Jua 6:7  Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco. Jua 6:8  Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo: Jua 6:9 Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos?

La mejor forma de conocer el grado de fe que tenemos es poniéndola a prueba. La fe se prueba aun en las situaciones más comunes y cotidianas de nuestras vidas. Las amas de casa por ejemplo son un testimonio fiel de lo que es tener fe. Todos los días tienen que ver de qué forma hacen rendir el dinero para el gasto de la casa. Hacen que el dinero se convierta de papel a hule, porque hacen que se estire a tal grado que les rinde en gran manera. Pagan luz, agua, teléfono, comida, colegios, etc, es impresionante la capacidad de administrar las finanzas del hogar. Pero es una señal de fe porque aunque la canasta básica incremente de alguna manera se las ingenian para que ese dinero les alcance. El pasaje que hemos utilizado de base para reflexionar nos muestra precisamente las mismas circunstancias. Dice en el contexto del pasaje que Jesús vio una gran multitud que lo seguía, y es que Jesús convocaba grandes masas, eran numerosas las personas que constantemente lo buscaban. Muchos lo seguían por la manera tan especial que les exponía las verdades del Reino de los Cielos, otros porque los sanaba de sus enfermedades, otros porque les encantaba estar cerca de Él, otros porque buscaban la forma de ver su caída, en fin aunque existían diferentes intereses entre los que lo acompañaban lo cierto es que el Señor siempre tenía conciencia de sus necesidades. Siempre veía con misericordia a sus ovejas. En Marcos 6:34 dice que un día: salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas. La capacidad que Jesucristo muestra ante las necesidades de las personas es incomparable.

Entonces dice que al ver a esa multitud le hace una pregunta a uno de sus discípulos que por momentos se mostraba dubitativo, ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? Pero de antemano Jesús ya sabía que tenía en mente. Él lo hacía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer. Todos los días nosotros nos hacemos preguntas como estas ¿Cómo haremos para pagar las cuentas? ¿Cómo haremos para pagar los gastos de la casa? ¿Cómo haremos para terminar el mes? Y acoto ¿Quién no se ha hecho estas preguntas? Constantemente la duda esta minando nuestras mentes para resolver nuestras situaciones diarias. Esta era una situación común en la vida de Jesús y sus discípulos. Puedo imaginar la cara de Felipe al ver el gran número de personas que estaban con Jesús y que debían alimentar. Y aquí está la primer SEMILLA DE FE que quiero sembrar en tu corazón con este artículo: TUS RECURSOS EN LAS MANOS DE DIOS SE MULTIPLICAN Quiero que observes como Jesús resuelve una situación cotidiana de una forma sorprendente. Dice que de la nada aparece un muchacho que desprendidamente ofrece su merienda. Cinco panes de cebada y dos pececillos. Probablemente este muchacho salió de casa dispuesto a escuchar al Maestro todo el día y embelesado con sus enseñanzas se olvidó de comer, y no le importa entregarla. Pero como ya has leído en escritos anteriores, me gusta hacer más dramática la narrativa, porque al hacerlo nos hace ser más cuidadosos de los detalles.

Jesús ordena: 10Haced recostar la gente. Y había mucha hierba en aquel lugar; y se recostaron como en número de cinco mil varones. Trata de poner en perspectiva este cuadro y responde mientras lees ¿Quién tuvo mas fe en este pasaje? Las opciones son: el muchacho que entregó los panes o los discípulos que se los entregaron al Señor. De donde surge la idea que estos cinco panes y dos pececillos serían suficientes para toda aquella gran multitud. A quien podría ocurrírsele que tan pocos recursos sirvieran para algo. Entonces te repito la SEMILLA DE FE: TUS RECURSOS EN LAS MANOS DE DIOS SE MULTIPLICAN. Si lo vemos desde el punto de vista terrenal diríamos así: cinco panes y dos pececillos solo alcanzarían con mucha dificultad para diez personas, y muy probablemente esas diez personas no se saciarían. Caso contrario en manos de Dios se pueden multiplicar. El pasaje dice que: Jesús tomó aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían. Quiero resaltar que fueron los mismos cinco panes, y los mismos peces, los que Jesús tomó. Pero lo más significativo es que todo se multiplica cuando agradecemos por lo que tenemos. Un predicador repetía constantemente no tengo todo lo que quiero, pero quiero todo lo que tengo.

