EL MENSAJE DE CRISTO NO HA CAMBIADO (1era Parte)

Introducción

 

La predicación del Evangelio sigue siendo una tarea necesaria en nuestros tiempos tal como lo fue en los primeros siglos. Es mas, diría que al mundo del siglo XXI le urge más todavía que le prediquen el Evangelio. Vivimos en una época en la que nuestra sociedad se ha degenerado a un ritmo acelerado. La propagación del pecado se ha aumentado en forma exponencial en nuestros días. Naciones consideradas potencias mundiales han sacado a Dios de sus gobiernos, lo han excluido de sus vidas, y han procurado convencerse que Dios no es indispensable para ninguna de ellas. Se han dado a la tarea de darle la espalda a todo lo que tiene que ver con lo puro, lo verdadero y lo correcto. Pero no solo las grandes naciones han excluido a Dios de sus vidas, un buen numero de habitantes de la tierra lo han hecho también. Sea por indiferencia, ignorancia, o las razones que sean, se han esforzado por alejarse cada día más de Él. Ciertamente pecado siempre ha existido, eso es indudable, pero nuestra generación ha encontrado cientos de maneras para convencer a muchos que el pecado no existe, que no hay verdades absolutas y que toda vez seas feliz puedes hacer prácticamente lo que desees.

preaching_web

 

El desafío es grande para esta generación

 

Ante esta cruda realidad mundial la iglesia tiene un gran desafío delante de sí. El mismo que el apóstol Pablo ponía delante de Timoteo, su hijo espiritual, predicar la Palabra, en tiempo y fuera de tiempo (2Ti.4:1-2). El mundo necesita escuchar el Evangelio de Jesucristo con urgencia. Necesitan saber una verdad absoluta que les haga volver a la senda correcta. No obstante pareciera ser que no todos los cristianos están conscientes de lo que esta sucediendo a su alrededor. O posiblemente no han entendido de esta manera lo emergente que es anunciar el mensaje de salvación a quienes no han conocido a Jesucristo aun. Con tristeza tengo que decir que si bien es cierto existe una gran cantidad de predicadores y predicaciones, muchas de los mensajes no se acercan ni un poco al mensaje puro y sin macula que Pablo tenía en mente cuando le escribió a Timoteo.

 

Por cierto que tampoco un buen numero de los mensajeros se acercan al estándar planteado por Pablo en sus epístolas pastorales. Porque mientras el mundo va en franca decadencia, erigiéndose estatuas de Satanás, como recientemente lo hicieron en Detroit, Estados Unidos, muchos de los mensajes que se están presentando son erróneos, esquivos, faltos de fundamento bíblico y teológico. Gran parte de predicadores se han centrado por hablar desde sus pulpitos sobre prosperidad, cristianismo sin compromiso, discipulado light, con tal de mantener la membresía de sus “iglesias” pero nada del mensaje que Cristo quería que escuchara el mundo. Que terrible decepción te llevas cuando escuchas a estos pseudo predicadores hablar supuestamente de la Biblia, citar un texto bíblico, y sacar de contexto el mensaje. Es precisamente por eso que el desafío que esta delante de la iglesia es grande, porque necesitamos ir de vuelta al mensaje que Cristo anunció y que sigue estando vigente para nuestras generaciones presentes y lo estará para las generaciones venideras.

 

El contenido del mensaje de Jesucristo

 

En Marcos 1:14-15 dice: después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el Evangelio del Reino de Dios, diciendo: el tiempo se ha cumplido, y el Reino de Dios se ha acercado, arrepentíos y creed en el Evangelio. Quiero destacar de estos dos versículos tres elementos que considero deberían estar presentes todo el tiempo en nuestra mente y en nuestro corazón cuando compartamos con aquellos que no conocen de Jesucristo.

ce977-jesusinstruye

 

El Reino de Dios se ha acercado

 

Por años el pueblo judío esperó al Mesías anunciado en las profecías antiguas. Cuando estuvo entre ellos no pudieron reconocerlo. El Hijo de Dios habitó entre ellos, hizo señales y prodigios, entre muchas otras cosas, sin embargo nada de esto fue suficiente argumento para que ellos pudieran darse cuenta quien era Él. No identificaron que con su llegada el Reino de Dios se había acercado, que se había inaugurado una nueva era. No entendieron que con la llegada de Cristo se descubrió la puerta de acceso al Reino de Dios, se allanó el único Camino al Padre, se descubrió la Verdad absoluta, se reveló la fuente de la Vida eterna, se abrió la fuente de Agua Viva, y se presentó la oportunidad de comer el Pan de Vida. Con la encarnación de Cristo se abrió la posibilidad que Dios mismo experimentara en carne propia, la tentación, las necesidades humanas, y los sentimientos que percibimos los seres humanos para que cada uno de nosotros supiéramos que Él puede entendernos en cualquiera de nuestras circunstancias. Entonces, nuestro mensaje debería ser precisamente lo mismo porque Cristo sigue vigente, esa inauguración del Reino que hizo no ha cesado. Aun existe la posibilidad de pertenecer a la ciudadanía eterna. Todavía hoy día se puede accesar al Reino de Dios. No obstante existen dos condiciones extremadamente importantes que deben cumplir las personas para poder recibir su credencial de la Ciudad Celestial.

En el articulo siguiente continuaremos con este interesante tema, mientras tanto, haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

Sola Scriptura, Solamente la Escritura

“Solamente La Escritura”

Una de las 5 doctrinas esenciales o “solas” de la Reforma Protestante es la “sola Scriptura” o Solamente la Escritura. Esto afirma la doctrina bíblica, de que solo la Biblia es la única autoridad para todos los asuntos de la fe y la práctica. La Escritura y solamente la Escritura es la norma por la cual todas las enseñanzas y doctrinas de la iglesia deben ser medidas.

En otras palabras, todo aquello que se afirma, se predique o se enseñe en asuntos de fe, debe encontrar un origen, sustento, y autoridad únicamente en la Biblia. Cuando existe ignorancia bíblica o como dice un hermano, analfabetismo bíblico y teológico, se cae en el fango del error y se arrastra a muchos otros al mismo destino. Es necesario entonces, que volvamos a la fuente, debemos sumergirnos en las profundidades del océano bíblico, escudriñar la Escritura, inquirir y vivir de acuerdo a Ella.

Es necesario, más bien urgente, conocer la Escritura por varias razones: Primero, para no seguir cometiendo más errores, segundo, evitar ser engañados por falsos maestros y falsos pastores, y falsas corrientes, tercero, para defender la Sana Doctrina y cuarto, denunciar el error.

