No hace muchos días me sentí tan ofendido porque un vendedor ambulante, quien de forma común se acercó a mi a ofrecerme su producto mientras iba conduciendo, pero no me molesté porque me ofreciera su producto sino por la forma en la que lo hizo. Él en realidad ni notó mi molestia pues el problema lo tenía yo, para mi mente débil él lo hizo tratándome de una manera que fue irrespetuosa y poco educada, tanto que me enojé en cuestión de segundos.

En Guatemala tenemos por costumbre tratarnos de tres formas distintas, nos podemos dirigir unos a otros como: tu, usted o vos. Por ejemplo podríamos decirle a alguien: Vos, me traés el azúcar, tu me traes el azúcar, o, usted me trae el azúcar. Esto se da dependiendo del grado de confianza que se tengan las personas. Generalmente solo los de estrecha confianza se tratan de vos. (Aclaro esto porque se que muchos fuera de mi país han leído mi blog). Entonces este vendedor se acerca a mi diciendo, “vos”te ando vendiendo estos aromatizantes para el carro. En mi mente no daba cabida a aquellas palabras, como este simple vendedor me habla a mi de esta manera tan irrespetuosa –pensé– con tanta familiaridad y confianza, donde quedó el respeto y los buenos modales, yo que fui a la universidad y ahora soy un profesional porque este hombre me habla como si fuéramos grandes amigos.

 Pero que bueno es Dios y su Santo Espíritu que casi de inmediato hizo que me tragara mis palabras, empezó a mostrarme que mi manera de pensar no era apropiada, que lo único que estaba demostrando con esa actitud era orgullo y soberbia, entonces puso en mi corazón un pasaje que me dejó helado tal como pingüino en el ártico, Fil. 2:5-7: Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo en también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no escatimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres. ¡Ouchhh! que fuerte portazo en la cara sentí de inmediato, fue como si Myke Tyson me hubiera acertado un derechazo directo a la mandíbula y me hubiese tirado a la lona. Que enorme lección para aprender y practicar la que Dios me estaba enseñando.

Mike Tyson 4

El apóstol Pablo nos esta diciendo que: Cristo con todo su esplendor y magnificencia no escatimó el ser igual a Dios. Es decir no consideró en ningún momento que su posición era tan alta y sublime como para aferrarse a ella como una excusa para evitar cumplir la voluntad de Dios. No dijo soy Dios y no tengo porqué tomar forma de hombre. Empero que expresión de sencillez la que nos dio a todos. Porque no se aferró a esa idea sino que se despojó a sí mismo, y se hizo semejante a los hombres. Como lo describe Gordon Fee, “Pablo va de la divinidad de Cristo, de ser igual a Dios, a recordarnos que tomó forma de siervo, lo cual se materializó en la Encarnación. Y todo esto, para pedir a los filipenses que hagan un sacrificio similar los unos por los otros” (Comentario a las epístolas a los filipenses, Gordon Fee, Pág. 265). Pues, siendo realistas: ¿quién en su sano juicio renuncia a tanto esplendor para ponerse en una posición de mendigo? ¿quién pudiendo vestir ropaje real se lo quita para ponerse harapos? En este mundo pocos o ninguno, y si lo hacen es porque buscan los reflectores y las primeras planas de los noticieros. Sin embargo en la mente y en el corazón de Dios, el Rey de Reyes y Señor de Señores, esto fue una realidad voluntaria, llena de amor. Un acto de amor expresado con hechos.

Jesus lava los pies

Lo lamentable de los hechos es que pese a todo este amor, pese a esta actitud los seres humanos seguimos menospreciando con nuestra actitud indiferente y orgullosa a ese Dios que estuvo dispuesto a humanarse por amor a nosotros. Y aún mas dramático que esta realidad abarca tanto a creyentes como a no creyentes. Y lo explico de la siguiente manera, empezando con la manera en la que los no creyentes subestiman a Dios:

 Subestimar a Dios es…Creer que puedo hacer todo y cuanto me de la gana hacer, basándome en el argumento de que todo es bueno siempre y cuando no afecte a los demás. Por ejemplo hoy día: Ser gay no es malo –dicen algunos– tengo derecho a elegir mi preferencia sexual, yo decido sobre mi propio cuerpo. Ese pensamiento se ha popularizado tanto, que ya hasta moda se ha vuelto. Porque se hace publico como si esto fuera motivo de orgullo. Los medios informativos hasta aplauden la valentía que tuvo algún famoso o famosa por decirlo abiertamente a todos. En ese mismo orden de ideas, otro grupo de personas también dicen: Ser ateo no es malo, porque tengo derecho de no creer en Dios, porque no existe Dios. Puedo ser relativo si quiero, porque no existen ya los absolutos en ningún ámbito, ni social, ni moral, ni ético –afirman–. Por ello razón tenía Isaías cuando pronunciaba: ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos! (Isa. 5:20-21). ¡Ay de los que siguen pensando que su forma de pensar y actuar no tendrá algún tipo de consecuencia! No puede cambiarse lo bueno según Dios por lo bueno según mi forma de pensar. El bagaje que venimos arrastrando como humanidad es que nos seguimos creyendo la mentira del diablo cuando dijo en Génesis: seréis como Dios. Cada uno cree que tiene la onza de la razón y la verdad. Pero verdad hay una y es la que Dios dice en su Palabra.

