Génesis 12:1-3 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré, 2  Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 

Este es uno de los pasajes más importantes y sobresaliente para los cristianos hoy en día. Pues este pasaje habla acerca del llamado de Dios a Abraham. Somos hijos de Dios por la fe, y Abraham es conocido como el Padre de la fe. Abraham y toda su familia deben salir de la casa de sus padres, dejándolos a tras, así como también a su pueblo, su cultura, su fe, su trabajo. Dios llama y él debe dejarlo todo. Para nada esto puede ser algo fácil de asimilar, pero Abraham lo hace. Cuando Dios llamó Abram le estaba diciendo literalmente voy a empezar un proceso contigo que no terminará hasta que se cumplan todas la cosas que he planeado hacer con tu vida. Es en este llamado, justo en este preciso instante que Dios inició el proceso del padre de la fe que marcaría la vida de las naciones.

Abraham no tenía la más mínima idea de lo que sucedería luego de aceptar ese llamado. No imaginó nunca todo lo que viviría por ser obediente a la voz de Dios.  Momentos dulces y otros sin sabores pero se mantuvo fiel a la voz de Dios. El día más importante en la vida de Abraham no fue el día que nació Isaac, ni el día que recuperó a Sara de manos del faraón sino por el contrario lo fue el día que dejó todo por seguir la voz de Dios, cuando le creyó a Dios porque es ahí cuando le fue contado por justicia (Gen 15:6). Igualmente para nosotros pese a que tenemos muchos días importantes, el más importante sigue siendo el día que escuchamos la voz de Dios y lo seguimos. Al igual que Abraham Dios nos sacó de donde estábamos, nuestra comodidad, nuestro estilo de vida, nuestra familia, nuestra religiosidad, nuestra sociedad etc. Pero ahí no termina nuestro proceso es ahí únicamente que empieza. No fue solamente un proceso, ni dos, fueron varios los procesos que atravesó en su peregrinaje bajo la Voluntad de Dios. Siempre me he sentido atraído e inquieto por saber como hizo Abraham para ser un hombre para ser tan paciente. Y es que una de sus mayores virtudes era la paciencia. A la edad de 75 años Dios le promete descendencia, pero esto no sucede inmediatamente. Abraham debe esperar un período de 25 años para ver materializada dicha promesa. ¿Puedes imaginarte eso? 25 años de tu vida esperando, cuando normalmente solemos ser impacientes.

Nuestra generación se caracteriza por no saber esperar. Cada vez todo se automatiza tanto que queremos todo rápido. A nadie le gusta hacer colas para hacer pagos y ahora todo se puede hacer desde internet. Que decir con la comida, sino sientes deseo de cocinar solo compras una sopa instantánea y en tres minutos estas comiendo. O que tal la comida rápida, o quien quiere encender la estufa para calentar su comida teniendo el micro ondas. En fin debemos reconocerlo nosotros no sabemos esperar y esto juega en contra cuando atravesamos los PROCESOS DE DIOS. Pero ¿cuales son los procesos de Dios? Menciono algunos de ellos, cuando llega la enfermedad a nuestra vida puede ser parte de un proceso, cuando llega el desempleo también puede ser parte de un proceso. Cuando las cosas no salen tal como lo esperábamos puede ser parte de un proceso. O cuando atraviesas momentos de dolor, o crisis sentimentales, o cuando te enfrías espiritualmente y sientes que tu vida esta estancada puede ser un proceso que debes atravesar. Todos ellos pueden ser procesos y muchas veces muy dolorosos. Pero entendamos y esta la Semilla de Fe que quiero dejarte: LOS PROCESOS DE DIOS SON LAS HERRAMIENTAS QUE UTILIZA PARA PULIR NUESTRAS VIDAS.