Martin Lutero en la Dieta de Worms, defendió su postura y pidió que le fuera comprobado a través de la Escritura si él estaba en un error. Que gran desafío para la iglesia del siglo XXI. (ver el video)

LA PEDAGOGÍA DE LA VIDA.

la escuela de la vida

La vida es tan pedagógica, es una escuela donde todos los días, con cada experiencia, aprendemos grandes lecciones. A veces nos toca aprenderlas con dolor y otras de forma distinta. A veces aprendemos de manera inmediata y otras tantas veces necesitamos que nos repitan la lección varias veces hasta que aprendamos correctamente. Tristemente también es verdad que muchos en esta vida no aprendemos ni a la primera, ni a la segunda, y no aprendemos nunca, por mas que se nos repita la misma lección una gran numero de veces.

 

Por ello, en nuestras vidas necesitamos hacer pausas continuamente, detenernos por unos instantes para auto gestionarnos, evaluarnos, y reflexionar. Debemos preguntarnos ¿hacia donde nos estamos dirigiendo? ¿Cuál es el rumbo que lleva nuestra vida? También necesitamos observar con cuidado si no estamos viviendo en algún circulo vicioso o si no estamos auto destruyéndonos en relaciones mal sanas, o si no estamos insistiendo en algo que nos ha venido desgastando constantemente. La pregunta es ¿Por qué es necesario hacer todo esto? Aquí algunas razones.

 

1) Para aprender, porque si pasas por la escuela de la vida y no aprendes, no creces y tampoco maduras. Estarás siempre en el mismo lugar. No vas a crecer como persona, y estarás condenado a volverte a equivocar todo el tiempo.

 

2) Para volverte mas cauto, la vida nos permite aprender para reconocer nuestras debilidades. Ser cauteloso, no es mas que reconocer lo que te hace daño, lo que te hiere y lo que sabes que es tu punto mas débil y así no exponerte a ello. Para no correr riesgos innecesarios. Cuando eres cauto observas que estas a punto de caer en un mismo patrón de conducta, y entonces ya sabes que necesitas abandonar de inmediato.

 

3) Para tomar decisiones, las lecciones que aprendemos en la vida son para aprender a tomar decisiones, algunas fáciles y otras muy difíciles. Hay personas que no pueden romper con aquello que los lastima, los hiere, con aquello que es nocivo para su salud mental y emocional. No alcanzan a dejar lo que esta matándolos, y eso es un problema serio porque el mismo problema los arrastra. En la vida es necesario decidir y soltar lo que en apariencia es bueno aunque sea algo doloroso. Mejor es sufrir un poco de tiempo y no estar condenado al dolor por toda la vida.

 

Así que ánimo! la vida es una escuela, donde algunas veces se nos reconocerán nuestros aciertos y otras veces nos tocará pagar nuestras faltas. Mientras tanto, me despido como siempre diciendo: haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

DIOS SATISFACE NUESTRAS INSATISFACCIONES

Introducción

consumismoEl siglo XXI se ha caracterizado por su alto nivel de consumismo. Cada día vemos en la televisión o en la calle propaganda publicitaria de miles de productos que según las empresas mercadotécnicas nosotros tenemos que comprar porque los necesitamos. Y a partir de ahí nos endeudamos con tarjetas de crédito, gastamos mas de lo que podemos pagar, nos trazamos metas en función de la compra de tal o cual cosa. Nos dicen que necesitamos usar tal marca de ropa para vernos mas delgados, o mas bellos o mas altos o mas bajos, etc. Nos tratan de convencer de usar tal tipo de zapatos para poder adelgazar o para vernos mejor, o que tenemos que comprar tal tipo de carro, o producto de cocina, o de limpieza, en fin todo el tiempo están tratando de persuadirnos que si no tenemos estas cosas nosotros estamos incompletos, vacíos, y fuera de moda. Pregunto ¿pueden a caso las cosas materiales satisfacer nuestras necesidades internas?

Lo material no satisface lo interno

Existen muchas razones por las que el hombre puede estar insatisfecho en su vida. Quizás porque no ha alcanzado sus metas, o quizás porque ha llegado a cierta edad y no ha logrado obtener lo que había pensado que lograría a esa edad. Pudiera ser que la insatisfacción es porque las cosas que tienen no son las que desearía tener o no son como las hubiera deseado. Puede estar insatisfecho porque mira su alrededor y no encuentra contentamiento en lo que ya ha alcanzado. Son tantas las razones por las que una persona puede estar frustrada con sí misma.

En ese sentido, algunos se creen toda esa información publicitaria que les dice que necesitan comprar cierto producto para satisfacerse. Lo cierto es que son horas, o días, o meses para darse cuenta que lo que compraron solo provocó cierta satisfacción temporal. Que aun cuando lo disfrutaron momentáneamente el corazón sigue estando vacío. Por otro lado, algunas personas piensan que teniendo una casa, o teniendo un carro nuevo, o casándose, o teniendo un hijo, u obteniendo títulos académicos, y logros personales podrán ser felices. Centran su vida por alcanzar todo esto y el resultado sigue siendo el mismo, están vacíos dentro de su corazón. Siguen sintiendo insatisfacción personal, siguen experimentando la misma necesidad en sus vidas.

Insatisfaccion

Ninguna persona puede lograr a través de estas cosas encontrar la verdadera satisfacción personal para sus vidas. Ve a las estrellas de Hollywood, hoy casadas con una persona, al mes con otra, aseguran que han encontrado al amor de su vida y esa emoción dura un par de meses. No pueden hacer felices a nadie porque ellos no lo son. Vemos las grandes mansiones que se compran, llenas de lujos pero están vacías, no hay quien las habite, quienes la disfrutan son los empleados, porque los dueños a penas y tienen el tiempo para vivir en ellas. De igual manera con las colecciones de autos y motos, no hay manera que todo esto los satisfaga. Ni la cantidad de cirugías que se hacen, o los cientos de drogas que ingieren, nada puede satisfacerlos porque nada de eso esta diseñado para satisfacer la verdadera necesidad del ser humano.

