En el articulo anterior vimos que el primer peligro que corre un matrimonio es: La Falta de Valoración Conyugal. Y tiene que ver con el poco reconocimiento que se tienen ambos cónyuges ante los esfuerzos de su pareja. Los esfuerzos invisibles es el primer caso que vimos de falta de valoración conyugal. Ahora veamos el segundo caso.

B. Cambios invisibles

Esto sucede cuando, uno o ambos esposos no notan cambios en su pareja.

Desde el punto de vista masculino, no existe una tendencia a cambiar. Mismo peinado, mismas camisas, mismos zapatos, en fin. Pero, pese a ello, nunca esta de mas que su esposa lo halague, lo observe cuando hay algo distinto en su vestuario. O que lo anime a hacer algún tipo de ejercicio cuando ha descuidado su físico. Aunque los hombres no funcionan bajo los halagos de su esposa en los cambios que tiene, tampoco esto significa que no pueda recibir atención y admiración. Y, tampoco significa para él que no pueda buscar verse y sentirse mejor. La esposa se enamoró de un hombre que buscaba verse bien. El hecho que estén casados no significa que esto ya no importe. Todo lo contrario, verse bien es parte de agradar a su esposa. Ella también puede sentir atracción por otra persona si su esposo descuida en demasía su personalidad. El esposo también debe pensar que todos los días puede y tiene que conquistar a su esposa. Algunos esposos desatienden esta área porque piensan que ya no vale la pena hacerlo. Algunas veces se descuidan tanto que su aseo personal no es prioritario y así quieren que sus esposas respondan o accedan a tener intimidad con ellos. ¿Por qué es importante hacerlo? PORQUE LAS ESPOSAS NO FUNCIONAN ASI. Necesitan las condiciones ideales para poder llegar a tener un momento de intimidad placentero. Un hombre sucio y sudoroso no es lo que tienen en mente cuando es hora de irse a la habitación. Los hombres aunque no hagan grandes cambios deben buscar siempre verse como los príncipes azules de sus esposas.

mi-pareja-me-rechaza-que-hago

 Tampoco las mujeres pueden caer en el error de descuidarse en su vida personal. No es saludable para la relación matrimonial. Verse bien las hace sentir bien y su esposo siempre se sentirá atraído hacia ella. Una mujer debe ser disciplinada en sus quehaceres diarios para no descuidar su apariencia personal. ¿Por qué es importante hacerlo? PARA NO EXPONER A SU ESPOSO A LAS TENTACIONES que están fuera de casa. David Hormachea dice al respecto: “nos encanta estar con las personas que nos atraen más…independientemente de quienes seamos o si somos o no atractivos, siempre existe una persona que nos atrae y nosotros siempre seremos atractivos para alguien”[1]. Basado en esto, si pensamos que generalmente el esposo sale de casa a trabajar, es muy probable que este rodeado de todo tipo de personas. Posiblemente sus compañeros de trabajo incluyen mujeres. Mujeres que pueden ser atractivas. Que incluso algunas de ellas por la exigencia del trabajo, deben estar todo el tiempo muy bien vestidas.  Si su esposa no se cuida también su esposo queda  expuesto a la atracción por otras personas. Puede empezar a ver la baraja de posibilidades que hay en el trabajo y comparar. Seguramente notará una enorme diferencia. La fidelidad es importante pero ambos cónyuges buscan mantenerla no solo por ellos mismos sino para cuidar los pasos de su esposo. Yo soy responsable por mi cónyuge y ella por mi. Son dos mejor que uno. No solo es no caer yo sino procurar que mi cónyuge tampoco caiga. Es cuidarse las espaldas ambos. Y, sobre todo, se debe valorar cada cambio que cada uno haga.

ama-de-casa-desaseada-de-la-limpieza-10079203_Fotor

La falta de valoración conyugal se da cuando los esposos no saben observar los cambios en su pareja o dejan de agradecer por esos cambios. Entre mas centremos la mirada en nuestro cónyuge menos posibilidades habrán de ver hacia otro lugar. ¿Qué podemos hacer entonces?

  • En el caso del esposo: Debe cuidar todo aquello que ve, porque cualquier hombre que ve a una mujer para codiciarla ya ha cometido adulterio (Mat. 5:28). Debe cuidar que su mirada este posada únicamente en quien debe. Prov. 5:15 dice: Bebe el agua de tu misma cisterna, y los raudales de tu propio pozo. Además no puede exigir a su esposa se vea como alguien que ella no es. Debe recordar que la Biblia manda a la esposa a no vestir de forma ostentosa (1Pe 3:3-4) y que la amó en la juventud siendo de una manera, no puede esperar que los años no provoquen cambios en ella. Pero el amor debe perdurar a pesar de ello. Debe alegrarse con la mujer de su juventud. (Prov. 5:18b).
  • El consejo para la esposa es es: no desear una relación como la que una vecina, amiga u otra persona tiene. Desear lo que otra tiene es menospreciar a su esposo, (Ef. 5:1). Ella a veces idealiza los personajes de telenovelas, los de las películas. Todo eso es un producto que se vende bien. Cada esposa debe amar a su esposo. Valorarlo. Cuidar cada detalle de tal forma que él sienta que aun sigue siendo el centro de las miradas de su esposa. El trabajo agota, no tiene el día entero para dedicarlo al gimnasio. O a su apariencia, ni invierte todo su dinero para comprar ropa que lo haga ver como modelo.
  • Para ambos, no codiciar nada, ni a nadie. (Ex. 20:17).

[1] David Hormachea, El adulterio: ¿Qué hago?, (Grupo Nelson: Nashville, Ten., 2009), 74.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s