En el escrito anterior concluimos con estas preguntas ¿Qué ha pasado con los cristianos de hoy? ¿Dónde están esos hombres y mujeres dispuestos a defender su Fe en Cristo con tal entereza? ¿Qué clase de evangelio estamos presentando en esta generación? ¿Estaremos viviendo hoy en día un evangelio light? ¿Qué ha pasado con nuestras convicciones, las hemos perdido? ¿A qué estamos dispuestos hoy en día como seguidores de Cristo? ¿Dónde quedaron aquellos hombres convencidos y auténticos que estuvieron dispuestos a vender incluso sus pertenencias, dejaron todo a un lado por ir a otras naciones a presentar el Evangelio de Cristo? ¿Cuánta entereza tenemos para permanecer firmes en nuestra fe? ¿Realmente estamos confesando a Cristo como nuestro único Señor o tenemos muchos dioses, muchos señores en nuestra vida? ¿Estará bien estar construyendo templos y más templos, que cada vez son más grandes pero que no tienen identidad propia ni visión alguna?

En este escrito daré una razón (Semilla de Fe) que he descubierto en la Biblia que nos permiten entender del por qué los primeros cristianos estuvieron dispuestos a pagar con su vida antes que negar la Fe en Cristo. Tratare de explicar cuales fueron los fundamentos que les permitieron mantenerse firmes en medio de esas circunstancias. Esta Semilla de Fe nos ha de servir a los cristianos del siglo XXI para caminar de acuerdo a la Voluntad de Dios. Este escrito también nos servirá como un auto examen espiritual, es decir para diagnosticar si en realidad estamos viviendo un evangelio verdadero o simplemente estamos siendo llevados por la apariencia y las corrientes evangélicas carentes de identidad. Podremos identificar de cierta manera cual es la ruta por la cual estamos caminando, es decir si estamos caminando por el camino ancho o por el camino angosto.  Entonces Nuestra Semilla de Fe es IDENTIFICACION CON JESUS.

IDENTIFICACION CON JESÚS

Una de las muchas virtudes que Jesús tuvo como líder es la IDENTIFICACIÓN con sus seguidores. Jesús tuvo tal capacidad de permear la vida de quienes lo seguían que incluso su forma de hablar les cambió. Al decir esto lo primero que viene a mi mente es el momento tan crítico que vivió Pedro cuando recién era apresado su Maestro. Tratando de pasar desapercibido, de ocultar su identidad, Pedro se vio sorprendido en algo tan insignificante como su forma de hablar. Su forma de hablar lo delató ante los demás. Dice en Marcos 14:70 que Pedro siguió a Jesús hasta el patio del Sumo Sacerdote donde Jesús era interrogado. Algunos de los que ahí se encontraban lo identificaron y le preguntaron si él era seguidor de Cristo, pero Pedro lo negó. Sin embargo hay cosas que no pueden ocultarse pues con su forma de hablar rápidamente volvió a levantar sospechas. Y por esa razón lo volvieron a cuestionar Pero él [Pedro] negó otra vez. Y poco después, los que estaban allí dijeron otra vez a Pedro: Verdaderamente tú eres de ellos; porque eres galileo, y tu manera de hablar es semejante a la de ellos. Resalto que el pasaje al final dice, verdaderamente y tu manera de hablar es semejante. La forma de hablar de Pedro lo delató ante los demás. Tanto tiempo junto al Maestro tuvo que causar este efecto sustancial en Pedro y en todos los demás, en su forma de hablar demostraba la identificación que tenia con su Maestro.

Y es que como seres humanos tendemos a imitar patrones de conducta de otras personas cuando nos identificamos con ellas y los admiramos. Por ejemplo recuerdo que de niño salía con mi hermano mayor a todas partes. Quería que sus amigos fueran mis amigos. Imitaba lo que hacía, lo que decía. Era su fan numero uno. Fuimos creciendo y seguía bajo la misma idea, Quiero ser como mi hermano. Tanto que me ponía su ropa, anhelaba que ya no le quedaran sus zapatos, o playeras para que yo las pudiera usar. -Imagino lo que estas pensando en este instante cuando estas leyendo estas líneas.- Hoy en día todavía hay muchas virtudes de mi hermano mayor que sigo admirando y tengo comportamientos que adopté de nuestra relación como hermanos.

Dicen que alguien es un buen maestro dependiendo de la clase de alumnos que tenga. Y sin lugar a dudas los discípulos lo fueron porque se identificaron con su maestro, tanto que quisieron imitarlo en todo. Isaías profetizó lo siguiente Isa 53:5-7: 5Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. 7Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. Jesús cumplió a cabalidad esta promesa. No habló, no se defendió, aceptó el castigo, fue abofeteado, herido, torturado, en fin, recibió todo este maltrato y toda esta ofensa únicamente por amor a Dios, por obediencia a su Padre y porque la certeza que este cáliz tenia propósitos bien claros y definidos para el engrandecimiento del Reino de los Cielos. Entonces Jesús no solo padece todo este martirio sino que además anticipa a sus discípulos al igual que Él lo había sufrido también serán objeto de las mismas circunstancias.

En Juan 15:18-20 dice Jesús: 18Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Esta declaración es determinante en la vida de un discípulo. Si su Maestro muchas veces anticipó los hechos que sucederían y se cumplieron  tal y como Él lo decía entonces lo único que podía existir en la mente de los discípulos que esto también habría de cumplirse. Conocer esto podría provocar únicamente el deseo de abandonar a su Maestro o continuar firmes.  Jesús además agrega en este pasaje: 20Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. Jesús está diciéndoles abiertamente a sus discípulos que ha de acontecerles en los días siguientes. Jesús claramente esta diciendo que ser seguidor suyo no es fácil. En Marcos 13:9-11 también Jesús les dijo: 9Pero mirad por vosotros mismos; porque os entregarán a los concilios, y en las sinagogas os azotarán; y delante de gobernadores y de reyes os llevarán por causa de mí, para testimonio a ellos. Casi puedo imaginar los rostros de Pedro viendo a Juan, Andrés a Jacob, y el resto del grupo diciéndose así mismos: ¿Qué esta diciendo el Maestro? Que ser su seguidor puede costarme la vida, que seremos azotados, que nos van juzgar, que nos van a condenar. Efectivamente así fue, y en el escrito anterior hemos mencionado algunos casos, el de Pedro, Esteban y Pablo en cuanto a lo que sufrieron. Pero su visión estaba bien definida…

Mañana continuaré con esta reflexion… Esperala.

1 comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s