subway-girl-snake-on-track

Un día una niña hizo un largo viaje para llegar al pueblo vecino donde estaba la estación del tren. Emma, la hermana mayor volvía a casa luego de haber estado por varios años ausente. Ya que desde muy niña sus padres la habían mandado a estudiar a otra ciudad. Por muchas semanas en la casa de aquella familia no se hablaba mas que del regreso de Enma. La emoción les invadía a todos, especialmente a aquella niña. Cuando finalmente llegó ese día, aquella niña estaba muy feliz, emocionada, e impaciente. Finalmente, el tren hizo su aparición, todos se volcaron a las puertas para recibir a sus familiares y amigos. De pronto una joven desconocida se acercó a la familia de aquella niña, quienes de inmediato la abrazaron y besaron. Cuando finalmente la soltaron Emma se acercó a la niña pero esta rechazó tanto el abrazo como el beso que intentó darle. Corrió despavorida hacia la mamá y le preguntó: ¿quién es esta señorita? ¿por qué no vino Emma?

La niña simplemente no había conocido a su hermana Emma. Probablemente en su mente la imagen de su hermana era distinta, o quizás esperaba ver a la niña que había salido de casa. Lo cierto es que el concepto que se había formado en la mente no le permitía reconocer a su hermana.

La Biblia dice en Juan 1:11-12, que a los judíos, los hermanos de Jesús les pasó algo similar, el texto dice:

A los suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los  que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. 

Por siglos se habló de la llegada de un Mesías, los judíos lo idealizaron como un caudillo, un revolucionario, un Rey montado a Caballo para librarlos del imperio opresor. El concepto que tenían del Mesías esperado difería a lo que vieron en Jesús. Un hombre pacifico, que predicaba el arrepentimiento y llamaba al amor y a la piedad. Esos per-conceptos no les permitió ver a Jesús como el Mesías. Hoy también muchos, tienen sus propios conceptos de Jesús. Conceptos muy a conveniencia. Y también por esos mismos conceptos no pueden ver al Jesús de la Biblia y menos al Jesús que puede salvarlos de las garras del pecado y del castigo eterno.

Semilla de Fe: La semilla que quiero sembrar en tu corazón es:

Para conocer a Jesús hace falta ir a Escritura, de pasta a pasta la Biblia revela al Mesías Redentor. Una vez que Dios te revela al Hijo, tu encuentras a Jesús y así alcanzas la Vida Eterna en su amor. En Juan 17:3,  dice: Y esta es la vida eterna, que te conozcan a ti el único Dios verdadero y a Jesucristo a quien Tú has enviado. Por tanto, busca a Jesús mientras puede ser hallado.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s