Tres semillas de Fe para los insatisfechos

  1. El verdadero deleite se encuentra en Dios, el Salmo 37:4-5 dice: Deléitate así mismo en Jehová y el concederá las peticiones de tu corazón. Deleitarse no es otra cosa mas que satisfacerse en algo, en este caso, se puede decir que el hombre encontrará satisfacción plena cuando conozca a Dios. No existe nada que pueda satisfacer al hombre, lo hemos afirmado previamente, y no existe porque lo único que si puede satisfacernos es el conocimiento de Dios. Conocer a Dios es sencillamente un motivo de regocijo, es una razón de vivir, es encontrar propósito en la vida. En Dios hay paz, alegría, hay gozo, hay amor y justicia. En Dios se puede encontrar misericordia y compasión. En Dios hay esperanza y propósito. En Él hay razones por las cuales merece vivir. El efecto de buscar deleite en Dios es que Él concederá las peticiones del corazón. En otras palabras, primero busquemos a Dios, conozcámoslo, y lo otro llegará. El problema es que muchos queremos estas cosas y dejamos a Dios en segundo plano, y Dios ha ordenado que en el corazón del hombre Él debe ser el primero.
  1. El verdadero deleite se encuentra en vivir para Dios, una muestra de vivir satisfechos en Dios es cuando no importan las circunstancias de nuestra vida, nosotros siempre podemos alabar a Dios. No importa si tenemos hambre, o frio, o tristeza o dolor, o necesidad, o estemos bien o mal económicamente, en Dios podemos estar satisfechos porque lo tenemos a Él en nuestra vida y vivimos por y para Él. Dos ejemplos de satisfacción en vivir para Dios son (1) el profeta Habacuc y (2) el apóstol Pablo. El profeta escribió una preciosa declaración de confianza y gozo en Dios, él dijo: Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya fruto, aunque engañe el producto del olivo y los campos no produzcan alimento, aunque se acaben las ovejas del redil y no haya vacas en los establos, con todo, yo me alegraré en Jehová y me gozaré en el Dios de mi salvación. (Hab 3:17-18).   Palabras similares dijo el apóstol Pablo, reconociendo que su vida encontraba regocijo en Jesucristo, las circunstancias no     condicionaban su regocijo, las cosas tampoco, las carencias eran iguales a la abundancia, porque todo era un segundo plano. Pablo dijo: Sé vivir con estrechez y sé también tener abundancia. Para estar saciado como para pasar hambre, para tener abundancia como para padecer necesidad, en todo y por todo he aprendido el secreto: ¡Todo lo puedo en el que me fortalece!
  1. El verdadero deleite se encuentra en hacer la voluntad de Dios, otra manera de estar satisfecho en lo personal es haciendo la voluntad de Dios. Los hombres sufrimos cuando confiamos mas en nuestras propias decisiones que cuando buscamos hacer la voluntad de Dios. Él sabe las cosas que son necesarias y provechosas para nosotros, pero nosotros siempre estamos contradiciendo sus mandatos. Queremos hacer siempre lo que nosotros pensamos y sacamos a Dios de la ecuación. Por eso estamos siempre insatisfechos. Pero cuando hacemos la voluntad de Dios aun las cosas mas difíciles pueden parecer llevaderas. Jesús mismo dijo estas palabras respecto al deleite que es hacer la voluntad de Dios. Les dice Jesús: mi comida es que yo haga la voluntad del que me envió y termine su obra. Los discípulos le pedían a Jesús que comiera, y Él les respondió con esas palabras, que nos enseñan que a pesar que padezcamos carencias por hacer la voluntad de Dios, o suframos hambre o sed, o escasez económica, siempre será deleitante hacer lo que Dios nos pide que hagamos. La comida es un deleite, es un placer, para Jesús era placentero acabar la obra del Padre, porque a eso fue llamado. Los cristianos debemos hacer las cosas con gusto, con deleite y satisfacción. Servir y hacer la voluntad de Dios no tienen porque ser una carga pesada. Al contrario tiene que ser una razón para gozarnos en Dios.

deleite en Dios

Conclusión:

La próxima vez que sientas que existe un vacío en tu corazón, busca a Dios, acércate a Él. Dios quiere llenar tu vida, quiere saciar tu necesidad, Él quiere que tu encuentres satisfacción en su amor. Se que los problemas seguirán posiblemente, pero estando en Dios, lo repito, todo parece mas ligero por muy pesado que lo sea. Me despido como siempre diciéndote: Haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

NO CONTRISTEMOS AL ESPIRITU SANTO (2da Parte)

Espiritu SantoSiguiendo con nuestro articulo, veremos según el contexto del pasaje, ¿qué significa contristar al Espíritu Santo?

Contristar al Espíritu Santo en relación con el contexto del pasaje

En las relaciones matrimoniales existen dos principios importantes que no pueden romperse jamás, uno es el amor incondicional y el otro es la confianza entre la pareja. Si uno de estos dos llega a romperse por parte de cualquiera de los dos esposos repercutirá seriamente en la otra persona. Es decir provocará un daño considerable sobre la persona afectada de tal manera que muchas veces este daño lleva a considerar una ruptura puesto que no existe ninguna posibilidad de reconciliación. De acuerdo al pasaje y en armonía con el ejemplo se dirá que existe una relación estrecha e intima entre la iglesia de Jesucristo y Dios Espíritu Santo que puede ser afectada por parte del creyente cuando llega a realizar todo aquello que es contrario a la Santidad de Dios.

Entonces es necesario preguntar ¿Cómo es contristado el Espíritu Santo? El contexto inmediato anterior esta en Efesios 4:25-29 y dice:

Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

El pasaje habla acerca de exhortaciones hechas por el apóstol Pablo a los creyentes de Éfeso y la manera que hace para expresar sus razones es usando oraciones cortas. En estas oraciones se puede apreciar un contraste entre dos posturas. Dos posturas que están relacionadas con el estilo de vida que una persona lleva estando sin Cristo y una persona que vive en Cristo. La primera postura, tiene que ver directamente con la antigua manera de vivir de la iglesia de Éfeso. Una antigua manera de vivir que estaba inundada de pecado, maldad e inmoralidad sexual y constantes degeneraciones de la dignidad del ser humano. Por otro lado está la postura que tiene que ver directamente con la nueva naturaleza, una nueva naturaleza que es adquirida por todos aquellos que han creído el evangelio que Pablo les ha presentado. En este sentido Pablo explica que esa nueva naturaleza está precedida por cambios que deben existir en ellos, cambios que reflejen y hagan sentido con la vida de santidad de Jesucristo.

