Dios no deja de sorprenderme, no deja de maravillarme la forma en cómo actúa, las cosas tan increíbles que hace y que ha hecho y que sé que seguirá haciendo, me pregunto ¿Por qué Dios en su grandeza y su majestuosidad voltea hacia nosotros los humanos? ¿Qué podemos tener como seres humanos para que Dios quiera seguir tratando con nosotros? Como dijo el Salmista en el Salmo 8 ¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, y el hijo del hombre para que lo cuides? Dios es increíble, Dios obra en nuestras vidas solamente por Su Gracia. Hace algunos años mientras jugaba en un equipo de futbol en Jalapa, tenía un compañero de equipo que francamente iba en franca caída libre, ya que él pasaba momentos difíciles por sus padres quienes estaban en medio de un divorcio, prácticamente sin ningún consuelo, viviendo bajo su propia irresponsabilidad. Iba directamente al fracaso, una carrera de ingeniería que parecía que no podría terminar jamás, y que sin lugar a dudas tanto desorden en su vida le iba a cobrar una factura con un precio muy alto.

Tabaco, licor, drogas, desvelos, fiestas, etc. todo lo necesariamente indispensable para echar a perder la vida de cualquier joven. Fueron años duros, años en que la vida de mi amigo estaba apagándose como cuando se enciende un fosforo y su luz tarda poco en apagarse. Momentos duros en los que previo a iniciar un partido de futbol era aconsejarlo que dejara la vida que estaba llevando, de repetir vez tras vez que si continuaba de esa manera iba a terminar mal su vida y que sin lugar a duda su manera de revelarse contra sus padres en reemplazo a su soledad era equivocada. Sin embargo al cabo de los años nos encontramos y que alegría más grande me ha causado al saber que tiene una carrera de Ingeniería Civil a punto de finalizarla, saber que sus padres finalmente no se divorciaron y pudieron reconciliarse, saber que ha dejado de beber, saber que su vida ahora es nueva, y ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Cuándo había pasado eso?

Este amigo conoció la infinita e incomparable Gracia de Dios. Este amigo dejo finalmente que Dios obrara en su vida y se dejó arrastrar por el grande amor de un Dios Bueno y Misericordioso. Esto es lo que me sorprende de Dios como el sacrificio de la Cruz sigue salvando vidas. Este amigo prácticamente había echado por la borda toda su vida. Este amigo estaba terminando su vida al extremo de dejar todo de lado, familia, carrera, todo, sus amistades prácticamente no daban un centavo por su vida, todos lo veían como un bicho raro. Pero ahora Dios lo ha salvado, Dios lo ha librado, la inmensurable Gracia bendita y Sublime de Dios lo ha rescatado. Efesios 2:4-5 dice: Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados), por la infinita Gracia de Dios. Cuando este amigo estaba

Por la gracia de Dios, por su bendita Gracia, el regalo  de Dios, un favor inmerecido de Dios, porque de Su Amor y de Su Soberanía es que podemos alcanzar perdón de pecados, salvación para nuestra alma. Dios es rico en misericordia, en el sobreabunda el amor, y por eso nos da vida, por la Gracia de Dios es que nos libra de esa vida de pecado en el que vamos cayendo, en el que sin darnos cuenta caemos, en el que las circunstancias de nuestras vidas nos arrastran. Ese pecado que es voraz, que es inclemente y que destruye sin que nosotros como seres humanos podamos hacer absolutamente nada. Pero Dios es redentor porque Él es el único que es capaz de pagar el precio, el ha entregado al que puede librarnos de las garras del vicio, la maldad, la pecaminosidad, de los deseos engañosos de la vida. Por eso Dios no deja de sorprenderme porque nos ama pese a todo lo que el hombre es capaz de hacer para alejarse de Él.

John Newton un cruel y despiadado traficante de esclavos africanos, quien les hacía pasar los momentos más duros a estas personas estuvo a punto de morir en un naufragio y luego de decirle esta breve oración a Dios: “Señor ten misericordia de nosotros” reconoció a Dios, reconoció la existencia de Dios. y que además Dios si responde las oraciones de arrepentimiento aunque fuera él un hombre tan vil y despreciable, Dios le había escuchado. John Sintió el perdón de Dios y desde el día que sintió ese perdón lo celebraba. Luego de ser vil y maltratar esclavos su nación Inglaterra aprobó una ley para abolir la esclavitud. Se ordenó como ministro de la iglesia Anglicana, predicó y se convirtió en un magnifico escritor de himnos. Leyó en 1Cronicas 17:16 que David le dice a Dios ¿Quién soy yo? Y de un fragmento de su sermón nace el himno conocido como SUBLIME GRACIA. Durante un discurso de Martín Luther King sonó, cuando fue liberado Nelson Mandela fue entonado también, igualmente tras la caída del muro de Berlín. Un himno que exalta la Gracia bendita de Dios. Pues solo Dios tiene el poder de transformar traficantes de esclavos en activistas pro derechos de los esclavos. Solo la Gracia de Dios es capaz de salvar la vida de los narcotraficantes, solo la Gracia de Dios tiene la capacidad de perdonar a asesinos, violadores, ladrones, en fin solo la Gracia de Dios nos libra de todo pecado.

¿Qué hacer entonces en medio de nuestra desesperación y angustia? ¿Cómo enfrentar la prueba? Hebreos 4:16 dice: Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna. Dios sigue obrando, solamente bajo su gracia estaremos a salvo, Él es el Padre de quienes reconocen a su Hijo, y nos abre la puerta para que entremos a su presencia en el momento que más lo necesitemos, Dios obra en maneras que jamás vamos a entender y sobre todo en maneras que no dejan de sorprendernos. Dios paga por quien nadie da un centavo.

Dios no deja de sorprender, jamás podré entender como hace para convertir en nuevas criaturas a quienes ya no tienen ninguna oportunidad. Pero lo que sí puedo saber es que un día estaba muerto y ahora tengo vida eterna aun sin merecerla. Ahora, no se trata de nosotros se trata del gran Amor de Dios que siente por una raza que se aleja de Él. La gracia de Dios es un regalo inmerecido pero depende de cada uno querer recibirlo. Haz tú lo posible por aceptar Su Gracia y deja que Dios haga lo imposible por colmarte de bendición y vida eterna bajo su inmenso Amor.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s