La rebelión del vasallo contra su Rey

Génesis capitulo tres es un parte aguas en la historia de la humanidad. Es un pasaje del cual surgen muchos puntos teológicos importantes que deben ser observados con detenimiento para entender sus implicaciones. Es en este capítulo donde se rompe la perfecta armonía existente entre la criatura y el creador. Es en este pasaje donde se introduce el mal y el pecado tanto en la humanidad así como en toda la tierra[1]. Es en este punto donde principia la degeneración del ser humano como resultado de una mala decisión por los vasallos quienes desobedecen al Rey. En un dialogo inocente para Eva pero muy mal intencionado por parte de la serpiente. Este dialogo inicia con una pregunta hecha por la serpiente, con una alta dosis de veneno: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? (Gen 3:1). Y es interesante notar que es más fácil caer en tentación cuando todo parece ser real, porque la pregunta hecha no está en ningún modo mal, pues en realidad esa si había sido la orden dada por Dios.

 Sin embargo el problema viene cuando las personas no tienen la capacidad de discernir las malas intenciones de sus enemigos. Porque dice en los versículos dos y tres que: “2la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis”. Eva sin discernimiento abrió una puerta que la serpiente no iba dejar que se le cerrara porque de inmediato le dice: “No moriréis; 5sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal”. “El tentador en forma de serpiente, se acercó a Eva, negó las amenazas de Dios y la engañó en cuanto a las consecuencias reales de comer el fruto prohibido”.[2] No solamente eso, sino que también le ofrece lo mismo que él ha deseado siempre: ser como Dios. No existe mayor aspiración para las criaturas que ser como su creador. Pero eso además de ser la mayor aspiración tanto para el hombre como para Satanás es el objeto de su frustración porque es inalcanzable pues Dios uno es. Creador no criatura. Pero el hombre es limitado desde todas las perspectivas.

 4Entonces la serpiente dijo a la mujer: 6Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 7Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.

 El hombre y la mujer deciden rebelarse en contra de Dios en el momento que escogen desobedecer sus mandatos.

 La serpiente, instrumento externo de tentación, ofrece a la mujer un destino mejor del que Dios había establecido para la pareja. Apela a la satisfacción de las necesidades más básicas del ser humano: sustento, desarrollo ilimitado de sus capacidades y deseo de controlar el destino de sus vidas sin depender de un ser superior (Dios). La mujer no cede inicialmente a la tentación, sino después de un proceso de evaluación externa e interna que finalmente la lleva a concluir que el árbol es bueno, atractivo y codiciable.[3]

 [1] Cabe decir que es la introducción del pecado a la humanidad, en la tierra, no así que sea el primer pecado cometido por seres creados. Porque debe observarse que el mal ya existía en las intenciones oscuras de la serpiente. En el marco bíblico hay referencias que indican con mucha certeza que previo a Adán y Eva ya otras criaturas se habían rebelado en contra de Dios. Judas 1:6 dice que existe un juicio reservado para: “los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada” y como castigo “los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas” hasta que llegue ese gran día.

Continuaremos con este tema en artículos siguientes, mientras tanto haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

[2] Alfred Adersheim, Richard Ramsay, Exploremos Génesis, (Miami, Florida, USA: edit. Unilit, 2001), 27.

[3] Comentario Biblico Mundo Hispano, 52

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s