El Espíritu Santo de Dios, es quien se encarga de hacer saber al creyente cuando ha actuado de manera contraria a su santidad. El pasaje habla de aspectos negativos que existían en los Efesios tales como: la mentira, de la ira o enojo, así también acerca de hurtar, y de todas aquellas palabras que causan daño o que son tan ofensivas al grado se consideran desagradables y mal olientes. Por tal razón Pablo les deja en claro que todo aspecto negativo debe ser borrado de sus vidas, que ya como creyentes y nuevas criaturas no pueden continuar viviendo como antes lo hacían. Por tanto deben optar por vivir de forma contraria a esto negativo que Pablo les señala. Les exhorta a que cuando hablen siempre lo hagan con la verdad, que no permitan que el enojo sea una barrera para la convivencia entre ellos.

Que trabajen pero que este trabajo no se limite a generar un bien personal sino el bien de otros necesitados. Además que las palabras que hablen sean edificantes. Sean gratas. Queda claro entonces que la exhortación es a llevar una conducta intachable, una conducta de integridad, una conducta que sea el reflejo de su nueva naturaleza. El apóstol Pablo exhorta al creyente a que no continúe viviendo de manera indecorosa, ni pecaminosa, ya que al estar ligado al Espíritu Santo, estos hechos provocaran un sentimiento de aflicción, de tristeza y de perjuicio a Su Persona. Cada uno de estos señalamientos negativos provocan aflicción en el Espíritu Santo, porque no se puede comprender que una persona que es llena de Él pueda mentir, robar, ofender, destruir con palabras a otra persona. John MacArthur dice al respecto

Todo pecado es doloroso para Dios, pero el pecado en sus hijos le rompe el corazón. Cuando sus hijos se rehúsan cambiar las costumbres de la vieja vida por los caminos de la nueva, Dios se aflige. El Espíritu Santo de Dios llora por así decirlo. Todo lo que viola la voluntad de Dios y la santidad del corazón contrista a la tercera Persona de la Trinidad. [1]

Dado que el Espíritu Santo mora dentro de los creyentes es afectado inmediatamente ante cualquiera de las faltas que puedan cometerse. Si el apóstol Pablo refiere que no deben darle lugar al diablo es porque la plenitud del Espíritu debe ocupar la vida del creyente. El cuerpo es el templo del Espíritu Santo por tanto no puede ser mancillado, entorpecido o bien ensuciado. Lo cual sucede cuando el diablo tiene parte en la vida espiritual de la iglesia.

Por tanto nada que este fuera de la presencia del Espíritu Santo puede estar sustentado por Él. El creyente debe estar convencido que cualquier decisión equivocada recaerá directamente en quien lo ha redimido. Le ha mostrado la Gracia infinita de Dios. Gálatas 5:16 refiere que existen dos formas de vida para el ser humano. Una que está basada en las obras de la carne y la otra que es espiritual. Todo cristiano debe su vida a la obra que ha hecho el Espíritu Santo en su vida. Por tanto todo pecado no solo lo ofende porque es pecado sino que además porque es casi tan igual como poner en tela de juicio que un Ser Omnipotente fue incapaz de hacer la obra en la vida del creyente, cuando es el creyente quien no ha dejado que actúe por no dejar su vieja naturaleza.

El apóstol Pablo utiliza un antropomorfismo claro cuando se refiere al Espíritu Santo, y no habla de las otras personas de la trinidad dado que se trata de la persona que está relacionada en manera vivencial con el creyente tal y como Jesús les dijo que sería dicha relación. Intima, estrecha y activa. La referencia al Antiguo Testamento que hace el apóstol Pablo es la que se encuentra en Isaías 63:10, sobre esto se alude a lo que dice (comentario exegético):

No es esta una novedad doctrinal del apóstol, sino que Dios mismo ha llamado la atención a un hecho histórico en el cual los israelitas contristaron al Espíritu Santo (Is. 63:10), donde se lee en hebreo: “hicieron enojar su Santo Espíritu”, si bien la traslación de la palabra hebra está más acorde con entristecer. El versículo proporciona además un argumento firme en relación a la personalidad del Espíritu Santo, ya que el termino indica causa dolor, que solo es posible cuando se trata de una Persona de la Santísima Trinidad.[2]

En este pasaje citado la consecuencia de provocar daño a la Persona del Espíritu es que Él se volvió y peleó en contra de ellos, esta puede tomarse como una consecuencia que para nada es favorable. Cuando el Espíritu Santo esta afligido es natural que no se desarrolle un crecimiento espiritual en el creyente o bien se puede decir que se elimina la experiencia del gozo del Espíritu.[3] Dicho de otra forma el cristiano será el primero en saber cuando el gozo se pierda. El Espíritu al ser intolerante al pecado casi de inmediato iniciará redarguyendo al hijo de Dios para que se arrepienta y se ponga a cuentas a razón de limpiarse del pecado. No hacerlo llevará a vivir vidas carentes de santidad. El pecado cual sea que este sea debe confesarse, porque oculto coarta las bendiciones de Dios para sus vidas. Reconocer y confesar el pecado lleva también a que debe desecharse por completo y no permitirse la oportunidad de continuar en altas y bajas porque esto sería no estar convencido y además jugar con lo que es Santo.

[1] John MacArthur Comentario del Nuevo Testamento: Gálatas y Efesios. (Editorial Portavoz, 2010). 236

[2] Samuel Pérez Millos, M.Th. Comentario Exegético al texto griego del Nuevo Testamento: Efesios. (Editorial Clíe, 2010). 373.

[3] Ibid. 374

NO CONTRISTEMOS AL ESPIRITU SANTO (1era. Parte)

Espiritu Santo

Introducción

 El presente escrito pretende mostrar la relación estrecha que existe entre el Espíritu Santo de Dios y los creyentes. De igual manera mostrar la incidencia que tiene en Él, todo aquello que como iglesia hacemos diariamente en nuestro peregrinaje en esta tierra. El desarrollo de este articulo estará basado bajo dos divisiones principales tomando como base Efesios 4:30.[1] En primer lugar se tratará la postura de la incidencia que tienen en el Espíritu Santo las acciones indebidas que los creyentes realizan y el daño que producen en él. En segundo lugar se verán las implicaciones que tiene el hecho de ser sellados con el Espíritu Santo y el papel importante que juega Él como garantía para los creyentes.