 A veces nos perdemos de grandes bendiciones porque no ponemos la mirada en lo verdaderamente importante. Constantemente estamos viendo lo que nos rodea, anhelando lo que no tenemos y mientras tanto nos perdemos de disfrutar lo que sí tenemos. Lo ilustro de la siguiente forma: una persona sentada en la comodidad de su sofá viendo un comercial en la televisión donde se anuncian casas bellas, y entonces se echa volar la imaginación diciéndose asimismo que esa es la casa de sus sueños, que es ahí el lugar donde debería estar, casi puedo escuchar el suspiro, y como dicen: soñar no cuesta nada, pero mientras eso ocurre no se percata que esta sentado en un cómodo sofá, bajo un techo que es suficiente para albergar algo mas que sueños, alberga las realidades de la vida. Y aclaro que no estoy diciendo que no tengas aspiraciones, sino más bien que disfrutes las bendiciones que ya tienes, en Hebreos 13:5a dice: Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; y subrayo que dice ahora, es una señal temporal. Si tu te esfuerzas y te administras bien en la vida lo mas seguro es que tendrás buena salud financiera. Pero también dice contentos, la ley del contentamiento es la que nos permite disfrutar de todo, sea poco o sea mucho siempre y cuando haya paz en nuestras vidas se puede traducir en bendición.

La SEGUNDA SEMILLA DE FE que quiero sembrar en tu corazón es la siguiente: LAS BENDICIONES QUE RECIBES SIRVEN PARA BENDECIR A OTROS, observaste que en manos de los discípulos y en manos de aquel muchacho esos pececillos no hubieran servido de nada. Pero en manos de Jesús todo fue completamente diferente. Cuando Dios bendice a una persona con bienes materiales no lo hace para satisfacer deseos egoístas, por el contrario lo hace para que este pueda bendecir a otros. Y encima de ello para que vivas agradecido con Él, en  Deuteronomio 8:18 dice: acuérdate de Jehová tú Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas. Todo cuanto recibimos debería servirnos para poder bendecir a quienes están desfavorecidos. Si Cristo es movido a misericordia al ver la necesidad de las personas, de nosotros mismos, porque entonces nosotros no somos movidos a misericordia cuando existen recursos para bendecir a otros. La bendición que Dios nos permite tener no es para almacenarla sino para compartirla. Nos acercamos a una de las fechas en las que mas tendemos a ser despilfarradores, la epocas navideñas se caracterizan mas que nada por el gasto que hacemos y que muchas veces resulta innecesario. Así que con ello te ofrezco la tercer Semilla de Fe.

Finalmente la TERCERA SEMILLA DE FE que quiero sembrar es: LAS BENDICIONES DE DIOS NO PUEDEN DESPERDICIARSE, Jesús nos da otra gran lección dice en el pasaje que cuando ya todos estaban saciados les dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada. Observa bien el carácter de Dios en la persona de Jesús. Pues no solamente alimenta a las personas, no se limita en proveer lo necesario también es capaz de saciarnos. Como explicaba antes, si el muchacho o los discípulos hubieran repartido la comida ni hubieran alimentado a todos ni los hubieran dejado satisfechos. Pero la Bendición y las riquezas de Dios, nos permiten saciarnos, quedar satisfechos. Por tal razón no podemos desperdiciarla, debemos aprender que como buenos mayordomos de los recursos del Padre desperdiciar no es parte de nuestras vidas. Recuerda que lo que para nosotros puede parecer inservible para otros puede ser un gran beneficio.

Cuando hay abundancia en la casa solemos tirar, pero cuando hay necesidad nos damos cuenta lo importante que es saber aprovechar. Entonces dice que 13Recogieron, pues, y llenaron doce cestas de pedazos, que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido. Ves de lo que parecía insignificante hubo bendición tal que hasta alcanzó para almacenar. Debemos ser como las hormigas, que en el verano trabajan y en el invierno se alimenta de todo lo que han acumulado. Entonces respondiendo la pregunta sobre de quien había sido la fe, si de los muchachos o de los discípulos la respuesta es de ambos, porque el muchacho no fue egoísta y entregó lo que probablemente al él si lo hubiera dejado satisfecho. Y también de los discípulos porque ellos sabía en quien debían poner la mirada para que la bendición llegara. Así que la invitación es: has tú lo posible por poner todos tus recursos en las manos de Dios y deja que Dios haga lo imposible por multiplicar las bendiciones a tú vida.

3 comentarios

  1. Saludos mi estimado Percy, gracias por bindar en tus publicaciones mensajes que seguramente ayudan a muchos. Jamas hay que perder la fe ante las adversidades porque el amor de Dios todo lo recompensa. Saludso y bendiciones

    Me gusta

  2. el dar a alguien ya sea de tu tiempo, recursos, etc… y no esperar recibir nada a cambio es gratificante. He aprendido a compartir x amor y no x obligacion y el gozo interno o contentamiento q recibes y permanece es mucho mas q cualquier recompensa material…
    Bendiciones.

    Me gusta

  3. Hola Percy, yo creo que así como se da es como se recibe, Dios siempre es el que brinda bendiciones y es correcto hay que compartirlas, Dios es bueno y cuando uno hace compromiso con Dios El es fiel.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s