File_2010329194032

 Subestimar a Dios es… creer que Dios es el responsable de la maldad del mundo. Y creer también que Él es indiferente al dolor, a las guerras, a los desastres, a los sufrimientos de los niños y los pobres. Si embargo que lejos están muchos de la verdad sobre quien y como es Dios. Porque al no conocer su Palabra desconocen los hechos que nos describe el libro de Génesis. En esta porción bíblica dice que cuando Dios terminaba la obra del día, Dios veía que su obra era buena, y que cuando fue creado el hombre, la obra no solamente fue buena sino que fue buena en gran manera. Es decir que la creación del hombre en la mente de Dios fue como su obra maestra por encima de todas las obras realizadas. Dios con sumo cuidado apreciaba cada uno de los detalles que dejaba plasmado en su creación y los firmaba como el pintor firma su obra de arte. Y no siendo egoísta le dio la oportunidad al hombre de compartir toda aquella obra maravillosa con Él. Por ello el salmista dice: ¡oh Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra! (Salmo 8:1). Porque su plan fue perfecto, sus propósitos excepcionales y su diseño divino. Dios no planeó un mundo en caos. Todo lo contrario planeó un mundo distinto. Pero el hombre no solo debía compartir la Gloria divina sino también la responsabilidad de cuidar la obra que Dios le entregó.

 Y tal como fue responsable de todo lo creado en ese momento, hoy también el hombre es responsable de cómo quiere vivir, pero la realidad y los hechos nos demuestran que los seres humanos no solo son irresponsables en su manera de vivir, sino que además han decidido sacar a Dios por completo de sus vidas, sus corazones están corrompidos y no quieren conocer al Dios de amor. Cada vez mas rehuyen de Él, ahora hasta hablar de Cristo en algunos lugares públicos es prohibido, en un parque de Mazatenango, un departamento guatemalteco, se les prohibió a un grupo de personas que predicaran el nombre de Cristo, y como este caso miles casos mas, en Guatemala y el mundo. Irónicamente lo que si se permite hablar es sobre de sexo, drogas o pornografía, un grupo de personas puede estar en una esquina bebiendo licor y hablando improperios y esto no ofende a nadie, se pueden estar vendiendo periódicos con la etiqueta solo para adultos en la calle y esto no horroriza a nadie. En algunas escuelas se han ido aboliendo las clases que tienen que ver con formación espiritual porque les parece que es una aberración para los estudiantes. Pero luego con cada desastre o tragedia personal siempre culpamos a Dios por no intervenir en lo que sucede. Subestimamos que el dice: que el vino a buscar y a salvar lo que se había perdido (Luc. 19:10). Y que quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad (1Tim. 2:4). Rechazamos entrar por la puerta, al redil del Buen Pastor, el cual quiere darnos vida en abundancia, el cual su vida da por sus ovejas (Juan 10:10b-11). Le decimos rotundamente NO a la posibilidad de morar en delicados pastos donde quiere hacernos descansar.

425334_3362117822044_1542040134_32961943_35567486_n

 Subestimar a Dios es…creer que puedo decidir por la vida de un ser humano en estado de gestación. El aborto ha sido otro de los grandes males que nuestro mundo esta viviendo. Se hace inconcebible ver que las estadísticas sobre los abortos que se practican en el mundo sobre pasan números equivalentes a los muertos que han quedado por causa de las guerras. Ciertamente es un tema controversial, puesto que algunos afirman que el aborto puede practicarse dependiendo de las circunstancias de cada persona. Nuevamente el relativismo entre los seres humanos. No pretendo hablar sobre las alternativas que hay para evitar el aborto, pero si puedo decir que los seres humanos deberíamos ser pro-vida. Y que antes de quitarle la vida a un ser humano deberíamos pensar si esta es la única solución. Existen familias que luchan día a día, mes a mes, año tras año, por concebir un hijo y no lo logran, por otro lado existe quien decide arrancarlo de su cuerpo como si este fuese un cáncer maligno. Se puede percibir el desequilibrio entre ambas partes. Por lo tanto existen alternativas al aborto, alternativas que pueden darle la oportunidad a ese no nacido de poder disfrutar la vida que Dios le ha concedido.

aborto_blog

 Ciertamente el no creyente subestima a Dios, lo desprecia y lo ignora. Sin temor a equivocarme esto le duele a Dios, pero pienso que mas le duele y entristece lo que los llamados creyentes hacemos y la manera en la que vivimos. Conducta con la cual demostramos cuanto subestimamos al Dios que decimos conocer y adorar… pero eso lo hablaremos en la segunda parte de este articulo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s