No contristéis al Espíritu Santo de Dios

Definiendo el verbo contristar

 En los prolegómenos de este escrito se señaló que el pasaje bíblico que serviría de base para el desarrollo de este escrito es Efesios 4:30 el cual dice:

Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

Uno de los primeros asuntos que es necesario resolver es la definición de una palabra que si bien es cierto no parece complicada, si es poco común su empleo en nuestra jerga cristiana. La palabra lupéo es traducido por Reina-Valera. versión del 60 como contristar. Sin embargo existen otros verbos que son sinónimos y que ayudan a la comprensión de este verbo. El verbo contristar también significa: afligir, entristecer, agraviar y en voz pasiva ser agraviado.[2] Estos verbos están directamente asociados a las acciones específicamente negativas que pueden realizar las creyentes, consciente o inconscientemente hacia otra persona, hacia un ser querido, o hacia otros creyentes. Además la repercusión de estas acciones está dirigida directamente o está conectada con los sentimientos de esa persona con quien se tiene un fuerte lazo sentimental. En este caso esa persona es, el Espíritu Santo.

La tercera persona de la Trinidad

Explicar la tercera persona de la Trinidad es una tarea nada sencilla, sin embargo es más serio no creer en Él como hoy en día muchos lo hacen. Aunque el objetivo de este escrito no es explicar la persona del Espíritu Santo, si es necesario hacer alusión a su persona. El Espíritu Santo es, en este caso, la Persona que sufre o recibe la acción cuando el creyente hace algo que está en contra de Su Santidad. El Espíritu Santo es un ser infinito, por esta razón al momento de explicarse no se puede racionalizar. La trinidad tiene el significado de tres, pero a la vez también significa que los tres son unidad. Una Trinidad en unidad. El Espíritu Santo es absolutamente Dios. La Biblia presenta al Espíritu Santo como el Ser que da vida, que la sustenta, y como el Ser que guía a la iglesia. Y que así mismo es un ser con una personalidad sensible. Principalmente si de pecado se trata el Espíritu Santo por ser Dios, Santo y Puro no es tolerante al pecado o a las faltas que pueda cometer el creyente en su relación con Él.

La relación del Espíritu Santo y la iglesia

Jesús habló a sus discípulos a cerca del Espíritu Santo y lo que Él representaría en sus vidas. Jesús dijo a sus discípulos que el Espíritu Santo vendría a consolarlos, vendría a ser el medio por el cual su comunión con el Padre y el Hijo no cesaría. Así como también sería el Espíritu Santo quien los ayudaría en todo.

En Juan 14:16-17 dice: Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

El pasaje expresa que el Espíritu Santo sería quien consolaría a la iglesia primitiva en aquel tiempo y lo haría en nuestro tiempo. También que el Espíritu Santo estaría con ellos y en ellos.

Así mismo en Hechos 1:7-9 narra Lucas que Jesús les dijo a sus discípulos al tiempo que partía:

No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra. Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos.

Jesús asciende al cielo y una vez más hace referencia al papel que el Espíritu Santo tendría con sus discípulos, amén de provisión y sustento, el Espíritu Santo se manifestaría para llevar a cabo la misión que Cristo encomienda, testificar a las naciones.

Finalmente esta promesa es cumplida, como tantas más que han encontrado cumplimiento ya, Hechos 2:1-4 dice:

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

pentecostes1

Este suceso es el cumplimiento de la Promesa de Jesús, sin embargo cabe decir que esta promesa no es limitada. Tampoco es exclusivista a un número o grupo de personas en específico. Tampoco se puede decir que tuvo cumplimiento solo para ese día en específico. Por el contrario, el Espíritu Santo sigue bautizando, sigue trascendiendo en el tiempo y sigue manifestándose en la vida de los creyentes.

Bajo este entendido se puede decir entonces que el Espíritu Santo es parte importante en la vida del hombre que ha rendido su vida a Jesucristo. La iglesia del primer siglo, tanto como la iglesia de hoy, sigue llenándose de la presencia del Espíritu Santo para llevar a cabo la obra de Dios. El Espíritu Santo también continua capacitando, sigue redarguyendo los corazones de los cristianos, y sobre todo, sigue guiando la vida del creyente en su peregrinaje en este mundo pecaminoso para que se abstenga de hacer lo malo delante de Dios. Es decir para que procure en todo llevar una vida de santidad, integridad y sujeción a la voluntad perfecta de Dios . Es decir, una vida que refleje la presencia del Espíritu Santo en él creyente.

En el articulo siguiente veremos, como se contrista al E.S. en relación al pasaje de estudio, mientras tanto haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

[1] En este escrito se ha tomado como base bíblica la versión de la Biblia Reina –Valera versión del año 60, salvo alguna observación diferente.

[2] Alfred E. Tuggy Léxico Griego-Español del Nuevo Testamento. (Editorial Mundo Hispano, 1996), 331.

LA BUENA MUJER EDIFICA SU CASA

Introducción

Generalmente los hombres no solemos pensar en el día de nuestra boda tal como lo hacen las mujeres. Esto no significa que de alguna manera no idealicemos a la mujer con la cual nos gustaría casarnos. Por supuesto que si, todos o la gran mayoría pensamos en cómo debería ser la mujer con la cual nos gustaría vivir. Es verdad que por ser hombres nos dejamos llevar en gran parte por la apariencia física, pensamos primero en algunas particularidades físicas especificas que nos gustaría que tuviera nuestra pareja, y relegamos en segundo plano los valores y virtudes que nos gustaría que tuviera nuestra compañera de vida. Anteponemos lo externo a lo interno. Es precisamente por esa forma de elegir a la pareja, que muchos hombres son infelices dentro de su relación matrimonial. Porque se dejaron llevar por la apariencia física y no se percataron de los aspectos internos que definen a su pareja, como la moral, los valores, las virtudes, etc. En este articulo veremos algunos versículos que nos permitirán saber lo que debe y no debería hacer una mujer para edificar su casa. Pero primero veamos cual es el propósito por la cual Dios creó a la mujer.

El propósito de la mujer

 Cuando Dios decidió entregarle al primer hombre, Adán, su compañera de vida, pensó en que esta fuera ayuda idónea para él. Que fuera su complemento y su equilibrio. Las buenas mujeres son precisamente eso, ayudas idóneas, complementos, equilibrio, son las que pueden inspirar a su pareja para que alcance metas, sueños, para que logre sus objetivos en la vida. Se espera que las buenas mujeres, sean virtuosas, honestas, con valores y llenas de virtudes. El famoso dicho reza: detrás de un gran hombre hay una gran mujer, y es así, la mujer virtuosa edifica su casa. Las mujeres inteligentes, saben darle sentido a la vida del hombre. Cuando una mujer sabe ser buena influencia en el hombre este puede convertirse en un ser excepcional.

varona

La otra cara de la moneda no es tan alentadora, mas bien es trágica, porque así como la buena mujer puede lograr que el hombre sea prospero, una mujer puede influenciar mal a su pareja. En una ocasión escuche una canción que hablaba acerca del poder que tiene la mujer sobre el hombre. Decía que una mujer tiene la capacidad de convertir al hombre en un simple mendigo o lo puede convertir en un señor también. Ese es el punto, que en realidad la mujer puede lograr eso, su influencia puede ser tan buena que lo ayude a convertirse en un buen hombre o que su influencia sea maligna, dañina, al punto que haga de él una piltrafa humana. Conocemos en la historia de varios casos de hombres que encontraron su ruina por causa de una mujer. En los registros de la Biblia podemos mencionar a Sansón quien encontró su ruina con Dalila, y Salomón que sucumbió con los encantos de la Reina de Saba.

