David y Goliat

Me encantan las historias donde siempre triunfa el bien sobre el mal. Donde el mas débil se convierte en el héroe de la historia. Como en esas películas donde la trama gira alrededor de un debilucho, de un don nadie, de un x, y que luego de cierta manera se convierte en un súper héroe o salvador del problema, me encantan porque triunfan los buenos. En la Biblia la historia mas conocida y reconocida por la gran mayoría es la historia del joven David, ese muchacho pastor de ovejas que fue menospreciado por su padre y hermanos, pero que era capaz de matar osos y leones para evitar que dañaran a sus ovejas. Ese chico valiente que mató al gigante que tuvo paralizado de miedo a todo un ejercito por cuarenta días, a ese que medía casi tres metros, tenía un casco y una coraza que pesaban casi cincuenta y cinco kilos, cuya lanza se parecía al rodillo de un telar y tenía una punta de hierro que pesaba siete kilos, a ese que incluso se atrevió a ofender al Dios altísimo, si a ese fue quien mató el joven David con su onda y una sola piedra.

Es una historia única, porque libró al pueblo, se ganó fama entre toda la nación y cuando se convirtió en rey fue el mejor gobernante del pueblo de Dios. No solo eso sino que su vida era conforme al corazón de Dios. Puede decirse que en aquella batalla el gigante que cayó le dio valor al resto del pueblo para vencer al resto de sus enemigos filisteos. La batalla fue todo un éxito porque el gigante cayó y los enemigos huyeron. Tanta fanfarronería no sirvió de mucho para aquellos filisteos que se sentían confiados gracias al gigante que los representaba y les impulsaba. A primera vista era mas probable que David perdiera la batalla porque la diferencia entre ambos era considerable. Estoy seguro que en la casa de apuestas la victoria de David pagaba mucho, porque todo estaba en su contra, sin embargo David salió vencedor, el gigante no solo cayó, aquel día fue decapitado y con él todo un pueblo salió derrotado.

La vida cristiana esta llena de luchas constantes contra gigantes igual o mas poderosos que Goliat, gigantes qDavidyGoliatue se levantan contra nosotros constantemente y nos atemorizan, nos intimidan y hasta nos paralizan de golpe. Nos enfrentamos en batallas campales donde las probabilidades también son menores a las que tienen nuestros oponentes. A diferencia de David que pudo ver a su oponente cara a cara nuestras luchas no son contra carne ni sangre –dice el apóstol Pablo en Efesios 6:12– sino contra principados, potestades, gobernadores de las tinieblas, huestes espirituales de maldad en las regiones celestes, contra seres que usan tácticas distintas en contra de nosotros, que de alguna manera conocen nuestras debilidades y nos atacan donde mas nos duelen. Estos gigantes no caen con una sola piedra, y si caen no se quedan en el suelo de un solo golpe, resurgen constantemente. Estos gigantes son insistentes, tercos, no descansan hasta ver como tu caes delante de ellos, como tu y yo pecamos, no paran hasta conseguir que tu y yo ofendamos a nuestro creador con nuestras conductas indebidas.

El gigante de David cayó, murió y fue decapitado, pero muchos de nosotros nos enfrentamos con un gigante que nunca cae, que parece que esta vencido pero se vuelve a levantar. He visto hermanos que antes de conocer a Cristo vivieron sumergidos en el alcoholismo y luego el Evangelio los cambió rotundamente, y se levantan y viven con una plenitud de gozo digna de admirar, pero luego por distintas circunstancias el gigante que parecía derrotado se levanta y los vuelve a tirar al suelo, muchos de ellos se reponen otros simplemente sucumben ante esta bestia. Pero no solo el alcoholismo o las drogas son gigantes que se levantan para volver a destruirnos también están aquellos que provocan daños en la vida personal de cada persona. Un hermano estuvo preso por haber participado en un robo, fue regenerado y un día su situación financiera se vino al piso, se quedó sin trabajo y le resultó mas fácil recurrir a las viejas practicas que lo llevaron de nuevo a la prisión.

David vence a Goliat

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s