Introducción

La plantación de iglesias es un proceso que requiere de personas que estén dispuestos a realizar el trabajo misionero. Además de ese compromiso los plantadores de iglesias deben ser miembros confiables, que testifican con sus vidas lo que han creído, personas maduras, irreprensibles, y preferentemente que posean conocimientos bíblicos-teológicos. La plantación de iglesias es un trabajo que requiere también de mucha planeación estratégica para llevarlo a cabo. Existen aspectos que deben tomarse en cuenta a la hora de plantar una iglesia, como por ejemplo, conocer la cultura, las costumbres y tradiciones, sus creencias religiosas y si es posible saber hablar el idioma materno de los lugares a donde se piense plantar una iglesia. Enfáticamente debe decirse que ningún viaje misionero debe realizarse sin antes haber estudiado estos elementos.

Pablo Misionero

Previo a adentrarse al aprendizaje de las estrategias utilizadas por Pablo al establecer la iglesia de Filipo, es necesario en primer lugar conocer sobre el contexto histórico de la ciudad de Filipos. Conocer cuales fueron sus orígenes, las circunstancias sociales en las que se encontraban a la llegada de Pablo. En segundo lugar conocer cuales son los asuntos teológicos que tuvo que enfrentar y también tuvo que resolver luego de haber fundado la iglesia de filipenses. Así como también conocer cuales eran sus concepciones religiosas, sus creencias y sus comportamientos sociales. Y así finalmente conocer cuales son las estrategias que pueden emplearse para poder llevar a cabo esta labor misionera a partir de lo realizado por el apóstol Pablo.

Análisis Histórico

  1. Origines de la ciudad.

FiliposLa ciudad de Filipos fue conocida originalmente como Krenides que significa: las pequeñas fuentes o fuentes. Este nombre tiene su origen porque en Filipos se encontraban una grande y variada cantidad de manantiales que se encontraban cercanos a la ciudad[1]. Filipos estaba ubicada en el extremo oriental, rodeada de grandes llanuras fértiles en la Macedonia central. Estaba a 16 km del mar, del Golfo Neáopolis (ciudad nueva) para ser mas precisos, que actualmente es conocido como Kolpos Kavallas. La ciudad estaba cercana a la Vía Ignacia. Los romanos fueron hábiles constructores de carreteras, implementaron nuevos sistemas de construcción y aportaron materiales que antes no habían sido usados para la construcción de caminos. La Vía Ignacia era una de estas carreteras construidas por ellos, su longitud era de 530 km, desde la costa este hasta la costa oeste de Macedonia.

[1] Biblia de estudio Macarthur

      2. Los fundadores de la ciudad

La ciudad fue fundada por colonos griegos de la isla de Tasos alrededor del año 360 a.C. El nombre de Filipos proviene de su conquistador, Felipe II de Macedonia. Quien fue padre de Alejandro Magno. En el año 356, Felipe II se dice que conquistó la ciudad por dos razones importantes. En primer lugar por su situación estratégica. Tanto por abastecimiento de alimentos como por la provisión de agua, Filipos era un lugar apropiado para fines militares y políticos. En segundo lugar se dice que Felipe II llegó a Filipos porque la ciudad contaba con grandes depósitos de oro. La explotación agraria y mineral fueron dos razones suficientes para que la ciudad fuera conquistada por Felipe II.

Uno de los sucesos que le dan importancia en el plano histórico a Filipos son las dos batallas que se libraron en el año 42 a.C. Por un lado estaban Antonio y Octaviano, vengadores de la muerte de Julio César y por el otro estaban Casio y Bruto, quienes además de haber dado muerte a Julio César, eran defensores de la república romana. Luego de dos terribles batallas, las fuerzas de Antonio y Octaviano derrotaron a los ejércitos de Casio y Bruto. Esta batalla puso fin a lo que aquel entonces era conocida como la República Romana, y dio paso al Imperio Romano. Filipo se convirtió en colonia militar romana, fue rebautizada como Colonia Julia Filipense[1]. Posteriormente Octavio luego de derrotar a Antonio en el año 31 a.C., en la batalla de Actium, llegó a convertirse en el emperador César Augusto, en el año 29 a.C. La ciudad por estrategia de Octavio fue poblada con militares retirados. Con esto aliviaban la situación demográfica de Roma y aseguraban la lealtad al Imperio.

Felipe II

      3. La colonia romana

Al convertirse en colonia romana, Filipo gozaba de los beneficios del imperio, entre ellos la ciudadanía romana. Filipos tenía autonomía del gobierno provincial y los mismos derechos otorgados a ciudades en Italia, incluido el derecho de la Ley Romana. No podían ser azotados, tampoco arrestados a no ser por casos extremos, y podía apelar sus derechos al emperador. Estaban dentro del registro ciudadano de Roma. Según Willian Hendriksen, Filipo era como una pequeña Roma. Como una ciudad imperial a escala menor[2]. Sus habitantes eran como la mayoría, orgullosos de ser ciudadanos romanos. Los filipenses usaban el idioma latín oficialmente. Aunque para cuestiones comerciales y la vida común el griego era el idioma utilizado ya que la ciudad estaba situada en Grecia. Los filipenses estaban exentos de pagar tributo sino que también gozaban de la posibilidad de comprar y vender tierras, o conservarlas si fuera el caso. Por estas descripciones puede deducirse que Filipos era una ciudad mayoritariamente gentil. Con pocos habitantes judíos.

[1] Willian Hendriksen, pág. 8

[2] Ibíd. 11

En el siguiente articulo continuaremos hablando sobre este tema.. mientras tanto haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s