Ananías y Safira

 En Hechos 5, encontramos el caso de una pareja de esposos que hubieran quedado registrados en la historia como un buen matrimonio, de fe y generoso, y no como en realidad quedaron, como un par de buenos mentirosos. Ananías y Safira era un matrimonio que aparentemente pertenecían a la iglesia naciente, dice la narración, que un día Ananías dispuso vender la propiedad que tenían y entregar el dinero que recibieran de la venta a los apóstoles, tal y como lo venían haciendo otros creyentes, (cp. Hechos 4:32-37). Dice el pasaje que Safira la esposa estuvo de acuerdo con él en tres cosas, (1) en la venta de la propiedad, (2) en retener una cantidad de la venta y (3) en mentirle a los discípulos.

mal matrimonio

Pregunto ¿Qué tiene que ver ella estuviera de acuerdo en todo? Mucho, porque precisamente ese es mi punto, que la esposa supo de antemano que aquello que iban a hacer estaba malo, y no lo detuvo, mas bien estuvo de acuerdo en lo que su esposo iba a hacer. Cuando ella supo la pecaminosidad de los actos de su esposo, tuvo que frenarlo, tuvo que hacerle ver que no estaba bien hacer tal cosa. Si la buena mujer debe equilibrar a su esposo, entonces cuando ella se da cuenta que el hombre esta encaminándose a la ruina, debe ser el contrapeso que evite la caída de él. No puede alentarlo a seguir, debe procurar que entre en razón. Safira no evitó lo que él pensó hacer, y dice la Biblia que el final fue, la muerte de ambos. Repito, esa es la importancia de buscar una mujer que tenga valores, sea inteligente y de buena estima, porque de lo contrario ambos están condenados a la ruina.

Consecuencias de una mala elección

Martin Lutero dijo: la esposa debe lograr que su marido se alegre de llegar a su casa, y él debe lograr que ella se lamente al verlo partir. Sin embargo, tengo que decir que tristemente hay relaciones donde ni él marido quiere regresar rápido al final de su jornada laboral, y donde la esposa ansía que él tampoco regrese rápido a casa. Esta tan dañada la relación que lejos de ser la casa hogar dulce hogar, es mas bien, infierno amargo infierno. En una pareja ambos cónyuges son responsables por mantener sana la relación. Pero, vuelvo a insistir la mujer influye en gran parte para que esto suceda. Cuando una mujer no edifica su hogar con sabiduría la vida en la casa se puede convertir en una verdadera tortura. Veamos un pasaje que nos presenta tres características de una mujer negligente o insensata que no sabe edificar su casa.

pareja-brava

  1. Proverbios 9:13 presenta tres características de una mujer insensata. La insensatez en la Biblia se presenta como necedad. También se puede entender la insensatez como la falta de sentido común. Una mujer insensata es desquiciada, majadera y abusiva. Por ello dice el pasaje que una mujer insensata posee tres características, primero dice que es alborotadora, luego que es simple y finalmente que también es ignorante.
  • Alborotadora, sinónimo de revoltosa, peleonera, explosiva, que no controla su temperamento. Una mujer alborotadora no edifica su casa porque todo el tiempo pasa buscando la confrontación, la riña, todo es un problema para ella, nada le satisface, mas bien, cualquier cosa puede ser un motivo o una razón para iniciar una discusión fuerte. No existe nada mas devastador para un hombre que no encontrar paz ni aun en su propia hogar o con su pareja. La mujer alborotadora hace que su vida sea como un campo de batalla, donde día y noche se discute, se ofende, se hiere, y no existe manera de buscar la paz y el equilibrio familiar. La mujer alborotadora no puede edificar su casa, al contrario lo destruye, y además provoca daños colaterales en sus hijos, y otros familiares.

Vivir con una mujer alborotadora es imposible, porque no solo es agresiva sino también es resentida, y vengativa, Prov. 25:24 dice: mejor es estar en un rincón del terrado, que con mujer rencillosa en casa espaciosa, porque no existe un solo lugar donde se encuentre a salvo, no se sabe en que momento actuará de acuerdo a sus sentimientos reprimidos. Es incluso mejor dice el proverbista habitar en el desierto que con mujer rencorosa. La mujer resentida no descansa hasta satisfacer su venganza, porque es rencillosa, Prov. 27:15 compara a una mujer así con una gotera continua en tiempo de lluvia, y también como carcoma en sus huesos (Pro. 12:4b).

alborotadora

  • Simple: el escritor de los Proverbios dijo que uno de los objetivos de estos dichos es darle sagacidad a los simples. Sagacidad es sinónimo de inteligencia, lucidez, perspicacia. Decir que una mujer insensata es simple es decir que es falta de entendimiento, que carece de sagacidad, sutileza y discernimiento. Las mujeres simples no piensan al hablar, lo primero que viene a su mente lo dicen, no analizan las situaciones, no organizan su mente con inteligencia y no razonan en las situaciones adversas. No sabe manejar los conflictos, no busca soluciones mas bien todo el tiempo ve errores. Las mujeres simples, tampoco saben escuchar y no saben responder, una mujer simple no alienta con sus palabras mas bien destruye con ellas. Todo el tiempo actúan precipitadamente, sin prudencia. No logran ver mas allá de su día a día, no piensan edificar su hogar a través del ahorro, el buen uso de la economía, olvida la importancia que tiene planear el mañana del hogar, no procura que su pareja se establezca, ni se estabilice, mas bien busca los puntos vulnerables para derrumbarlo.
  • Ignorante: finalmente dice que la mujer insensata es ignorante. No busca la superación personal, no le interesa cultivarse o mejorar su conocimiento. Voluntariamente se equivoca, no acepta la responsabilidad de sus errores, es errática la mayor parte del tiempo, además una mujer ignorante no sabe administrar su vida, su casa, su familia. La ignorancia no sabe interpretar los actos buenos o malos de su pareja. Su ignorancia la lleva a pecar constantemente. Una mujer ignorante ni siquiera puede entender los consejos que recibe. Por ello dice el proverbista que: como zarcillo de oro en el hocico de un cerdo es la mujer hermosa y apartada de razón.

