Para continuar con el articulo de ayer quiero contarte una anécdota: Se cuenta que en cierta oportunidad el pastor Wilbur Chapman tenía que hacer un largo viaje al otro lado de Estados Unidos. Un banquero miembro de su iglesia fue a visitarle y le extendió un papel que dejó sobre su mesa. Al mirarlo, el pastor vio que era un cheque firmado, sin anotar cantidad. –¿quiere usted decir que me esta dando un cheque en blanco para que ponga en él la cifra que quiero? –exactamente– dijo el banquero–. No sé cuanto dinero va usted a necesitar y deseo que en ningún momento se encuentre usted falto de fondos. Mas tarde, el pastor Chapman comentaba: –me daba un sentimiento de seguridad y felicidad saber que tenía cubiertas todas mis necesidades, fuesen cuales fuesen.

Y en este santo ministerio al que hemos sido llamados lo mismo sucede con cada uno de nosotros que hemos decidido depender de Dios, existe ese sentimiento de seguridad y felicidad porque Dios ya tiene cubiertas todas nuestras necesidades, Él sabe de que tenemos necesidad incluso antes que se lo pidamos. Dios no escatima sus recursos cuando sus hijos quieren hacer lo que Él pide que hagamos. En Filipenses 4:19 dice: Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en Gloria en Cristo Jesús. Podemos estar seguros que el Dios que no es envía no esta limitado en recursos, que no es tacaño o que no esta consciente de nuestras necesidades. Necesitamos ejercitar nuestra fe, necesitamos saber que todo lo que realicemos no es porque nosotros lo provoquemos es porque Dios esta en control de todo. Si caemos en la autoconfianza nos olvidamos de Dios, no es la medida tampoco que utiliza para tenernos dependientes sino es la forma en la que nos demuestra su grandeza, su cuidado y su amor. Dios quiere que sus hijos se desarrollen, pero que tengan claras sus prioridades, que no establezcan en primer lugar el factor económico sino su amor a Él. Siempre he pensado que si mi motivación en el servicio a Dios fuera el dinero me dedicaría plenamente a mi profesión, pero lejos esta en mi ese deseo, y se también que en muchos de mis compañeros también lo esta, su motivación es otra, no lo hacen por dinero, fama o prestigio, es por gratitud a Dios quien dio a su hijo por nosotros.

 

abundancia-300x180

Si tu que lees esto te has preguntado ¿de dónde vendrá el sustento para seguir haciendo la obra de Dios? Supongo que la pregunta correcta que deberías hacerte es: ¿Cómo va sorprenderme Dios esta vez? Porque Dios siempre sabe como sorprendernos. Él sabe si utilizará a un hermano, iglesia, si saldrá trabajo, no sabemos con certeza, pero lo que si sabemos es que aun cuando la respuesta tarde nuestra confianza en Él debe seguir intacta. Hoy en el desayuno un hermano pastor me compartía que cuando decidió servir a Dios cambió su ingreso bastante sustancial por uno mucho menor. Dio ese paso de fe, vendió incluso algunas de sus pertenencias para sostenerse, se quedó con lo indispensable, pero hoy luego de 8 meses, él ha visto como la ayuda ha venido de personas que jamás imaginó, han provisto sus familiares, incluso un carro le regaló su hermana, es decir, no nos mueve el factor económico sino el amor al servicio que hacemos, pero nos alegra saber que Dios es el que bendice a sus hijos y de maneras sobrenaturales.

Este articulo lo escribo con conocimiento de causa, tengo cuatro meses de no estar trabajando, terminé ya el primer trimestre, no he inscrito materias del trimestre que ha iniciado ya, el trabajo que he tenido en otros años no se dio este, en mi negocio particular ha estado parado, pero puedo decir que he comido, he vestido y he podido seguir haciendo las cosas que habitualmente hago, y todo porque Dios ha provisto. Y lo escribo también porque se que estoy en las manos de Dios y que si continúo es porque el proveerá y sino es porque otros planes tiene para mi vida. Así que lo animo a que sí usted ha dudado, o ha necesitado, o se esta desesperando, siga adelante creyendo que Dios es Su Padre y que no lo va dejar solo jamás, si los pajarillos comen y las flores se visten cuanto mas con usted que es su hijo. Mi himno favorito dice: “no temo al mañana, porque yo se que el futuro es suyo, y que la vida vale más porque Él vive hoy”. Y mi esperanza esta en él así como la suya también. Así que: como siempre te digo: haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Zorzal charlo (Turdus viscivorus) cebando crias en el nido

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s