Introducción

 

La predicación del Evangelio sigue siendo una tarea necesaria en nuestros tiempos tal como lo fue en los primeros siglos. Es mas, diría que al mundo del siglo XXI le urge más todavía que le prediquen el Evangelio. Vivimos en una época en la que nuestra sociedad se ha degenerado a un ritmo acelerado. La propagación del pecado se ha aumentado en forma exponencial en nuestros días. Naciones consideradas potencias mundiales han sacado a Dios de sus gobiernos, lo han excluido de sus vidas, y han procurado convencerse que Dios no es indispensable para ninguna de ellas. Se han dado a la tarea de darle la espalda a todo lo que tiene que ver con lo puro, lo verdadero y lo correcto. Pero no solo las grandes naciones han excluido a Dios de sus vidas, un buen numero de habitantes de la tierra lo han hecho también. Sea por indiferencia, ignorancia, o las razones que sean, se han esforzado por alejarse cada día más de Él. Ciertamente pecado siempre ha existido, eso es indudable, pero nuestra generación ha encontrado cientos de maneras para convencer a muchos que el pecado no existe, que no hay verdades absolutas y que toda vez seas feliz puedes hacer prácticamente lo que desees.

preaching_web

 

El desafío es grande para esta generación

 

Ante esta cruda realidad mundial la iglesia tiene un gran desafío delante de sí. El mismo que el apóstol Pablo ponía delante de Timoteo, su hijo espiritual, predicar la Palabra, en tiempo y fuera de tiempo (2Ti.4:1-2). El mundo necesita escuchar el Evangelio de Jesucristo con urgencia. Necesitan saber una verdad absoluta que les haga volver a la senda correcta. No obstante pareciera ser que no todos los cristianos están conscientes de lo que esta sucediendo a su alrededor. O posiblemente no han entendido de esta manera lo emergente que es anunciar el mensaje de salvación a quienes no han conocido a Jesucristo aun. Con tristeza tengo que decir que si bien es cierto existe una gran cantidad de predicadores y predicaciones, muchas de los mensajes no se acercan ni un poco al mensaje puro y sin macula que Pablo tenía en mente cuando le escribió a Timoteo.

 

Por cierto que tampoco un buen numero de los mensajeros se acercan al estándar planteado por Pablo en sus epístolas pastorales. Porque mientras el mundo va en franca decadencia, erigiéndose estatuas de Satanás, como recientemente lo hicieron en Detroit, Estados Unidos, muchos de los mensajes que se están presentando son erróneos, esquivos, faltos de fundamento bíblico y teológico. Gran parte de predicadores se han centrado por hablar desde sus pulpitos sobre prosperidad, cristianismo sin compromiso, discipulado light, con tal de mantener la membresía de sus “iglesias” pero nada del mensaje que Cristo quería que escuchara el mundo. Que terrible decepción te llevas cuando escuchas a estos pseudo predicadores hablar supuestamente de la Biblia, citar un texto bíblico, y sacar de contexto el mensaje. Es precisamente por eso que el desafío que esta delante de la iglesia es grande, porque necesitamos ir de vuelta al mensaje que Cristo anunció y que sigue estando vigente para nuestras generaciones presentes y lo estará para las generaciones venideras.

 

El contenido del mensaje de Jesucristo

 

En Marcos 1:14-15 dice: después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el Evangelio del Reino de Dios, diciendo: el tiempo se ha cumplido, y el Reino de Dios se ha acercado, arrepentíos y creed en el Evangelio. Quiero destacar de estos dos versículos tres elementos que considero deberían estar presentes todo el tiempo en nuestra mente y en nuestro corazón cuando compartamos con aquellos que no conocen de Jesucristo.

ce977-jesusinstruye

 

El Reino de Dios se ha acercado

 

Por años el pueblo judío esperó al Mesías anunciado en las profecías antiguas. Cuando estuvo entre ellos no pudieron reconocerlo. El Hijo de Dios habitó entre ellos, hizo señales y prodigios, entre muchas otras cosas, sin embargo nada de esto fue suficiente argumento para que ellos pudieran darse cuenta quien era Él. No identificaron que con su llegada el Reino de Dios se había acercado, que se había inaugurado una nueva era. No entendieron que con la llegada de Cristo se descubrió la puerta de acceso al Reino de Dios, se allanó el único Camino al Padre, se descubrió la Verdad absoluta, se reveló la fuente de la Vida eterna, se abrió la fuente de Agua Viva, y se presentó la oportunidad de comer el Pan de Vida. Con la encarnación de Cristo se abrió la posibilidad que Dios mismo experimentara en carne propia, la tentación, las necesidades humanas, y los sentimientos que percibimos los seres humanos para que cada uno de nosotros supiéramos que Él puede entendernos en cualquiera de nuestras circunstancias. Entonces, nuestro mensaje debería ser precisamente lo mismo porque Cristo sigue vigente, esa inauguración del Reino que hizo no ha cesado. Aun existe la posibilidad de pertenecer a la ciudadanía eterna. Todavía hoy día se puede accesar al Reino de Dios. No obstante existen dos condiciones extremadamente importantes que deben cumplir las personas para poder recibir su credencial de la Ciudad Celestial.

En el articulo siguiente continuaremos con este interesante tema, mientras tanto, haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s