Conclusión

 En conclusión, recordemos que: El matrimonio es para toda la vida, y durante la ceremonia dicen: hasta que la muerte los separe, y no se vale ayudar (broma), entonces es importante saber elegir a una buena mujer, a una que sepa edificar su casa con inteligencia, y recordar que si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican, (Sal. 127:1a). De esa cuenta quiero sembrar algunas semillas de fe que ayuden a los hombres que leerán este articulo para que sepan escoger a un buena mujer y sembrar de la misma manera en ti mujer que leas este articulo, para aprendas, o corrijas tu vida y llegues a ser una mujer que sepa edificar su casa con sabiduría.

1-620x350

  • Primero, toda mujer inteligente debe poner a Dios como el centro de su casa, tal como dice el Sal. 127:1a.
  • Debe entender también que Dios es cabeza de su esposo, y que su esposo es cabeza de ella. Debe respetar esa autoridad que Dios ha establecido, sujetarse con sencillez a su esposo (cp. 5:22-23, Col. 3:18).
  • Ejerzan el papel que Dios le ha designado, ser ayuda idónea para su marido, (Cp. Gen. 2:18).
  • Si una mujer desea tener un buen hogar debe pedirle a Dios que le conceda gracia delante de su marido y de los demás, de esa cuenta, la mujer agraciada tendrá honra, (Pro. 11:16a), será corona de su marido (Prov. 12:4a).
  • Finalmente, deben entender que las mujeres que deseen establecer sus hogares con inteligencia, deben ser buena influencia no solo con su pareja sino también con sus hijos, y familiares. Que todo cuanto hacen para edificar su conocido es conocido hasta con los de adentro y los de afuera.
  • Proverbios 31:10-31, es la mejor descripción de la mujer virtuosa.

Articulo relacionado, Como herir el corazón de una mujer en dos pasos

NUESTRA CONFIANZA DEBE DESCANSAR EN DIOS

Mejor es confiar en Jehová que confiar en el hombre (Salmos 118:8)

La confianza es la “esperanza firme o seguridad que se tiene en que una persona va a actuar o una cosa va a funcionar como se desea”. La confianza es un valor, pero, en nuestros días esta muy desgastado. Los seres humanos, con el paso del tiempo hemos perdido la confianza en los demás y también nos hemos vuelto merecedores de desconfianza. Pregunto ¿cuántas veces esa esperanza firme o esa seguridad que depositamos en personas, o en autoridades, o en instituciones ha sido quebrantada? La respuesta es obvia, infinidad de veces. Tantas promesas incumplidas, tantos casos de estafa, tantos pactos traicionados, tantos compromisos rotos, productos defectuosos, etc., son suficientes argumentos para afirmar que la confianza se ha diluido en nuestros días.

confianza

Cambiemos la pregunta ¿Cuántas veces nosotros mismos hemos quebrantado esa esperanza o esa seguridad que otra persona depositó en nosotros? La respuesta es igualmente contundente, muchas veces. En algún momento de nuestra vida, ha habido personas que pusieron su esperanza o tuvieron la seguridad que nosotros haríamos algo o actuaríamos de cierta manera pero la realidad fue otra, traicionamos la confianza que pusieron en nosotros, los defraudamos, incumplimos, y por ende nos hemos hecho merecedores de desconfianza. En síntesis lo que intento decir es los hombres no somos cien por ciento confiables y que en todo lo que hacemos siempre está latente el temor que nos fallen o nos vuelvan a fallar, hagámonos otra pregunta ¿por qué los hombres no somos cien por ciento confiables? Lo responderé en las líneas siguientes.

Los seres humanos no somos confiables absolutamente

Para responder la pregunta del párrafo anterior sugiero dos razones, primero no somos confiables, porque nuestras pasiones nos dominan la mayor parte del tiempo y segundo, porque somos inconstantes en nuestras convicciones.

  1. Las pasiones dominan a los seres humanos
    1. Los hombres violamos o traicionamos la confianza que depositan en nosotros porque la gran mayor parte del tiempo nuestras pasiones nos dominan. Estamos en constante lucha contra lo que desea nuestra carne y lo que es correcto. Me explico poniendo dos casos concretos. Todos sabemos que la avaricia es el deseo desmedido de tener dinero a costa de lo que sea. Esa pasión mal sana hizo que despidieran a una amiga. Ella tomó dinero de la agencia bancaria donde trabajaba. Traicionó la confianza del banco que la contrató porque la avaricia pudo más que sus valores. Otro ejemplo, una pareja de esposos amigos míos, están a punto de divorciarse, porque la esposa no actuó como se esperaba de ella. Mi amigo descubrió que ella lo estaba engañando, que tenía una relación fuera de su matrimonio. La pasión sexual dominó a mi amiga, su deseo carnal terminó con la confianza del esposo. Estos son apenas dos ejemplos que estoy citando, estoy seguro que existen miles de ejemplos más que respaldarían que las pasiones dominan a los seres humanos la mayor parte del tiempo y por eso no somos confiables. Ahora veamos la otra razón por lo cual no somos confiables.

pecador

  1. Los hombres son inconstantes en sus convicciones
    • Una de las cosas más penosas que hacemos los hombres es traicionar nuestras convicciones. Una convicción es una ideología, una forma de pensar, es una filosofía de vida. La gran mayoría tenemos nuestras propias convicciones en la vida porque estamos seguros de lo que queremos, y de lo que creemos. Sin embargo las convicciones se ponen a prueba en momentos críticos, cuando tenemos que tomar decisiones serias, cuando tenemos que decidir si hacemos algo incorrecto o no. En el preciso momento que un hombre traiciona sus convicciones se expone a traicionar la confianza que se ha depositado en él. Y por lo general los hombres somos inconstantes, a veces somos adaptables a las circunstancias, no mantenemos la misma manera de pensar en todos las casos. Por eso digo que el hombre no es confiable plenamente, porque varía de acuerdo a lo que día a día se le presenta. No es constante en su manera de pensar. No actúa igual en todos los casos.