Entonces la pregunta es ¿cual es nuestra actitud en medio de estos procesos? ¿Cómo respondemos a ellos? Es cuestión de actitud y sobre todo entendimiento. Actitud para ser pacientes y soportar lo que se nos viene encima. Y entendimiento para percibir lo que Dios quiere enseñarnos. Porque muchas veces pedimos: Señor incrementa mi fe, te quedas sin trabajo y reclamas a Dios. Señor dame paciencia pedimos, luego no llega la respuesta a tu necesidad y dices que Dios no te escucha. Debemos entender que nuestro crecimiento espiritual está en función de la respuesta a los procesos de Dios. Si estamos dispuestos a atravesarlos o no depende de nuestra rendición a Dios. Cuando atravesamos los procesos que Dios utiliza como herramientas para pulirnos, sucede que respondemos con murmuraciones, cuestionamientos y dudas. Otras veces lo hacemos con una paciencia apropiada, oramos más, asistimos a la iglesia con más frecuencia y lo clásico, le hacemos promesas a Dios. Solemos decirle: Dios si me cumples tal o cual petición prometo que haré tal cosa. A veces decimos Dios si curas a mi hijo voy a entregarte mi servicio y luego decimos a todo no. Si me provees el trabajo Señor pondré mis dones y talentos a Tu servicio, pero resulta que te piden que cantes, prediques o evangelices y a todo dices no. Si me haces ganar la clase sin estudiar entonces ya no seré envidioso. Sabes Dios responde algunas veces porque tiene misericordia de tu vida pero no es lo que quiere enseñarte.

Ha quedado demostrado que cuando llega Su respuesta lo primero que sucede es que nos olvidamos de todo lo que hemos prometido. Porque prometemos a Dios y luego no cumplimos. ¿A caso Dios esta a nuestro servicio? Somos nosotros los que debemos estar a Su servicio. Es impresionante como somos de convenencieros porque cuando estamos en situaciones de apremio entonces si nos humillamos ante Él de lo contrario dejamos a Dios en segundo plano y a veces ni nos recordamos de orar, leer la Biblia y menos compartir el Evangelio de Cristo. Lo peor que podemos hacer es pedir que Dios nos saque de nuestros procesos antes del tiempo necesario. Imaginas a una mujer embarazada pidiendo que a los 5 meses de embarazo nazca su bebe, lo mas probable es que no viva y si logra vivir no estará formado tal como debería estarlo.

Observemos una situación bíblica para concluir. Pablo se vio en una situación que lo tenía francamente sometido que en algo puede parecerse a lo que vives. Y al igual que tu anhelaba que se terminara pronto porque era insoportable para su vida. Dice en 2Cor 12:8b-11: tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí [el aguijón en la carne]. Él suplicaba a Dios, pero como Nuestro Padre es tan misericordioso le hace ver que nada de lo que sucede en nuestra vida carece de propósito. Y le responde: BÁSTATE MI GRACIA; PORQUE MI PODER SE PERFECCIONA EN LA DEBILIDAD. Que respuesta tan impresionante. A lo mejor Pablo esperaba que Dios le respondiera quitándole lo que le incomodaba pero al contrario lo fortalece diciéndole: HIJO ESTOY TRABAJANDO CON TU VIDA, Y CADA QUE SUFRES YO ME GLORIFICO Y TODO MI PODER SE MANIFIESTA SOBRE TU SITUACION POR LO TANTO NO TE DESESPERES QUE YO SOY TU DIOS QUIEN TE SOSTENGO Y TE ESFUERZO. Así que no pidamos que Dios nos mueva sin que nuestra vida no sea transformada. Cuando estemos ahí en medio alabemos a Dios, agradezcámosle que nos tome en cuenta para que nuestra vida espiritual crezca, cambie y sea diferente. Y que finalmente como Pablo digamos: de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 10Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. Cada momento en manos de Dios debe darnos la confianza para saber esperar. Solo cuando seamos tan pacientes como lo fue Abraham y tengamos esa fe para saber que Dios esta obrando en nuestras vidas y sobre todo cuando aprendamos lo que Dios quiere que hagamos vivo en nuestra vida, estoy seguro que saldrás de tu proceso. El cual Dios ha utilizado para moldear tu vida. Has tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s