad posible de personas lo escucharan. Algunos lo creyeron, otros no. El punto es que el Mensaje debe ser predicado con fidelidad. El mensaje no ha cambiado, sigue siendo el mismo. A pesar que muchos se han dedicado a diluirlo o adulterarlo el anuncio es el mismo. Anunciar el Reino, convencer al mundo acerca de las consecuencias que existen si persisten en seguir viviendo en pecado, exhortarlos al arrepentimiento y mostrarle cuan glorioso es creer en este Evangelio. Nunca se debe olvidar que una persona que se arrepiente genuinamente Dios puede perdonarla, aceptarla y recibirla en Su familia, pero necesita creer genuinamente que Cristo dio su vida en rescate por él y el mundo entero. De ahí a que las personas quieran o no aceptarlo es otra cosa muy distinta, la tarea es exponer la verdad bíblica y no decir lo que pensamos de forma egoísta o decir solo lo que las personas quieren oír. Eso es engañarlos, o burlarse de ellos. Es tal como si supiéramos que tienen un cáncer expandiéndose en todo el cuerpo y les dijéramos que todo esta bien, que con dos aspirinas es necesario para curarse. Así que entendamos el mensaje no ha cambiado, por esa razón seamos fieles a Su Palabra y anunciemos al mundo entero que el Evangelio es percibir el Reino de Dios en la tierra.

Me despido como siempre diciendo: Haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s