La buena noticia, Dios si es confiable

A diferencia de los hombres Dios no actúa como los seres humanos. A Dios no lo rigen sus pasiones y tampoco traiciona sus convicciones porque Dios es inmutable, es eterno, no cambia, Él es el mismo de ayer, de hoy y lo será por la eternidad. Dios no está pensando que hoy algo es bueno y mañana no lo es. Tan confiable es Dios que fue precisamente esa la razón por la que hubo un tiempo en que los Estados Unidos de Norteamérica confiaban plenamente en Dios, incluso en sus billetes lo expresaron con la frase en Dios confiamos, pero de nuevo, el hombre traiciona sus convicciones y todos sabemos que hoy día Dios no forma parte de la vida de la gran mayoría de los americanos. Ellos confiaban en Él porque sabían lo que representaba, Dios correspondió al pueblo americano permitiéndoles que se desarrollaron como lo hicieron. Pero en el siglo XXI la realidad es otra, Dios no figura en la mente y en el corazón de todos sus habitantes.

En la Biblia encontramos muchos pasajes en donde se nos pide que confiemos plenamente en Dios, que depositemos nuestra esperanza y nuestra seguridad en Él. También hay una gama de pasajes donde se nos pide que no confiemos más ni en los hombres, ni en nosotros mismos antes que en Dios. De hecho Dios lo deja claro en Jeremías 17:5 al decir: maldito el hombre que confía en el hombre, maldito el que se apoya en su propia fuerza y aparta su corazón del Señor. El salmista comprendió perfectamente esto y por ello escribió lo siguiente: mejor es confiar en Dios que confiar en el hombre. Ahora permíteme darte algunas razones por las cuales es mejor confiar en Dios que en los hombres.

  1. Confiemos en Dios porque sus planes son perfectos, siendo Dios omnisciente, sus planes tienen que ser perfectos, de hecho lo son, Jeremías 29:11 dice: porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes –afirma el Señor–, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza, de acuerdo con este versículo podemos esperar que Dios actúe de acuerdo a lo que Él mismo ha dicho, que sus planes para nosotros son de bienestar, y o de calamidad. No son como los planes que algunos hacen donde deben considerar imprevistos, Dios tiene todo fríamente calculado. El tiempo y el espacio Él los controla, Pedro escribió: mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día (2Pe.3:8). Confiemos en que los planes de Dios siempre serán mejores que cualquier plan nuestro.
  1. Confiemos en Dios porque su presencia estará siempre con nosotros, ¿cuántas veces te ha pasado que una persona te ha prometido estar siempre a tu lado y ha faltado a su promesa? Dios no actúa de la misma manera. Él promete estar con nosotros y así lo hará. Hebreos 13:5b-6: porque Él dijo: no te desampararé, ni te dejaré; de manera que podamos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador, no temeré lo que me pueda hacer el hombre. A Josué, luego de la muerte de Moisés también le dijo: nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé, (Josué 1:5), el rey David expresó esa seguridad que Dios no lo dejaría aun cuando las personas mas allegadas a Él lo abandonaran, en el Salmo 27 escribió: aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá. Confía en Dios porque jamás te dejará solo, no va abandonarte nunca.

images

  1. Confiemos en Dios porque sus promesas son verdaderas, si se pudieran enumerar y escribir el sinfín de promesas que te han hecho y no se cumplieron, o las que hicimos y que no cumplimos, no nos alcanzarían ni las hojas, ni las manos, ni tendríamos el tiempo para decirlas, porque han sido muchas. Sin embargo a diferencia de los hombres Dios cumple sus promesas siempre. A Abraham le prometió descendencia, abundante descendencia, y le cumplió. Para garantizarle la bendición dice Hebreos 6:13 que: porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo… sabiendo Dios que Él es el único que puede ser fiel a sus promesas no juró por nadie mas, lo hizo por Él mismo. La promesa de Abraham somos los que hemos creído, la descendencia, Jesús es la primicia y de ahí nosotros. Por ello el apóstol Pablo escribió: porque todas las promesas de Dios son en Él Si, y en Él Amén, por medio de nosotros, para la Gloria de Dios, (2Cor. 1:20). Dios no rompe sus promesas, por esa razón es digno de nuestra confianza.
  1. Confiemos en Dios porque Él es fiel a pesar de nosotros, la gran mayoría de nosotros condicionamos nuestras relaciones, nuestras acciones y nuestra entrega, si recibimos entonces damos, de acuerdo a lo que recibimos también así nos entregamos. Dios es fiel a pesar de nuestra conducta, de nuevo, Dios no cambia, Él sigue siendo fiel a pesar que nosotros seamos infieles. Un día una mujer me dijo que ella actuaba bien si su esposo la trataba bien, de lo contrario ella era como un espejo, reflejaba las mismas actitudes que su esposo tenía para con ella. Dios es fiel, el apóstol Pablo dijo: sí fuéramos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo, (2Tim. 2:2), Dios no espera que seamos infieles pero aun cuando lo seamos Él no cambiara porque sería contradecir su naturaleza. El hombre traiciona sus pactos, rompe sus promesas, incumple con sus compromisos, pero Dios es fiel. Dios no puede negarse porque entonces su Misericordia no se haría patente en nuestra vida, por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad, (Lam. 3:22-23).
  1. Confiemos en Dios porque en Él estamos seguros, ningún sistema de seguridad en el mundo por mas sofisticado que digan que es, puede ser mas seguro que el abrigo de Dios. El salmista nuevamente lo expresaba en varios pasajes de la siguiente manera: el que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: esperanza mía y castillo mío; mi Dios en quien confiaré, (Sal. 91:1-2), luego viene una lista de situaciones de las cuales Dios guarda a los que confían en Él. En Dios podemos estar seguros que nos librará de: las trampas del cazador, mortíferas plagas, porque debajo de sus alas estaremos seguros, por esa seguridad no tenemos que temer de el terror de la noche, ni la flecha que vuela, ni la peste que acecha, (paráfrasis de Sal. 101:3-6), la seguridad que Dios nos da incluye hasta andar en valle de sombra y de muerte porque Dios nos guardará, Dios no permitirá que tu pie resbale, porque jamás se duerme, ni aun se adormece, el Señor es quien te cuida, es Tu sombra protectora, de día no hará daño el sol, ni la luna de noche, el Señor te protegerá; de todo mal, estando en el hogar o en el camino, no solamente hoy sino que siempre estarás seguro en Él. (paráfrasis de Sal. 121:3-8).

confianza-ninio-arrojandose-a-los-brazos-de-su-padre

Mientras tanto, haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.